Subí que te llevo: remora, el singular pez que apareció en Playa La Aguada

0
117

Se sirve de su aleta dorsal modificada -que adopta la forma de suela de zapato- para adherirse a otros animales marinos y viajar por el Océano, además de alimentarse de los restos de comida que éstos le proporcionan. Pez rémora común, un nuevo visitante casual que vale la pena conocer. Este fin de semana en la arena de la playa, aparecieron varios ejemplares muertos de un pez muy particular y llamativo. Se trata de la especie Remora común (Remora remora), El pez remora, también conocido como pez ventosa, pertenece a la familia Echenaide del orden Perciformes: utiliza su parte dorsal para adherirse a otros animales marinos y trasladarse, tal como puede apreciarse en el video publico más arriba.

¿Qué es lo que lo hace particular? Es un pez fino y alargado que puede medir entre treinta y noventa centímetros de largo; vive en las aguas más cálidas y se encuentra en todo el mundo. Sin embargo, lo que llama más la atención, es su aleta dorsal, a través de la cual se adhiere a cualquier superficie o bien a otro animal marino -como tortugas o tiburones- y se pasea por el Océano con el menor esfuerzo posible, tal como puede apreciarse en el video publicado más arriba que fue grabado por Mantra Divers. Martin Abreu es vecino de Costa Azul y naturalista, además del responsable de difundir las fotos del curioso hallazgo en Playa La Aguada ocurrido el pasado fin de semana. En diálogo con La Paloma Hoy, Abreu contó que cuando trabajó como observador en alta mar ya se había encontrado con este pez: “hallamos varias especies de remora, tiene lo que se llama disco de succión, que es la aleta dorsal modificada con aspecto de  suela de zapato. Funciona como ventosa para adherirse a otros animales. Algunos se asocian a los peces espada, otros a los tiburones o a las tortugas y para eso el pez Remora tiene distintas formas. Es un bicho muy interesante”. Si bien el fenómeno recuerda el proceso de simbiósis -la asociación íntima de organismos de especies diferentes para beneficiarse mutuamente en su desarrollo vital- en este caso, esa relación con otros individuos se denomina fóresis: “es un tipo de comensalismo -explica Abreu- es un bicho que aprovecha el transporte de otro para desplazarse y ahí sí, cuando el tiburón va comiendo se despega y aprovecha los restos de alimento, después vuelve a usarlo como transporte”. No es un evento muy común encontrarlos aquí en nuestras costas. Eso se explicaría, al parecer, como producto del descarte de algunos barcos.

Hoy por ti mañana por mí

Más allá de alimentarse de sus “transportadores”, el pez  remora puede moverse alrededor del anfitrión, eliminando ectoparásitos y escamas sueltas de piel, mientras se beneficia de la protección proporcionada por quien lo transporta, y el flujo constante de agua a través de sus branquias. Otras voces indican que en realidad, no se alimenta de los restos que le derivan otros animales, sino que  su dieta se compone principalmente de las heces del anfitrión.

Mejor carnada que alimento

Pese a que el pez remora en sí no es generalmente un plato preciado, es utilizado por los pescadores como medio de captura de grandes peces y tortugas marinas: los utilizan uniendo una línea a sus colas y luego liberándolas. La remora luego nadará y se unirá a un pez grande, que puede ser capturado por un pescador cuidadoso.  www.laaguada.com

DEJA UNA RESPUESTA