Es necesario reformar el Arancel Externo Común, pero sin descuidar el Mercosur

0
69

Avanzar en la reducción de los aranceles de importación, que tienen un efecto comprobado en la productividad, podría ser una forma de iniciar las negociaciones. La presidencia del Mercosur se ejerce mediante una rotación semestral entre los países miembros. Corresponderá a Brasil ejercer la presidencia “pro tempore” en el segundo semestre de 2021, lo que permitirá al país tener un mayor control sobre la definición de la agenda negociadora. Lo que quiere el actual gobierno ya fue declarado públicamente en las últimas reuniones del bloque: la reforma del Arancel Externo Común que permitirá avanzar en el proceso de liberalización comercial. Además, flexibilidad en la conducción de negociaciones bilaterales.

Las decisiones del Mercosur son por consenso y, en este caso, Argentina y Paraguay no apoyan la propuesta brasileña. La idea era promover una reducción general del arancel de importación de hasta un 20% este año, lo que no fue aceptado. Argentina, en principio, aceptaría una reducción del 10%, pero ahora ni siquiera esa propuesta parece entrar en vigencia. Declaraciones de representantes gubernamentales sugieren que, si no hay consenso, Brasil seguirá solo en el proceso de liberalización y flexibilización de acuerdos. Envía el mensaje de que el Mercosur es irrelevante para Brasil. Independientemente del Mercosur, nuestros vecinos geográficos seguirán exigiendo negociaciones sobre cuestiones transfronterizas. Además, la red de intereses privados en los sectores productivos de los países del bloque no se disuelve con el fin del Mercosur. Las cuestiones fiscales, los acuerdos de transporte multimodal, la facilitación del tránsito de personas seguirán estando en la agenda de los países. La entrada de China en la región, no solo como principal demandante de commodities alimenticios y energéticos, sino como inversionista en infraestructura, presupone que una estrategia común de los países del Mercosur puede producir mejores resultados que las estrategias bilaterales. China está interesada en la infraestructura para el flujo de commodities y el ingreso de sus productos al mercado sudamericano. Los países de la región, juntos, pueden negociar proyectos que simultáneamente aseguren la mejora de la integración física intrarregional. El Mercosur no se trata solo de comercio. No se puede ignorar la economía política que subyace al acuerdo y ve en el proceso de integración regional uno de los pilares de la política exterior brasileña. En un momento en que la regionalización de las cadenas productivas se debate en el mundo y con el posible aumento del sesgo proteccionista, no es deseable entrar en procesos contenciosos con los vecinos. Es de destacar que las transformaciones asociadas con las nuevas configuraciones de poder económico y político plantean desafíos especiales al Mercosur, así como a otros importantes exportadores de materias primas de América del Sur. China es el principal socio comercial de varios países de la región y del mundo. Al mismo tiempo, la región se encuentra en el área de influencia geopolítica de Estados Unidos. El volumen de inversión extranjera en la región es de carácter multilateral. Las alianzas regionales pueden ayudar a construir pautas que permitan a la región vivir con la agitación del escenario mundial. La propuesta no es dejar de lado el programa de liberalización comercial identificado como condición necesaria, aunque no suficiente, para promover un choque positivo a la productividad de las empresas brasileñas. El Mercosur no ha logrado construir canales institucionales que en cierta medida aíslen el proceso de integración de los gobiernos vigentes. Es un proceso de integración “presidencial” y, por tanto, depende de si hay o no coincidencia de pautas y el grado de empatía entre los presidentes. Avanzar en la reducción de aranceles de importación que tienen un efecto comprobado en la productividad, como bienes de capital, bienes de computación y telecomunicaciones, importantes para la expansión de la economía digital, podría ser una forma de iniciar negociaciones. El gobierno brasileño anunció en marzo que había reducido en un 10% estos aranceles de importación, que actualmente se encuentran en la lista de excepciones del Arancel Externo Común. Se trata de sectores poco diversificados en los países socios y el grado de resistencia puede ser menor. Si el momento no es oportuno, trabaje con excepciones. En el tema de flexibilizar los acuerdos, ya se han utilizado en las negociaciones con los países andinos calendarios con reducciones arancelarias negociadas bilateralmente. Se llama la atención sobre un tema destacado en el Blog da Conjuntura Econômica (https://bit.ly/3zJeGts) y en el Informe Icomex de junio (https://bit.ly/3xwn1yY). China gana participación en las exportaciones brasileñas con ventas de commodities. Sin embargo, es en el comercio con sus vecinos sudamericanos donde la industria manufacturera encuentra un canal para sus ventas al exterior. En los primeros cinco meses de 2021, el volumen de exportación de la industria manufacturera aumentó con las ventas de bienes de capital y bienes duraderos a países de América del Sur. Es aconsejable que el tema de la reforma del Arancel Externo Común no se convierta en “una cuestión de postura ideológica”. Para ello, todos los países cuentan con un cuerpo diplomático calificado que podrá orientar el proceso a través de una negociación que dé a todos la “percepción de que sus posiciones se han cumplido”. En el cargo de presidencia “pro tempore” es deseable que Brasil ejerza su rol de conciliador y mediador y no inicie situaciones de enfrentamiento. Respaldamos la importancia de impulsar el proceso de liberalización comercial. Reforzar los demás aspectos del Mercosur que no dependen del comercio de bienes, identificando negociaciones que faciliten las empresas que operan en la región puede generar un entorno más favorable para el tema de la liberalización unilateral o la reforma del Arancel Externo Común.

LEER BAKER VALLS PEREIRA

(*) Investigadora asociada de la FGV / Instituto Brasileño de Economía (IBRE) y Docente de la Facultad de Ciencias Económicas de la UERJ (Universidad Estatal de Río de Janeiro).

https://www.elpais.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA