Argentina: La pesca de langostino en el sector norte

0
160

Desde la primera semana de febrero los fresqueros merluceros están autorizados a traer el 20 por ciento de bycatch de langostino, pero algunos datos indicarían que se está realizando pesca dirigida y peor aún se estaría descartando para cumplir con ese límite. Los tangoneros tienen prohibido pescar. Tanto en 2021 como en el año en curso, el Consejo Federal Pesquero autorizó la pesca de langostino entre los paralelos 41º y 42º Sur, como captura incidental en la pesquería de merluza, con un límite –ampliado– del 20 por ciento de la captura total. El año pasado se comenzó a pescar en marzo, pero este año se pesca desde la primera semana de febrero. Los rendimientos han sido muy buenos, tanto que se parece más a una pesca dirigida que a bycatch. Las cifras oficiales estarían dando cuenta del predominio de langostino en la captura total de los barcos. Mientras que las descargas de merluza hubbsi proveniente del sector norte, en el puerto de Mar del Plata, son de 7,7 toneladas, en ese mismo puerto se han descargado 211 toneladas de langostino. Esa cifra incluso estaría desactualizada, llegando a esta semana con desembarques de aproximadamente 350 toneladas de langostino. En el norte el bycatch parece ser la merluza. Desde que las autoridades dieron el visto bueno a la flota fresquera marplatense para que fuera a buscar langostino en el norte, comenzaron a escucharse las voces de descontento en el sector tangonero. Es la única flota con permiso exclusivo para el crustáceo y no tiene permitido el despacho a la pesca.

“Todas estas decisiones… 20 por ciento de bycatch… como otras que se han tomado en el pasado, que en definitiva incorporan a la pesquería barcos sin permiso de langostino vía bycatch, cuota social o especies no cuotificadas, generan un aumento del esfuerzo pesquero sobre el langostino. Ese aumento del esfuerzo pesquero claramente afecta a la especie y afecta en definitiva a la flota tangonera congeladora que año a año va teniendo cada vez menos días de pesca y por ejemplo en 2021 solo pudo capturar un 70 por ciento de sus promedios históricos. La flota congeladora no tiene otra especie objetivo. Con lo cual sus paradas son cada vez más prolongadas. A eso se suma que también se impide el despacho a zonas por fuera de la zona de veda”, señaló Eduardo Boiero, presidente de CAPECA, ante la consulta de este medio. Un barco de 7 mil cajones, como el Virgen María que operó en esa zona en la última semana, puede traer un bycatch de unos 2.700 cajones con 18 kilos de langostino, que equivalen a 49 toneladas. Algunos operadores del sector pesquero consideran que estos volúmenes no pueden ser considerados pesca incidental, que lo que se está haciendo es pesca dirigida. Incluso se sobreentiende que no se estarían utilizando las artes de pesca permitidas para la merluza, o lo que es peor aún, que se estaría usando calcetín (suplemento prohibido) en las mallas reglamentarias, porque de lo contrario sería imposible conseguir esos volúmenes de captura de langostinos con mallas de 120 milímetros o T de 90 milímetros.  “Son fabulosos, pescan langostino con una malla de 120”, se comentan irónicamente entre los armadores. Pero lo que más preocupa por estas horas, es la posibilidad de que se esté descartando langostino para no sobrepasar el límite establecido. Se sabe que hay barcos que han llegado a pescar entre 1.100 y 1.500 cajones en un lance. Situación que confirmaría, en principio, al menos dos de los puntos antes mencionados: que no es bycatch y que no se estarían usando las redes reglamentarias, ni hablemos de artes selectivas.

Sobre estas situaciones ya se ha alertado al subsecretario de Pesca y presidente del CFP, Carlos Liberman. No son pocos los que consideran un despropósito que barcos merluceros estén tirando langostino y a los tangoneros no les permitan pescar, más aún cuando se realizaría de forma ordenada con prospecciones y observadores abordo. Mientras muchos no logran entender por qué otra vez se le permite a la flota fresquera operar sin control sobre el langostino, desde el sector fresquero se muestran muy satisfechos con las decisiones adoptadas por la autoridad y hasta consideran una insensatez que los tangoneros “pretendan las mismas atribuciones que los fresqueros”. Con la autorización de elevar el porcentaje de bycatch de langostino en la pesquería de merluza en el sector norte se ha generado otro punto de conflicto y un aumento del esfuerzo pesquero. Sin dudas será otro de los temas que deberá incluir el plan de manejo de langostino, en el que el Consejo Federal Pesquero dice estar trabajando, pero del que no se conoce hasta el momento, siquiera, un esbozo de borrador. Desde el sector fresquero marplatense vienen usando el argumento de una supuesta generación de empleo en tierra para avanzar sobre la pesquería de langostino y es loable que el Estado favorezca una mayor ocupación, pero debiera controlar la calidad de empleo que se genera, dado que la gran mayoría de ese langostino se está procesando en cuevas o cooperativas de dudosa legalidad. Es muy probable que a este sector que hace política con la generación de empleo, le den holgadamente los costos, mientras difícilmente ocurra lo mismo este invierno con las empresas que procesarán en la Patagonia. Es que, a diferencia de Mar del Plata, donde la mayor parte de esas capturas se procesa en “cuevas” o en pseudocooperativas, en la Patagonia se hace en blanco y bajo convenio laboral del STIA. La diferencia en costos de mano de obra en tierra que tienen las empresas que procesan en Patagonia en blanco contra ese sector marplatense es de tres a uno. Con esta diferencia en el nivel de costos, en invierno hasta podrían costear el flete hasta la ciudad balnearia. Esta situación, que no es nueva, fomenta el trabajo en negro y genera competencia desleal con las empresas patagónicas y también con las empresas legalmente constituidas que trabajan en Mar del Plata y que tienen a sus operarios registrados, algunas de ellas muy importantes. El control efectivo del procesamiento en tierra en establecimientos habilitados y bajo convenios laborales es otra de las tantas materias pendientes de la administración. La historia vivida con la merluza hubbsi parece repetirse con el langostino y la oportunidad de revertir esta situación se está perdiendo. Con este tipo de políticas difícilmente los trabajadores de tierra de Mar del Plata vuelvan a gozar alguna vez de empleos dignos y en blanco. Ni aún procesando el preciado langostino. Todo indicaría que se está aumentando el esfuerzo pesquero sobre el langostino para generar empleo precario. El gobierno le sigue dando muy poco valor al recurso ictícola y sobre todo al humano, un gravísimo error, sobre todo, si tenemos en cuenta que es hoy la principal pesquería desde el punto de vista económico y social en la Argentina.  Fuente: Revista Puerto  www.seafood.media

DEJA UNA RESPUESTA