América Latina, por qué China arrasa mares con pesca ilegal

0
61
pesca ilegal

América Latina, por qué China arrasa mares con pesca ilegal. Como si China no estuviera haciendo lo suficiente para degradar la calidad de vida del planeta, la pesca ilegal en América Latina no cesa. Los vecinos del sudeste asiático de China ya están familiarizados con la codicia de la Amenaza Roja cuando se trata de recursos marinos, pero en el otro lado del mundo, un esfuerzo masivo, bien organizado y a escala industrial para llevar a cabo la pesca ilegal en ambos océanos de América Latina amenaza con acabar con las poblaciones de peces de una docena de países.

En un informe de noticias de Inter-Press Service (IPS) el mes pasado, se informó que 631 barcos pesqueros con bandera china ingresaron a aguas peruanas y ecuatorianas en lo que va del año. En los últimos dos años, la pesca china en las aguas territoriales o las zonas económicas exclusivas de los países sudamericanos que bordean el Pacífico oriental se ha disparado. El número de barcos de este año ya supera los 584 registrados en todo 2021, lo que a su vez fue un fuerte aumento de los 350 barcos en 2020. La temporada típica de la flota china comienza en abril o mayo, cuando llegan al Pacífico oriental frente a América Central y el norte de América del Sur. Luego, la flota avanza gradualmente hacia el sur, pasando finalmente por el Estrecho de Magallanes hacia el Atlántico Sur para pescar en las aguas de Argentina, Uruguay y Brasil.

Impunidad

Lo más alarmante es que las autoridades ecuatorianas han acusado a los chinos de pescar con impunidad en las Islas Galápagos, la región con mayor biodiversidad del mundo y que está rodeada por un área marina protegida de 193.000 kilómetros cuadrados. Según las regulaciones ecuatorianas, solo se permite la pesca «artesanal» por parte de un número limitado de pescadores locales en Galápagos como parte del programa de manejo de recursos del país para el área marina protegida. Más al sur, los pescadores en Perú han hecho sonar la alarma sobre la sobrepesca china de calamar gigante, que es el segundo recurso marino más grande del país después de las anchoas. La pesca de calamar normalmente proporciona alrededor de $ 800 millones en ingresos y miles de puestos de trabajo para los peruanos, pero la industria está a punto de ser aniquilada por la competencia no deseada de los chinos. Además, la presencia china ha descarrilado por completo el programa cuidadosamente administrado de Perú para imponer límites de captura para garantizar la sostenibilidad de la población de calamar.

Captura indiscriminada

Otros peces capturados por los chinos en cantidades masivas incluyen varias especies de atún, merluza, gambas, calamares y tiburones. La pesca de tiburones está uniformemente prohibida en América Central y del Sur, pero la gran demanda en China, particularmente en Hong Kong, aparentemente, induce a los barcos chinos a ignorar las prohibiciones, ocultando la captura ilegal transfiriéndola entre barcos para evadir a los diferentes países. patrullas navales o guardacostas. Para algunos pescadores latinoamericanos, el dinero que se gana con los tiburones y otras especies ilegales, junto con la pérdida de su cosecha regular a manos de los chinos, los ha tentado a participar también en la pesca ilegal, lo que agrava el problema. Las autoridades de México, Chile y Brasil informaron haber interceptado y arrestado a decenas de pescadores de sus propios países por pesca ilegal.

FAO

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) también hizo sonar la alarma, pero señaló que la pesca china sin control no se limita a las aguas latinoamericanas. En un comunicado, la oficial regional de pesca de la FAO, Alicia Mosteiro Cabanelas, dijo que «la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada es un problema mundial que compromete la conservación y el uso sostenible de los recursos pesqueros. La sobrepesca siempre tiene un impacto directo en la sostenibilidad de los recursos, generando una disminución en los ingresos del sector pesquero y en la disponibilidad de productos pesqueros para las comunidades locales y los consumidores en general. América Latina no es una excepción. También perjudica los medios de vida de los pescadores y las actividades conexas, y agrava la desnutrición, la pobreza y la inseguridad alimentaria». https://lavozdechile.com/

DEJA UNA RESPUESTA