Investigación internacional vincula al puerto de Montevideo con el crimen organizado y la pesca ilegal

0
792

La investigación denominada “Sin cabos sueltos: Explorando las conexiones en tierra de la Pesca Ilegal No Declarada y No Reglamentada” fue realizada durante más de 15 meses, y comprende un análisis profundo de 29 redes de crimen organizado y pesca ilegal que operan en tierra, y más de 2000 compañías, personas y barcos que tienen antecedentes relacionados a la pesca ilegal y otros crímenes asociados. Los datos demuestran una vez más que se viola el acuerdo internacional que ratificó Uruguay para ‘prevenir la pesca ilegal’. Montevideo es señalado como hub de descarga de pesca ilegal y por recibir embarcaciones con condiciones de abuso a los Derechos Humanos. -La primera sección del informe se basa en cómo los barcos que incurren en pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada (INDNR) apagan o manipulan su sistema de rastreo satelital. -La segunda sección se focaliza en cómo la falta de transparencia y complicidad de las redes de empresas en tierra hacen posible encubrir la pesca ilegal y cómo la apertura de la información al público debe servir para identificar las conexiones entre la pesca ilegal y las empresas en tierra. -La tercera sección analiza cómo la corrupción y el crimen organizado aprovechan la falta de transparencia y controles en tierra para cometer actividades que van más allá del lavado de la carga de pesca ilegal, como es el narcotráfico, la trata de personas, los abusos a los Derechos Humanos y el tráfico de armas. La investigación detectó que en el 30% de los casos las embarcaciones habían realizado maniobras de transbordo en alta mar y de esta forma encubrir actividades ilícitas como el narcotráfico, la trata de personas y el tráfico de armas. El transbordo pesquero en alta mar se encuentra prohibido en la Zona Económica Exclusiva de Uruguay por la Ley de Recursos Hidrobiológicos. Sin embargo, se permite el ingreso al Puerto de Montevideo de barcos ‘reefers’ que se dedican a esta actividad en aguas internacionales y que tienen prohibido el ingreso a el resto de los puertos de la región. Una de las redes criminales que se destacan en la investigación es la corporación surcoreana ‘Sajo Oyang’ y su extenso historial de ilícitos, como el caso de los barcos Oyang 75 y Oyang 77, implicados en pesca ilegal y abuso a los Derechos Humanos, notando que ambos han apagado su sistema de rastreo satelital en numerosas ocasiones para encubrir ilícitos en alta mar. También se cita el caso del Oyang 77 que fue detenido por pesca ilegal en la ZEE de Argentina el pasado mes de febrero. En el informe puede leerse: Operando como un ‘puerto de conveniencia’, el Puerto de Montevideo ha sido identificado como uno de los principales destinos de descarga de pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada del Atlántico Sudoccidental. Oceanosanos ha denunciado la presencia de los Oyang en el Puerto de Montevideo desde 2018, a pesar de eso, las autoridades pesqueras no tomaron medidas, y en 2019 el Oyang 77 reincidió en pesca ilegal. Luego de que el mismo ingresara nuevamente a puerto, el Director de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA), Andrés Domingo, dijo en una entrevista televisiva que ‘la pesca ilegal es como una infracción de tránsito’. Entre las investigaciones del estudio se dedica un capítulo a los casos de violaciones a los Derechos Humanos, entre ellos, trabajo forzoso a bordo de embarcaciones, que incluye empresas y barcos que operan desde el Puerto de Montevideo, como es el Fuh Sheng 11, detenido en 2018 en Ciudad del Cabo por pesca de especies amenazadas, falta de condiciones de seguridad para la navegación, faltas en las condiciones de vida a bordo y abusos laborales. También se menciona el Yun Mao. No.168, denunciado por Oceanosanos por descargar un tripulante fallecido por infección de muela. Y el Fu Mao 268 que opera actualmente desde Montevideo junto a otros barcos de la flota taiwanesa. También se analiza el caso del conglomerado de pesca ilegal chino dueño de la flota de los ‘Fu Yuan Yu’ involucrados en pesca ilegal, fraude, corrupción y trabajo forzoso. Este grupo está subsidiado y uno de sus accionistas es el propio Estado chino.

Una docena de barcos de esta flota frecuentan el puerto de Montevideo.

Oceanosanos ha denunciado la presencia de estos barcos en Montevideo, La DINARA es el organismo encargado de hacer cumplir el acuerdo firmado y evitar que Uruguay sea señalado en investigaciones sobre la pesca ilegal y el crimen organizado. Desde Oceanosanos reconocemos que varios organismos y funcionarios hacen un gran esfuerzo por cambiar la situación que ocurre en el Puerto de Montevideo, pero desde el Poder Ejecutivo no vemos voluntad de desalentar el ingreso de barcos piratas. https://www.icndiario.com

DEJA UNA RESPUESTA