Las obras para “salir de la crisis” y las dudas sobre cómo concretarlas

0
126

El presidente Luis Lacalle Pou dijo que de la situación económica actual, generada por la pandemia del covid-19, se sale con obra pública. Pero no está claro cómo y cuánto va a invertir el Estado en obra pública. n la entrevista que brindó a Canal 10 hace una semana, Lacalle mencionó muchas obras pero no queda claro cuántas de esas son efectivamente emprendimientos de infraestructura con fondos públicos. Algunas de ellas empezaron en el gobierno anterior, otras son proyectos internacionales que no tienen siquiera el aval de los países vecinos y otras son privadas. Lacalle Pou dijo en Subrayado que de esta crisis ocasionada por la pandemia del covid-19 se sale con obra pública y que está “muy entusiasmado” con algunos proyectos que debe encarar el país. Agregó que algunas obras “las heredamos”. “Las hubiéramos hecho distinto pero es llover sobre mojado, como el tema de UPM, el tren y todo lo que el Estado tiene que poner”. afirmó. Luego mencionó obras binacionales y dijo que quiere emprenderlas “con mucha fuerza”. Allí citó el puente entre las ciudades de Monte Caseros y Bella Unión “que ya está aprobado por la CARU (Comisión Administradora del Río Uruguay). Estamos hablando con el gobierno argentino a ver cómo se financia. Estamos muy ilusionados con la Hidrovía del Río Uruguay, también es una obra binacional y hay que terminar de convencer al gobierno argentino. Hay un estudio de prefactibilidad y el propio presidente (de Brasil, Jair) Bolsonaro y dirigentes importantes de Rio Grande do Sul están interesados”, dijo. Además afirmó que Uruguay tiene “la posibilidad de generar una logística de lagunas en el este del país. Hay una obra que se tiene que hacer en el territorio brasileño que es muy poco onerosa y fortalecería toda la logística del este del país, la Ruta 6, la Ruta 9 de Pan de Azúcar a Rocha, dobles vías en algunas rutas, el puente Cebollatí Charqueada, las obras que se van a hacer en el puerto”, enumeró.

Obras bi o trinacionales. Puente Monte Caseros – Bella Unión

En 2015 se realizó una licitación para el estudio de prefactibilidad y la realización del proyecto ejecutivo. El consorcio de consultoras en ingeniería “Consorcio PI” presentó el proyecto en 2018.  El costo es de 130 millones de dólares pero no hay una financiación establecida. En marzo hubo una reunión en la CARU donde las autoridades de ambos países decidieron impulsar esta construcción.  El 28 de marzo el embajador uruguayo en Buenos Aires, Carlos Enciso, dijo a El País que él se daría por satisfecho si, cuando termine el mandato de Luis Lacalle Pou, este puente está firmado, presupuestado, auditado y listo para empezar su construcción. Es decir que está lejos de ser una realidad. Por ahora lo que falta es plata y el proyecto no está en el plan de obras del Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

Hidrovía

Lacalle dijo que es binacional pero en realidad es trinacional. Fue tema de conversación en las reuniones del presidente Lacalle con su pares Jair Bolsonaro y Alberto Fernández, pero ninguno de ellos dio una señal de interés en el tema. En Brasil el que habló del tema fue él, públicamente Bolsonaro y sus ministros no lo mencionaron. Lacalle volvió a hablar ahora, en junio, de un estudio de prefactibilidad sin especificar cuál ni cuándo. En Brasil el primer mandatario uruguayo ya había hablado de una consulta por el financiamiento para un estudio de prefactibilidad junto a Argentina. Eso dejó varias preguntas que continúan unos meses después.  ¿Por qué hacer otro estudio si ya existe uno que tiene pocos años y desaconseja la hidrovía? ¿Por qué Argentina estaría interesada en ese estudio cuando todas las señales políticas que da son en otros sentidos? En 2019, la Comisión Administradora del Río Uruguay, con financiamiento del BID, pidió un informe a la empresa CSI Ingenieros para estudiar la conveniencia de hacer una obra así. La conclusión del informe entregado es que “el transporte fluvial a través del río Uruguay aguas arriba de la represa de Salto Grande no resulta competitivo frente a la hidrovía Paraguay – Paraná y las alternativas terrestres (carreteras y ferrocarril)”.

Lagunas del Este

El dragado del canal San Gonzalo permitiría unir la laguna Merín (compartida entre Uruguay y Brasil) y la de los Patos, ubicada en Rio Grande do Sul, Brasil. La obra es exclusivamente brasileña pero permitiría crear un corredor entre Uruguay y los puertos del sur del estado brasileño.  Lacalle dijo el 3 de febrero que la obra es importante pero que no la pagará el país, es una obra que depende de decisiones brasileñas.

