Hidrovia Río Uruguay y un viaje en el “Oyarvide”

0
155

Hemos recibido el numero de Agosto 2020 de la Revista Naval, una publicación editada por el Club Naval. Como siempre trae artículos de variados temas de expertos compatriotas y de prestigiosas plumas internacionales, pasando por las notas de tecnología avanzada y no solo en el mar. En este número el lector se verá enriquecido una vez más con el excelente trabajo de análisis del jurista uruguayo Dr. Edison González Lapeyre que edita bajo el título “La Hidrovía del Río Uruguay y su difícil concreción”. Se sustenta en el reciente promesa que se hicieron los presidentes Luis Lacalle Pou y Alberto Fernández de Argentina de estudiar un proyecto para extender unos 700 kilómetros la navegabilidad del río a partir de Salto Grande. Sostiene el jurista que aquí hay que agregar para el caso de seguir avanzando al otro estado ribereño que es el Brasil pero… mejor lo lee Ud. en la nota. Por las razones que González Lapeyre da no es muy optimista con el proyecto y da una serie de razones a tener en cuenta. Por supuesto en el tema está la Isla La Brasileira. Vale la pena leer la nota y preguntarse para qué sirve esa isla.

Atrapante

Otra de las notas que trae la Revista Naval que nos gustó es “Puente de Sala; se plantó el motor de estribor”, escrita por el contralmirante Hugo Viglietti, un experto en los temas de la Antártida, pero también una buena pluma para sus narraciones históricas. El título es cuando después de salir de Ushuaia rumbo a la Antártida poco y antes de atravesar el Mar Drake, donde con mal tiempo suele haber olas enormes que hay que ser marino para vivirlas. Bueno, en esas circunstancias desde la sala de maquinas de nuestro querido barco “Oyarvide” salta la información que uno de los cuatro motores quedó fuera de servicio, así que hay que seguir con los otros tres con lo que el barco comienza a perder fuerza y velocidad –de 16 nudos pasa a 8- pero el barco sigue avanzando y llega a la Estación Artigas. Viglietti recuerda nombres de personalidades científicas que viajaron a bordo, que fueron a la Antártida y entre ellas Karen Sans, Licenciada en Ciencias Biológicas, especializada como Bióloga Marina y Master en Gestión Ambiental por la Universidad de León, España. Es una experimentada científica con varias misiones antárticas en su haber. Estamos hablando de años pasados. Sin duda, la nota vale la pena su lectura porque tiene mucha información. A la vuelta, al “Oyarvide”, con los cuatro motores funcionando, lo sorprenden en el Mar de Drake olas de 8 metros que envuelven el barco pero llega a Montevideo. Es una historia atrapante. https://negocios.elpais.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA