Reactivación del río Uruguay, “hecho histórico”

0
617

Los beneficios no son solo económicos, ya que además de consumir menos combustible por tonelada transportada, es menos contaminante del ambiente. Bueno, llegaron a su fin los trabajos de dragado y balizamiento del río Uruguay realizados durante los años 2017 y 2018 por la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), según lo acordado oportunamente por ambos países.  Culminado el proyecto, consultamos al presidente de la Delegación Uruguaya de la CARU, Cap. De Navío (r) Gastón Silbermann para conocer detalles más incididos sobre la obra realizada que de plano la colocó como un “hecho histórico que alcanza a ambas orillas del río Uruguay y a sus zonas de influencia”.   Proyecto que en la última etapa del dragado de apertura, profundización y balizamiento del río Uruguay, alcanza una profundidad de 25 pies con relación a los ceros locales corregidos, hasta el Km 187, Canal de entrada al Puerto de Concepción del Uruguay (margen argentina) y con un ancho de solera, ampliado a 100 metros y desde éste (K187) hasta el K207 Puerto de Paysandú se hizo la apertura del Canal Casas Blancas por primera vez, con un dragado de fondos duros, a 19 pies de profundidad. Precisó el presidente de la Delegación Uruguaya “que el nuevo balizamiento consiste en la casi duplicación de boyas que señalizan el Canal de Navegación, incorporando 102 boyas modernas de polietileno, sin costuras, más livianas, resistentes, de más fácil mantenimiento y con lumínica de última generación, que facilita una navegación diurna y nocturna segura.  A estas nuevas boyas, deben sumarse las antiguas que, estando en mal estado, fueron sustituidas. A partir de la finalización de esta etapa, el mantenimiento de la señalización y balizamiento del río, correrá por cuenta de los organismos competentes mencionados, de acuerdo a las boyas asignadas y siempre en coordinación con CARU, quien colaborará en su control”.

Más comercio.

Silbermann aclaró que “sin lugar a dudas, hacer navegable el río para buques de mayor porte con capacidad de duplicar su capacidad de carga genera una reducción en el costo de los fletes y en consecuencia, obra en beneficio de la productividad en la cadena logística del transporte fluvio-marítimo de ambas márgenes. Los beneficios no son solo económicos, ya que además de consumir menos combustible por tonelada transportada, es menos contaminante del ambiente, a la vez que economiza en el mantenimiento del pavimento de las rutas y descongestiona, mejora las condiciones para la circulación, crea nuevas fuentes de trabajo y dinamiza la operativa portuaria y actividades derivadas”.

Congestión.

En general, en época de zafra, las terminales portuarias se ven saturadas, mayormente por los granos a exportar, teniendo los buques largas esperas de fondeo, costos que se cargan a los fletes”, dijo Silbermann.  Afirmó que “al disponer ahora las terminales portuarias de Fray Bentos y M’Bopicua (madera y otros), para buques de transporte marítimo con mayor posibilidad de carga, contribuyen a descongestionar Nueva Palmira, reduciendo los tiempos de espera de los buques. La apertura del canal Casas Blancas, contribuyó a incrementar el transporte fluvio-marítimo, mejorando la operativa de granos con trenes de hasta 9 barcazas, que han alcanzado a operar 12.000 toneladas de azúcar crudo por viaje, desde el Matto Grosso y también cebada, y soja desde Paysandú a Nueva Palmira.  Ha sido, también, el transporte de contenedores desde Paysandú a Montevideo, otro de los valores ganados considerando que reduce el traslado de 200 camiones por las rutas semanalmente por buque operando. A ello se suma la complementariedad con el Puerto de C. del Uruguay y ahora también lo será con Fray Bentos, lo que incrementa la eficiencia en el negocio”.

Mantenimiento.

Ahora comienza el dragado de mantenimiento ya contratado por CARU para los próximos cuatro años. Es un plan que responde al dragado y balizamiento en las áreas de transporte fluvio-marítimo y política del Sistema Nacional de Puertos en Uruguay, programa que engloba a la Provincia de Entre Ríos, que conjuntamente con el desarrollo de las demás principales actividades que desarrolla la Comisión en las áreas de control de la calidad de aguas del río para todos sus usos. A ello se suma el mantenimiento y administración de los puentes, estudio de la riqueza ictícola y otras complementarias. Otros asuntos que tiene la CARU en materia de navegabilidad son proporcionar los estudios para mejorar la vía navegable desde Paysandú hasta Salto /Concordia, aquí estamos hablando de barcazas y buques fluviales de escaso calado.  Y a mediano plazo, apoyar las gestiones para evaluar la conveniencia de lograr la conectividad aguas arriba con aguas abajo de la represa de Salto Grande, como también alentar la iniciativa y los estudios de extender la vía navegable hasta Santo Tomé – Sao Borja Km 772 del Río Uruguay, éste objetivo por vía diplomática. Por cierto, este es otro tema que suscribimos.  “Se avanza -dice el capitán Silbermann- hacia el objetivo de convertir al río Uruguay en una verdadera hidrovía en todos los aspectos, comerciales, ambientales y sociales. Ello es consecuencia del desarrollo de una política bi nacional coordinada, de integración con Argentina, destinada al Desarrollo Regional”, concluyó el entrevistado.  Por último, corresponde destacar por su aporte positivo a los diseños de dragado y balizamiento al Servicio de Oceanografía, Hidrografía y Meteorología de la Armada (SOHMA) y a su contraparte Argentina (Subsecretaría De Puertos y Vías Navegables que actuaron conjuntamente con la CARU).  https://negocios.elpais.com.uy

DEJA UNA RESPUESTA