Yamandú Flangini: “Hay que mentalizarse que vender geografía no es vender soberanía” (Última Parte)

0
127

¿Tabaré Vázquez integró una comisión?

Era el presidente de Progreso. Aparte del comité ejecutivo, los demás presidentes todos eran jefes de un área. Y Vázquez intervino si mal no recuerdo en la tesorería. Pero no tiene nada que ver con ninguna simpatía con el gobierno, el fútbol no tuvo nada que ver. El fútbol era autónomo. Lo que tenía incidencia era la Comisión de Educación Física, en la que sí había un director que era puesto por el gobierno.

¿Tenemos pendiente el proyecto del puerto de aguas profundas?

Con respecto a esto se hizo todo mal y no me refiero solamente a la última etapa con ese manoseo que hubo. Se tiene que hacer un gran puerto, pero no uruguayo, sino al servicio de una región. Eso necesitaba muchas más negociaciones y ofertas hablando con los países de la región, que buscando los metros de profundidad. Nunca se hizo esa gestión. Podría haberlo hecho como los Países Bajos que sacan la mercadería por Amberes y Amsterdam.

Hay que mentalizarse que vender geografía no es vender soberanía. En ese puerto no podrían entrar leyes uruguayas ni sindicatos uruguayos, tiene que ser absolutamente libre como en el norte de Europa, operando bajo las normas del país de su bandera. Si ese puerto funcionara así, le digo que alrededor se fundaría si no la primera, la segunda ciudad del territorio uruguayo.

Por otro lado, parece ser un momento en que surgen múltiples iniciativas de hidrovías en la región. ¿Cómo lo ve?

La del Paraná está funcionando y no hay dudas. Los que hablan de la hidrovía del río Uruguay desearía que hablaran con los que realmente conocen. No solo materialmente podría ser un imposible, sino que si se hiciera podría no tener uso. Por varias cosas, por una razón económica ya que implica enormes inversiones, por la parte jurídica y la necesidad de abrir un tratado de límites en una época que no es aconsejable.

“Se tiene que hacer un gran puerto, pero no uruguayo, sino al servicio de una región”

No estoy en contra ni a favor del proyecto de la hidrovía del río Uruguay, pero quiero que me contesten varias interrogantes. Hay que cuidar al presidente de la República y no se le puede embalar en proyectos que fracasan antes de nacer. Al final, de lo que estoy convencido es que a Uruguay lo que le falta es un ferrocarril, que daría mil veces más soluciones.

¿El tren de UPM podría haber salido por Nueva Palmira?

No, hubiera preferido que salga directamente a Rocha, con un puerto mínimo allí. Utilizando el máximo de capacidad de los barcos.

Ahora desde Argentina se plantea también iniciar las obras del canal Magdalena en el Río de la Plata. ¿Qué reflexión le merece?

Yo no voy a juzgar lo que los argentinos consideran que les conviene. El tratado del Río de la Plata permite que aquel que haga obras que mejoren la navegación nadie se va a poner en contra. Si ellos hicieran ese canal, no necesitan más el Punta de Indio. Si no lo necesitan más, todos esos barcos que vemos en el horizonte en Montevideo se van. Barcos que por servicios que reciben en nuestro puerto dejan entre US$ 100 y 150 millones por año.

Antes no se hizo porque el banco Inglés se comía todos los barcos, yo naufragué allí y es peor que el infierno, pero ahora los barcos usan GPS. Ahora aparecen algunos que dicen que el Magdalena al salir de Sanborombón encuentra fondo de piedra y sería muy caro del dragado. No me extrañaría porque el plegamiento es corrido desde la Cuchilla Grande.

¿Cómo se resuelve el asunto?

Con ingenio de crear algo que sea superior al beneficio que les da el Magdalena. Eso sería el puerto de aguas profundas. Pero antes que empezaran a dragar para hacer el canal ya tendrían que hacer la propuesta. Después que lo otro está hecho lo veo muy difícil.

Existe una gran preocupación por la situación de las capacidades de la Armada y lo que es la defensa de nuestros recursos. ¿Cómo ve usted la situación?

Hay un estado de calamidad. Cuando estuve en la Dinara le pedí a la ANP que no recibiera más a los barcos extranjeros que son, generalmente, de tercera bandera y son piratas. El código de conducta de pesca responsable dice que la pesca no reglamentada y no controlada es irregular y no debe ser aceptada por los países adherentes. La consecuencia es que los países pueden dejar de comerciar con nuestro país, por lo menos respecto a la pesca, donde pasaríamos a vender en negro.

La ANP consideró siempre que esos barcos dejan buenos dividendos, pero para el país es un defecto. Debe haber un pueblo de barcos en la milla 201, pero la forma de combatirlos es a través de la unión de varios países perjudicados, ir a Naciones Unidas y pedir una reforma de la Convención, que los declaren piratas y se pueda actuar. Lo del puerto chino hubiera sido un desastre, hubiera sido erradicar a Uruguay del mercado y no solo de la pesca posiblemente.

¿Hay posibilidades de impulsar la construcción naval en Uruguay?

Yo no debo opinar sobre lo que decide el comandante en jefe actual, es un tema de los activos hoy. Pero si preguntan mi opinión soy partidario de la construcción en Uruguay. Considero un despropósito jugar a tener barcos de guerra con misiles si no tenemos ni siquiera a quien tirarle. Vendieron parte de la Escuela Naval para invertir en comprar cañones Bofors, y lo único que hicieron fue perder los terrenos porque nunca se le tiró a nadie y no sirvieron para más nada. Hoy sería lo mismo con la venta de la Escuela Naval. Sería descapitalizarse y perder algo que se armó por cincuenta años para comprar chatarra y barcos viejos.

Usted integró en el pasado la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos y la Comisión Administradora del río Uruguay. ¿Qué piensa de la creación del Ministerio de Ambiente y de las críticas a la CARU?

Lo que pido es que no se utilice lo del medio ambiente para justificar gente que no sabe nada de nada. Hay gente que sí sabe y mucho. Hay un discurso que es fácil de decir y no hacer. Que se cuide el medio ambiente nadie puede estar en contra, pero que no sea utilizado por cuatro vivos, que no es el caso de los que están ahora. Los políticos deben saber de política, pero no meterse en cargos que no les corresponde. Yo estoy muy resentido porque en las comisiones de CARU y CARP hay designaciones políticas que barrieron con todos los técnicos y se han creado unas republiquetas que distorsionan lo que dice el tratado y son una cueva de grandes salarios. Hay salarios hoy de US$ 8.500 por mes que me parece más que un abuso, una indecencia. Durante una punta de años estuvimos en la comisión y nunca cobramos nada. A partir de 1985 se inventó esto suave y luego explotó desde 2005, con grandes acomodos. El senador Manini hizo un pedido de informes acerca de esto.

¿Cómo ha sido su relación con la política partidaria?

Fui dos periodos diputado suplente en el Partido Colorado. En 2010 la lista de Jorge Batlle se dispersó y me fui de la política. Cuando aparece Cabildo Abierto le di apoyo a amigos míos. Una vez terminada la elección había decidido salir de la política fuera cual fuera el resultado y hoy apoyo desde afuera. Ahora me dedico a escribir sobre cosas nativas y hago viajes por todo el país. Una vez que me retiré, y al quedar viudo, compré una camioneta grande y empecé a recorrer los pueblos más increíbles. También fui presidente del Club Filatélico, durante 12 años; ahora la filatelia ya no tiene solución porque no hay cartas. https://www.xn--lamaana-7za.uy/

DEJA UNA RESPUESTA