El puerto de Montevideo, desde de la historia patria al porvenir

0
139

Por: EMILIO CAZALÁ

Con nuevos muelles y profundización y mejoras en el canal de acceso puede permanecer en la lista de los puertos elegidos por las líneas marítimas para concentrar cargas regionales. El puerto de Montevideo es sin lugar a dudas la joya en la corona de Uruguay” escribieron Fernand y Karine Huts (propietarios de Katoen Natie) en el prólogo del libro “El Puerto de Montevideo” del Dr. Juan Oribe Stemmer, publicado en el año 2015 y, reafirmando su interés por el desarrollo del mismo, la empresa familiar suscribió un acuerdo con el actual gobierno y comprometió recientemente la ejecución inmediata de importantes y costosas obras que habrán de completar la totalidad de las 58.5 hás. que abarcan el área de la concesión. Estamos convencidos que este es el camino adecuado para que el puerto de Montevideo, con nuevos muelles y profundización y mejoras en el canal de acceso, pueda permanecer en la lista de los puertos elegidos por las líneas marítimas para concentrar cargas regionales. Y son las obras de infraestructura a las que, desde el fondo de la historia hasta el presente, como el propio Dr. Oribe Stemmer recuerda, hace referencia el sexto gobernador de Montevideo, José Bustamante y Guerra, quien redactó en febrero de 1798 una solicitud al virrey del Río de la Plata, Antonio Olaguer Feliú, sobre la necesidad de realizar cuatro obras de importancia en el puerto: “La construcción del muelle de Montevideo, la de Pontones para la limpieza del Puerto y el formar dos escolleras sobre las restingas salientes del Cerro y punta de San Josef que sirvan de grande abrigo y de defensa de la entrada, con Baterías rasantes a bala roja en sus extremos”. Con el perdón de los historiadores, Bustamante y Guerra fue uno de los mejores marinos de su época y sabía muy bien de lo que hablaba. Había recorrido el mundo junto con el brigadier Alejandro Malaspina y conocía todos los puertos. Ante el Cabildo, el gobernador defendió sus proyectos de mejoramiento del puerto natural y advirtió que, de no ser contemplados sus planes, vendrían tiempos duros para la ciudad. Algunas de las obras por él solicitadas se fueron concretando junto con otras de gran necesidad para la navegación, como por ejemplo los faros costeros. “En todas las orillas de la costa de este virreinato, no se encuentra ni puede hallarse otro puerto con las condiciones estratégicas como el de Montevideo”, opinó ante el Cabildo el entonces capitán del Puerto de Montevideo, capitán de Fragata de la Real Armada, Fernando Soria Santa Cruz. Los habitantes de Montevideo querían asegurar el puerto para las nuevas generaciones. Después vendría el período cisplatino y más tarde el afianzamiento de la nación. Todo esto que hemos expresado nos afirma en el convencimiento de que el puerto de Montevideo ha sido receptor de barcos con millares de inmigrantes que contribuyeron al desarrollo de la nación, posibilitando el comercio exterior y no faltaron las cargas de trasbordo a los países de la región. En entrevista que hiciéramos al Ing. Rodolfo Laporta, Gerente de Proyectos de Terminal Cuenca del Plata, destacó que los trabajos que viene desarrollando la empresa implican la continuidad de los realizados a partir de 1900, cuando se construyeron las principales obras de abrigo. Sin embargo, agregó que está convencido que las obras comprometidas actualmente son de tal magnitud que, una vez concluidas, será un antes y después del puerto de Montevideo. Ofrecerá a las líneas marítimas y al comercio exterior local y regional, una terminal especializada de contenedores con cuatro puestos de atraque para buques con calado máximo de 14m, localizada en inmejorable ubicación en el puerto, conectada a la región mediante vía férrea y con acceso directo del transporte carretero circulando por el viaducto actualmente en construcción, todo lo cual le dará las herramientas apropiadas para constituirse en el ansiado hub regional. Laporta recuerda que la etapa de modernización del puerto tuvo comienzo en 1889 con un llamado a concurso de proyectos de obras de abrigo de construcción del puerto. En el libro “Historia del Puerto de Montevideo”, Parte 2 (1939), encomendado por la ANP al Ing. Eduardo García de Zúñiga se incluyen 21 anteproyectos de escolleras que muestran la relevancia y el reconocimiento que se adjudicaba a ese tipo de obras, imprescindibles para que el puerto pudiera mejorar las condiciones de abrigo y servicio a los buques. Laporta observa el pasado y resalta que ya en esa época había criterio formado que el puerto de Montevideo debía llegar a mayores calados, porque así lo demandaban la expansión comercial y el creciente tamaño de los buques y que esa misma mentalidad es la que nos induce a considerar que el Muelle Oeste, actualmente en etapa de anteproyecto, deba ser diseñado de modo que permita, en un futuro mediato, la operación de buques de hasta 16m de calado. Esperemos que estas ideas, que ni siquiera son nuestras, son marcadas por la propia historia, nos afirmen y sepamos hacer comprender que el puerto de Montevideo es el puerto de liderazgo de la región. https://negocios.elpais.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA