Azules en la otra orilla

0
114

Llego el calor a la región y también el cambio de temporada en cuanto a especies a desafiar en nuestras cañas. Entre ellas esta una aguerrida y buscada luchadora la “Hoplias Malabaricus” o mejor reconocida en buen romance criollo, Tararira.  Se las puede encontrar en los más diversos ámbitos, y su capacidad de adaptación siempre sorprende, inclusive no es la única en su tipo, si no que estudios científicos en los últimos años destacan de que por lo menos hay clasificadas al menos unas 7 sub especies más, tema que tocaremos más adelante; hoy solo nos vamos a referir a la más codiciada por su tamaño y agresividad, la bella tornasol.

La denominada Hoplias Lacerdae o Azul es casi exclusiva de los afluentes del río Uruguay y la encontramos en toda la cuenca del río Negro y al sur en el río Santa Lucía en nuestra vecina Republica Oriental del Uruguay. Por estos días ya está en plena actividad y el guía Fernando Sosa salió a buscarlas en las márgenes de la Represa de Palmar Soriano logrando unas capturas envidiables para nosotros, que debido a las restricciones de circulación vigentes generados por los problemas sanitarios originados por el covid 19 no podemos viajar desde Argentina a probarlas, por los menos todavía.

Es importante recalcar que  nuestro amigo Fernando cuenta con toda la logística para visitar el lugar, lancha traker de 5.40 metros equipados con motor eléctrico y plataforma ideal para practicar la pesca en fly cast,  bait cast  y también trolling con todos los implementos de seguridad requeridos por prefectura naval y el ministerio de turismo de nuestro país hermano. Si hablamos de equipos es necesario subir un poco más los calibres, ahí podemos dar con piezas que pueden superar los 5 kilos de peso y hasta tal vez podamos dar con las máximas expresiones de su especie que llegan a pesar unos terroríficos 8 kilos. Cañas de 17 a 25 libras de entre 1,80 metros a 2,10 metros serian las ideales para manejar los lances con precisión, los reeles cargados con multifilamento de 40 libras, y en cuanto a los señuelos pueden ser utilizados todos los que tengamos en la caja, algunos como los rapalas chiquitos, bananas de alfers, el tucan y el couqet de Del tienen una buena performance después de haber sido probados en salidas anteriores. Tratar de describir la sensación de tener uno de estos torpedos tratando de zafar de nuestro engaño es difícil de transmitir, su potencia y peso la hace única y es una experiencia que cualquier aficionado se merece conocer por lo menos una vez. Desde Buenos Aires la forma de llegar es tomar la autopista a Campana pasar el puente Zarate Brazo Largo por ruta 12 hasta Gualeguaychu, tomar la ruta 136, luego ruta 14 para llegar al lago del embalse Paso del Palmar por la ruta 55. Por informes Facebook; Fernando Daniel Sosa  https://www.depo.com.ar/

DEJA UNA RESPUESTA