Todos trabajan para resolver viaductos y obras portuarias

0
309

Por Emilio Cazalá

Van apareciendo soluciones para miles de camiones y evitar los congestionamientos. La actividad comercial en el puerto de Montevideo se ha visto incrementada en forma exponencial desde la aprobación de la Ley de Puertos conjuntamente con la incorporación de la figura del operador privado en la actividad portuaria. Los efectos de esta Ley llevaron a nuestro puerto a dar un gran salto hacia el siglo XXI. Esto ha resultado en un importante aumento en la cantidad y tamaño de los camiones que circulan por las vías de acceso a la ciudad, especialmente provenientes del norte y oeste del país. Si se agrega a esto el aumento en la cantidad de autos que circulan por estas mismas vías hacia y desde la Ciudad Vieja a toda hora y especialmente durante las horas pico de la mañana y tarde, se observan a menudo largas colas e importantes demoras en los semáforos de las ramblas portuarias y los cruces ferroviarios de la zona. Esto estimuló a las autoridades a estudiar y llevar adelante el proyecto de construcción de un viaducto elevado para regular el tránsito y minimizar los problemas. La instalación de UPM y la construcción del ferrocarril, que ingresará y egresará del puerto varias veces al día, terminó de justificar la ejecución del viaducto. Es obvio que se generarán inconvenientes durante el plazo de ejecución de las obras que, mucho nos tememos, afectarán la actividad del puerto y en particular la circulación interna, sin olvidar que a esto se le agregarán las obras de infraestructura del nuevo Acceso Norte al puerto, del propio viaducto y de la terminal portuaria de UPM. No hay que ser muy avisado para entender que los mejores paraguas no nos pondrán a cubierto de la tormenta que sufriremos en cuanto a la circulación de vehículos livianos y camiones en la zona, cuando a partir de noviembre se clausure la rambla portuaria, desde la vieja Estación Artigas hasta aproximadamente la Central Eléctrica Batlle en la Rambla Edison. La ciudad deberá ocuparse de direccionar el tránsito de vehículos livianos y buses pero las autoridades portuarias habrán de ocuparse de todo lo concerniente a la circulación de los vehículos de carga -contenedores, graneles, animales en pie, etc.- y los de las actividades logísticas, de pesca, etc. Habrá que arbitrar soluciones para el personal que trabaja dentro del recinto portuario, mediante transporte colectivo adecuado. Y no debemos olvidar el movimiento de los pasajeros que diariamente utilizan los servicios de Buquebus y de los turistas que, entre noviembre a abril, llegan en grandes cantidades en los inmensos cruceros que colman los muelles del puerto.

Damos por seguro que muchas personas han dedicado horas y horas al análisis de los problemas de circulación que se han previsto y los imprevistos que no faltarán seguramente y en esa línea de trabajo el pasado martes, en la ANP y con la presencia del ministro Rossi, las autoridades presentaron a integrantes de la comunidad portuaria directamente afectados una alternativa de circulación intra y extraportuaria; la idea es procurar minimizar los inconvenientes que se puedan producir, aunque el refranero popular dice “no hay mayor dificultad que la poca voluntad” que no es el caso.

Camiones

La solución propuesta tiene un importante primer paso que es el agendamiento previo del camión que ha de ingresar al puerto y su paso por el “largador” que se está construyendo sobre los accesos a la ciudad junto al Estadio Tróccoli, para control de documentación. Ningún camión podrá ingresar al recinto portuario sin haber cumplido este trámite. Los camiones autorizados a llegar al puerto, dentro de las ventanas de tiempo agendadas, ingresarán por el nuevo Acceso Norte – actualmente en construcción-donde habrá un desvío para aquellos camiones con destino a la terminal de granos de Obrinel (TGM) en tanto que los restantes -excepto los destinados a TCP- accederán a la zona de balanzas, en principio 4, y luego continuarán por la que se conoce como calle Río Branco, en 3 sendas de mano única de ingreso. Los camiones con destino a TCP, así como los vinculados a la operación de contenedores vacíos, que no requieren pesaje, pasarán expreso por una senda auxiliar en la zona de balanzas hasta la calle Río Branco.

Rowing Club

En la curva frente al viejo edificio del Rowing Club las 3 sendas de ingreso al puerto se transformarán en 4 sendas, dos de ingreso y dos de egreso, que se prolongarán hasta el acceso intra portuario a TCP. En su recorrido, se pasará junto al Acceso Florida, que será reformado al eliminarse todos sus muros perimetrales interiores, lo que permitirá ganar valioso espacio para las sendas de circulación. Hasta que no se completen las obras de infraestructura edilicia en el Acceso Norte, se mantendrán en el Acceso Maciel las funciones de inspección del MGAP y de pesaje de salida de los camiones vinculados a la operación en los muelles públicos con contenedores cargados o que requieran la determinación de su tara.  Como solución práctica para evitar previsibles embotellamientos en la senda de circulación frente a los Muelles 3 – 4 – 5, en el caso que todos los camiones fueran hacia TCP y eventualmente también para los muelles 1 – 2, parece prudente abrir dos portones hacia la rambla en la zona del Acceso Florida y los camiones que van a TCP que lo hagan circulando por la rambla y reingresaran a esta terminal por los actuales Accesos Maciel y Washington. que permanecerán operativos con todas sus funciones actuales (DNA, ANP y Prefectura). Habrá que diseñar normas de circulación e instalarse semáforos que permitan el egreso de los camiones. Los camiones que reingresen al recinto portuario por el Acceso Florida -únicamente estarán autorizados aquellos vinculados a la operativa de TCP-, se agregarán al tráfico de camiones de la operativa en los muelles públicos y deberán circular por las dos sendas previstas en dirección al Acceso Norte por el lado interior del muro perimetral existente. Es decir que todos los camiones vinculados a la operativa de contenedores en TCP y muelles públicos, graneles, animales en pie, depósitos logísticos, pesca y otras operativas más aquellos relacionados a la obra de la terminal de UPM, deberán circular por esas dos sendas que probablemente en horas pico de actividad serán escasas. https://negocios.elpais.com.uy

DEJA UNA RESPUESTA