Exportaciones de congelados en el primer mes de 2021

0
89

El informe elaborado por la CAPECA brinda detalles sobre las ventas al exterior de productos congelados y colas de langostino en el mes de enero y su situación en el mercado internacional comparado con igual período de 2020. La Cámara de Buques Pesqueros Congeladores (CAPECA) elabora mensualmente un informe de exportaciones de los productos que comercializan sus asociados, calamar, centolla y langostino y pescados congelados como la merluza hubbsi y negra, entre otros. El total exportado de estos productos ha sido de 25 mil toneladas por 103 millones de dólares. El informe brinda además una descripción de la demanda por país de los principales productos. En el caso del filet de merluza el informe muestra una baja en las exportaciones del 2,4% en el volumen y del 9,4% en la recaudación para enero, comparado con igual período del año 2020. En total se vendieron 4.400 toneladas por 12 millones de dólares a un valor promedio de 2.711 dólares la tonelada. Las ventas a Brasil, que sigue siendo nuestro principal mercado, cayeron un 33% en volumen (2.850 toneladas) y un 38% en divisas, dado que también cayó el precio en el orden del 7% quedando en 2.750 dólares y pasaron de recibir 8 millones a 5 millones de dólares. España, con volúmenes mucho más bajos (375 toneladas), fue el segundo mercado más importante, con un crecimiento en demanda del 93% y un 81% en recaudación dado que los filets se vendieron 6% por debajo de los valores de 2020, ubicándose en los 2.600 dólares el precio promedio. De merluza hubbsi congelada H&G o similares, se vendió un 175% más que en 2020, llegándose a 3.140 toneladas a un precio promedio de 1.535 dólares la tonelada, experimentando una baja del 1,7%. El principal mercado, con poco más de mil toneladas, fue Rusia, que demandó un 120% más y lo pagó 1.506 dólares. España, que el año pasado para esta altura no había comprado, requirió casi 300 toneladas a 1.990 dólares de precio promedio y se colocó en el segundo lugar, seguido por Israel que también aumentó considerablemente la demanda. El langostino entero tuvo un comienzo aceptable; si bien se vendió un 2,6% menos, las casi 4.500 toneladas se pagaron 19,5% más caro, pasando de 4.842 dólares a 5.787 dólares la tonelada. De todas formas, el precio sigue bajo respecto de los valores históricos. España fue el principal comprador: se le vendieron casi 3 mil toneladas, un 28% más que el año pasado, a 5.623 dólares. Con una baja demanda en volumen, solo 278 toneladas, Sudáfrica se convirtió en el segundo mercado. La demanda respecto del año anterior creció un 73%, pero la recaudación un 156%, porque pagaron 6.390 dólares la tonelada, un 48% más que el año pasado. El precio del langostino entero aumentó también en Italia, Japón y Rusia, colocándose entre los 5.900 y los 6.500 dólares. En las colas del langostino las ventas bajaron para este sector un 35,5% y una baja del precio del 4% hizo que la recaudación cayera aún más. Se vendieron 5.290 toneladas por 37 millones de dólares a un valor promedio de 7.066 dólares. El mercado más importante fue Tailandia, que requirió un 25% más que en 2020 pero pagó 6.343 dólares la tonelada, un 7% menos. Perú, el segundo mercado en importancia, bajó la demanda en un 50% llevándose 710 toneladas a un valor de 6.262 dólares, un 17% más barato que el año anterior. En tercer lugar se ubicó Estados Unidos que, si bien con menos volumen (490 toneladas), requirió un 33% más que el año anterior y pagó un 10% más, dejando el precio promedio en 8.641 dólares, lo que permitió aumentar la recaudación en un 46%. China, que se ubica en el cuarto lugar, solo requirió 500 toneladas, un 66% menos; y pagó un 2% menos el producto, a razón de 6.940 dólares la tonelada. Las ventas de calamar en enero por el momento son de 511 toneladas, pero representan un crecimiento del 544%, dado que para el mismo período el año pasado solo se habían vendido 79 toneladas. El precio promedio hoy se ubica en 2.900 dólares, un 38% por encima de los valores con los que se arrancó la temporada pasada. La merluza negra, en cambio, arrancó el año con un piso 40% más bajo que el del año pasado. Las 429 toneladas exportadas, un 7% más en volumen, se vendieron a 13.168 dólares cuando supo cotizar a 22 mil dólares; y no se registraron pedidos de Estados Unidos. Para la centolla el año comenzó mejor: las 317 toneladas vendidas representan un aumento del 37% y se pagó a 17.186 dólares la tonelada, un valor 1,2% más alto; casi el único mercado que requirió este producto fue China. Tampoco hubo pedidos de Estados Unidos por el momento. https://fis.com/

 

 

DEJA UNA RESPUESTA