Las Islas Falklands o Islas Malvinas celebra la Semana de la Merluza Negra y su sustentabilidad

0
197

Setiembre es el mes de la merluza negra en las Islas Falkland o Islas Malvinas y la empresa pesquera Consolidated Fisheries lo celebra con entusiasmo. Consolidated Fisheries fue fundada en 1994 y es enteramente de las Islas, reuniendo a todas las empresas de pesca de las Falklands o Malvinas, las cuales comparten la única licencia de pesca para dicha variedad. La merluza negra o Patagonian Toothfish es uno de los peces de profundidad cuya carne es considerada de las más sabrosas, de mejor textura y saludable, y también de las más caras, accediendo apenas a los mercados más exigentes. Los valores pueden rondar entre US$ 12,000 y US$ 20,000 la tonelada. Es justamente por su valor, de las más expuestas a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, aunque últimamente la legislación norteamericana exigiendo trazabilidad ha contenido mucho dicha práctica Se trata de la variedad, Dissostichus eleginoides, conocida como Chilean Seabass en Estados Unidos, Patagonian Toothfish en el Reino Unido, Mero en Japón, Róbalo en España, Bacalao de Profundidad en Chile y Merluza Negra en Uruguay y Argentina. Según publicitan en las Islas tiene una carne versátil, extremadamente blanca, rica en sabor y es además de cocción simple. Un producto mundial de primera clase sólo capturado en aguas de las Falklands o Malvinas por la CFL. con certificación de MSC, y catalogada como una de las tres “Mejores” pesquerías de merluza negra del mundo, según el Acuario de la Bahía de Monterrey que hace un seguimiento de dichas pesquerías y sus producciones..

CFL abunda con un folleto ilustrado de recetas ‘inspiradas’ que se pueden acceder en consolidatedfisheries.com/recipes-page

La empresa dispone para su faena de un palangrero, CFL Hunter, botado en febrero del 2017, en Marin, Galicia, para reemplazar al CFL Gambler el pesquero insignia de la empresa desde marzo de 2004. La construcción del CFL Hunter en los astilleros de Nodosa también marcó un mojón en la historia de la empresa y de las propias Malvinas o Falkands, ya que se trató del primer pesquero financiado enteramente con capitales de las Islas. Se trata además de una nave única por su sistema operativo, el cual no sólo aumenta la eficiencia y capacidad de pesca del palangrero, sino también mitiga los impactos medioambientales, haciéndola una de las naves ecológicamente mejor dotadas operando en aguas de las Falklands o Malvinas. El Dissostichus eleginoides puede vivir más de cincuenta años y logra hasta unos dos metros de longitud. Pero su larga vida implica que la madurez sexual es lenta y se alcanza cuando la pieza mide entre 70 y 95 centímetros o sea entre los 6 y 10 años, y con baja fecundidad. Algunos ejemplares han sido capturados pesando más de 150 kilos, aunque se trata de especímenes escasos. Desovan en aguas profundas durante el invierno, produciendo larvas que flotan hasta la superficie y migran hacia aguas menos profundas, hasta los 300 metros, donde permanecen durante su período juvenil. A medida que crecen y se acercan a la edad de reproducción migran gradualmente hacia aguas más profundas. La variedad está distribuida a lo largo del sur de Chile, las Islas Falkland o Malvinas, Georgia del Sur hasta islotes sub antárticos, y montes marinos del Océano Indico en torno a las islas de Kerguelen, Crozet y Marion, (Francia y Africa del Sur), al igual que las islas australianas de Heard& McDonald.

Habita aguas frías, entre 1 y 4 grados centígrados hasta un profundidad de 3,500 metros. En aguas de las Falklands la profundidad promedio de pesca es de 1,350 metros, aunque la profundidad puede alcanzar hasta los 1,800 metros. Debe agregarse que el Dissostichus eleginoides, Patagonian toothfish, cuenta con un familiar cercano el Antarctic toothfish (Dissostichus mawsoni), el cual habita aguas antárticas y es capturado sobretodo en el Mar de Ross durante el verano austral, pero también puede encontrarse en muchos bolsones en torno a aguas costeras de Antártica. Asimismo visto la creciente preocupación mundial respecto a la sustentabilidad de los recursos oceánicos, más y más personas se interesan por saber bastante más de lo que le han servido en el plato. Como parte de la certificación otorgada por MSC, CFL también firmó adhiriéndose al proceso de la Cadena de Custodia para la merluza negra de las Islas. Esto implica que cualquier cliente de las Falklands o Malvinas, y subsidiarios, que adhieren a dicho proceso, no sólo adquirirán y venderán la especie, sino que también proveerán información de origen y distintos pasos de proveniencia, (una suerte de trazabilidad). Si por alguna razón la cadena es rota, el pescado pierde de inmediato su certificación de MSC, y si no lo hace, el consumidor final puede exigir información muy precisa sobre el pescado que le han servido en su plato. Por último en materia de administración de los niveles de explotación de la pesquería de la merluza negra en Falklands, hasta 2007 se encontraba regida por la capacidad de captura, en lugar del sistema de cuotas Desde la introducción del sistema de cuotas ITQ, el volumen de captura queda limitado a la cuota que se determina cada año a partir del resultado del proceso de evaluación del stock, establecido en 2013, bajo el modelo de Producción en función de la estructura de edad, (ASPM) y así poder determinar el máximo rendimiento sustentable. El modelo incluye variables para anticipar cambios en el stock de la biomasa a partir de los niveles de extracción.  https://es.mercopress.com/

DEJA UNA RESPUESTA