Puerto en la región

0
312

JUAN ORIBE STEMMER

Los puertos son más que un punto de transbordo entre dos modos de transporte, el marítimo o fluvial y el terrestre. Son umbrales que comunican un hinterland con el océano y, a través de este, con el resto del mundo. Los puertos tienen una importancia fundamental en un mundo cada vez más globalizado e interdependiente, con cadenas logísticas que abarcan diferentes países. Cuando son eficientes, los puertos actúan como facilitadores del movimiento de cargas, buques y personas. En cambio, cuando no funcionan como debieran, se convierten en formidables obstáculos para ese movimiento y, por lo tanto para el desarrollo económico y social (dos factores estrechamente vinculados entre sí) de las respectivas sociedades. La historia de nuestro país demuestra la importancia política y económica que siempre ha tenido el puerto de Montevideo para, primero la Banda Oriental, y luego para el Uruguay independiente (lo mismo podría decirse del ferrocarril). Por este motivo, todo lo referente a la estrategia y política de puertos debería tener un lugar prioritario en la agenda política de nuestro país. Debemos preguntarnos si este es el caso en la actualidad. La Ley de Puertos de 1992 abrió un nuevo capítulo porque estableció un nuevo modo de administración y operación de los puertos y creó las condiciones para que el sector privado emprendiese importantes proyectos de infraestructura y para la incorporación de modernas tecnologías para el manejo de diferentes clases de cargas (por ejemplo la Terminal Cuenca del Plata, la Terminal de Gráneles Montevideo – Obrinel, y las grúas de Montecon para el manejo de contenedores). La ANP también se ha embarcado en significativos proyectos como el Muelle multipropósito C y el fundamental dragado del puerto y sus accesos a mayores profundidades. Las consecuencias de ese desarrollo en el marco institucional, la infraestructura y la forma de trabajar del puerto de Montevideo han sido notables.

La geografía es un factor determinante. 

Montevideo está ubicado en una amplia media luna que se extiende desde la costa del Pacífico hasta el Río de la Plata y el litoral del Brasil. Los principales puertos dedicados al manejo de contenedores de esa región son Valparaíso y San Antonio, en Chile, Buenos en Argentina, Montevideo, en Uruguay, y los puertos brasileños de Rio Grande, Itajai, Paranaguá y Santos. Este grupo de puertos manejó, en total, 3,6 millones de TEU en el año 2000 y 10,1 millones en el 2017. Los tres puertos principales de esa región son Valparaíso y San Antonio (2,3 millones de TEU movilizados en el año 2017), Buenos Aires (1,5 millones de TEU) y Santos (3,6 millones de TEU) que suman el 73% del total de la región. Montevideo ha tenido una performance muy respetable en esa región. Por dos motivos. Primero, el total de contenedores movilizados aumentó de 287.298 TEU en el año 2000 a 939.427 en el 2017 y su participación en aquel grupo se ha mantenido entre el 7,82% (año 2000) y el 9,32% (2017). Esto significa que la actividad de nuestro puerto creció a un ritmo comparable o, incluso, superior al del total de la región. Segundo, a diferencia de los demás puertos de esa región, Montevideo es, un exportador de servicios. El problema es que su movimiento de contenedores cayó a 797.880 TEU en el año 2018. www.elpais.com.uy

DEJA UNA RESPUESTA