Puerto y profundidad

0
161

Por Juan Oribe Stemmer

En una carta al semanario Búsqueda, el embajador González Lapeyre advierte que la Delegación Uruguaya aún no ha entregado a la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP) el proyecto ejecutivo para el dragado del Canal de Acceso al Puerto de Montevideo (Búsqueda, 28 de octubre). Es algo preocupante. Los compromisos asumidos por el gobierno anterior y el actual hacen imprescindible completar sin demoras el procedimiento de consulta estipulado en los artículos 17 a 22 del Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo para despejar el camino jurídico para el dragado del Canal de Acceso a -14,00 metros. En nuestro país existe una política de Estado de muy largo plazo; es imprescindible asegurar que el Puerto de Montevideo pueda recibir buques con calados cada vez más importantes, acompañando la evolución general de la industria naviera mundial y dentro de las posibilidades técnicas y económicas del momento. A principios del siglo XIX, el gobernador Bustamante y Guerra clamaba por dragas para mantener la profundidad del puerto. Un siglo después, en 1903, el Gobierno tomó la sensata decisión política de construir las fundaciones del nuevo puerto a -10,50 metros, aunque los buques que llegaban tenían calados mucho menores. Hoy, la terminal especializada en el acopio y embarque de graneles y el Muelle D permiten el dragado al borde del muelle a -14.00 metros. En el contrato con UPM, el Estado uruguayo se comprometió a dragar, a su costo, a 12,5 m de calado a nivel cero Wharton en una primera etapa; y a 13,0 metros a partir de más allá de cinco años. El acuerdo con Katoen prevé que la ANP será responsable de asegurar, a su cargo, el dragado “por etapas” a una profundidad de -14,00 metros. A los fines prácticos es lo mismo (en un caso se habla de calado y en el otro de profundidad de dragado). Una máxima muy antigua dice que debemos asegurarnos de que el Puerto de Montevideo siempre tenga un metro más de profundidad que el de Buenos Aires. Esta es la forma de asegurar que Montevideo pueda actuar eficientemente como un puerto de alijo y complemento de cargas. Es un principio que sigue vigente. La República Argentina ha construido y mantiene, a gran costo, un impresionante sistema de canales que comunican el Paraná con las aguas más profundas del Río de la Plata. Los umbrales de ese sistema son el Canal Punta Indio (profundidad actual – 0,60 metros) y el Canal Intermedio (-10,80 metros). Dragado a -14,00 metros, a mucho menor costo, Montevideo tendrá una ventaja de más de tres metros respecto de lo que pueden ofrecer los puertos aguas arriba. Es más que suficiente. Por esos motivos, rechina tanto la política seguida en esta materia, durante los últimos años, por el Ministerio de Relaciones Exteriores, el responsable de la gestión de la Delegación Uruguaya en CARP. Sigue siendo un insondable misterio como fue que se presentó en CARP un proyecto para dragar a -13,00 metros cuando debió haber sido a – 14,00 metros.

Ahora se suma la advertencia de González Lapeyre.

Han pasado varios meses desde que se informó sobre aquel, digamos, error. Sería bueno que alguien informase a la comunidad marítima y a la sociedad uruguaya, que avances se han hecho desde entonces, en CARP. Un proyecto técnico no puede tomar tanto tiempo. https://www.elpais.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA