Más ideas brillantes

0
640

JUAN ORIBE STEMMER

Cuando pensábamos que la usina de brillantes proyectos del gobierno finalmente había aterrizado en el mundo real -para el alivio de las generaciones presentes y futuras – nos enteramos que avanza la instalación de un importante puerto pesquero perteneciente a una empresa china, al pie del emblemático Cerro montevideano y a pocos kilómetros del Puerto de Montevideo. Una de las etapas más importantes para concretar la propuesta fue completada al firmarse la compra de un predio de varias decenas de hectáreas en Punta Yeguas. El sitio Uruguay Visión Marítima informó en diciembre que “La firma de la adquisición tuvo lugar en oficinas de Uruguay XXI (la agencia del Gobierno para la promoción de inversiones)”, entre el responsable de la Agencia y el presidente de una importante compañía china. Nos encontramos, entonces, ante un emprendimiento que tiene el apoyo del actual gobierno. Nadie invierte millones de dólares en tierras para un proyecto portuario de esta envergadura sin tener un mínimo de certeza sobre el futuro de la iniciativa.

Las características de futuro puerto son preocupantes.

Como escribió en esta página Hernán Sorhuet, la semana pasada, se trata de una base logística para buques pesqueros de bandera china que incluirá un muelle de 800 metros de largo y 60 metros de ancho; un amarradero para buques de hasta 50.000 toneladas; sitios de abastecimiento para buques y tripulaciones; instalaciones para el congelado y procesamiento de las capturas realizadas por los barcos de pesca chinos; y una planta para harina de pescado. Otras fuentes han anunciado que el puerto contará con un astillero de fabricación y reparación de buques. La propuesta despierta inmediatamente una serie de dudas. Incluyendo la más obvia: ¿qué barco pesquero tiene 50.000 toneladas? Es evidente que se está pensando en algo más que buques de pesca, que tienen dimensiones mucho más modestas. Es un puerto comercial. ¿Cómo encaja el proyecto dentro del marco de la Ley de Puertos? Ésta dice que “Compete al Poder Ejecutivo el establecimiento de la política portuaria y el control de su ejecución”. Otra interrogante obvia es la planteada por el representante del Partido Nacional en el Directorio de la Administración Nacional de Puertos (ANP), Juan Curbelo, quien dijo, “Tengo serias dudas y muchas preguntas. Estamos generando un puerto pesquero en Capurro que una obra de USD 100 millones, ¿y van a habilitar un puerto pesquero 5 kilómetros al sur?” 

Elemental, Watson…

Sería interesante conocer la posición oficial de la ANP sobre esta propuesta porque es evidente que el Gobierno está impulsando la instalación de un serio competidor a poca distancia y fijando un precedente aún más complicado para el futuro. No se trata exclusivamente de un tema portuario. La propuesta que tiene serias implicancias para el ordenamiento territorial de una vasta zona y aparejará inevitables consecuencias ambientales para los vecinos y pescadores del lugar. Sin embargo, esas dudas son apenas la superficie del asunto. Existen otras facetas aún más preocupantes que no parecen haber sido analizadas lo suficiente. Por ejemplo, como para empezar: ¿dónde pescarán esos buques chinos? ¿Qué especies traerán a su puerto pesquero situado en la costa uruguaya sobre el Río de la Plata, para procesar y enviar a su país.  www.elpais.com.uy

DEJA UNA RESPUESTA