“Con respecto a la hidrovía de las lagunas, el país es mero observador porque la obra de canalización la tiene que hacer Brasil. Eso nos beneficiaría enormemente con las cargas del este. Pregunten a productores del este lo que les cuesta llegar a Montevideo o a Nueva Palmira, la cantidad de kilómetros que tienen que hacer. Por extraer su mercadería por el este, aunque el puerto de ultramar no sea nacional, les significa una mayor capacidad de competitividad. Ahí es una decisión brasileña. Estuvo en el diálogo con el presidente Bolsonaro. Es una obra que cuando uno ve la cuantía en términos uruguayos no es mucho, imagínense para Brasil”, dijo. Además de ser una obra que financia Brasil, es otra que viene como herencia. En 2009 un acuerdo entre los presidentes Tabaré Vázquez y Luiz Inácio Lula da Silva posibilitó la reactivación de la Comisión Mixta Uruguayo-Brasileña para el Desarrollo de la Cuenca de la Laguna Merín. El año siguiente, José Mujica firmó con Lula un acuerdo para avanzar en la hidrovía binacional de la laguna Merín y la De los Patos. En julio de 2019, Brasil anunció el llamado a licitación para el dragado del Canal San Gonzalo. En Uruguay, el empresario agrícola y financiero Carlos Foderé invertirá 25 millones de dólares en la creación del primer puerto multimodal privado, en Tacuarí, Cerro Largo. Este proyecto logró la habilitación del Ministerio de Transporte y Obras Públicas y de la Dirección Nacional de Medio Ambiente en 2013. El empresario espera la confirmación de la obra en Brasil para realizar la inversión. Hasta acá, las obras que Lacalle mencionó son heredadas o ideas, algunas tienen carácter de proyectos como el puente de Bella Unión y otras como laguna Merín son obra brasileña. Poco y nada.

Proyecto Arazatí (o Neptuno) – Fuente Agua Potable

Hay otro proyectos que Lacalle menciona donde la duda está en si es obra pública o privada: la fuente de agua potable. El proyecto es una iniciativa privada de un consorcio de empresas (Saceem, Berkes, Ciemsa y Fast) para emplazar una planta potabilizadora de agua en el Río de la Plata. La planta se instalaría en la zona de Arazatí (San José), con una estación de bombeo y 80 kilómetros de tubería hasta Montevideo. Tendría una capacidad de abastecimiento de un tercio de lo que produce Aguas Corrientes.  Ya tiene la aprobación de OSE, luego que el Poder Ejecutivo lo apruebe se inicia el proceso de licitación. Allí estas empresas tendrán una ventaja competitiva.

La inversión llegaría a los 200 millones de dólares y la obra tendría una duración de 18 meses.  La idea, la obra y el mantenimiento es privado. El gobierno tiene que discutir qué hace con la gestión. La Constitución de la República establece en su artículo 47 que “el servicio público de saneamiento y el servicio público de abastecimiento de agua para el consumo humano serán prestados exclusiva y directamente por personas jurídicas estatales”.

Puerto de Montevideo

Lacalle también mencionó obras en el puerto, pero ahí estamos ante mega emprendimientos privados.

Obrinel: la operadora de la Terminal de Graneles de Montevideo. Se aprobó una extensión de la concesión, de 20 a 40 años, y habilita a operar con otras mercaderías, por ejemplo celulosa. Este muelle se construirá pegado a la terminal de UPM en el Puerto de Montevideo.

La empresa se compromete a invertir 20 millones de dólares.

Katoen Natie: se aprobó un acuerdo que prolonga la concesión que tiene la empresa belga para explotar la única terminal especializada de contenedores en el Puerto de Montevideo por 50 años a los 30 ya adjudicados. La empresa se compromete a desistir de la idea de iniciar un juicio contra el Estado por 1.500 millones de dólares. Además la empresa se compromete a una inversión, que según las autoridades será de 455 millones de dólares.

Saneamiento

El saneamiento en todos los pueblos mayores a 2.000 habitantes es un proyecto del que no hay más información que lo que dijo Lacalle: “es costoso, oneroso, pero hay posibilidad”, dijo el presidente.

Contratos Crema

Los contratos Crema son un nuevo mecanismo financiero, que comenzó a aplicar este gobierno, similar a las PPP, pero según el gobierno es menos burocrático y tiene un período de pago más corto.

En los contratos Crema la obra la paga un privado, que se ejecuta a través de la Corporación Vial del Uruguay. El privado presenta el proyecto a través de una Iniciativa Privada, luego se aprueba y se genera la licitación. Luego de adjudicarse tiene dos años para realizar la obra y luego se hace cargo del mantenimiento por 10 años. El Estado comienza a pagar desde que termina la obra hasta que termina el contrato.

Puente Cebollatí Charqueada

Es una promesa de campaña de Lacalle Pou, un puente de 253 metros que tendrá una inversión de 12 millones de dólares. Está contemplado dentro del Plan de Obras del Ministerio de Transporte y Obras Públicas como un contrato Crema pero todavía esa secretaría de Estado no ha informado sobre iniciativas privadas.

Rutas por contratos Crema

Ya se han aprobado cuatro iniciativas privadas, la primera etapa burocrática.

Ruta 1: terminar la doble vía hasta Colonia. Son 28 kilómetros entre el 149 y el 177. En marzo se aprobó la iniciativa. Ruta 5: hacer doble vía el tramo entre Canelones y Durazno. Es prioridad ya que el Ministerio de Transporte y Obras Públicas prevé que no estará listo el Ferrocarril Central y será la vía de salida de la producción de UPM. Ya se aprobó el tramo Florida – Durazno. Ruta 9: extensión a doble vía entre la Interbalnearia y Ruta 8 (no es contrato crema, es concesión). Una iniciativa privada aceptada en noviembre pasado. Además, en febrero se aprobó la iniciativa privada de la doble vía Pan de Azúcar – Rocha . Ruta 6: “la pavimentación y el mantenimiento”, desde el empalme con la ruta 43, en Durazno, hasta el empalme con la ruta 26, en Tacuarembó. Se aprobó la iniciativa en enero. (Con base en un informe de José Benítez, para No toquen nada.) https://www.180.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA