EL POTENCIAL DE LA CUENCA DEL PLATA:

0
2402
cuencan

SU TRANSFORMACIÓN EN UN ESPACIO DE DESARROLLO E INTEGRACIÓN Por Jorge Alejandro Suárez Saponaro.-Abogado – Magíster en Defensa Buenos Aires – Argentina

 

La Cuenca del Plata tiene un gran potencial para el desarrollo en los países que están insertos en ella.  En la magnífica obra del Dr. Nicolás Boscovich, Geostrategia para la integración regional (Editorial Ciudad Argentina, Buenos Aires, 1999) expone una serie de proyectos, la mayoría que duermen en algún archivo, sobre planes de desarrollo de la Cuenca del Plata. La puesta en marcha de dichos planes significará la transformación radical de las economías de las regiones ribereñas frente a las principales vías fluviales de la Cuenca del Plata. Las obras propuestas son calificadas como “obras hidroeconòmicas”. Va mas allá de construir embalses para generar energía. Sino la construcción de obras destinadas a generar energía, riego, navegación y control de crecidas. Estas obras además son un instrumento de integración y desarrollo de vastas regiones olvidadas o que se encuentran postergadas por la ausencia de conexiones a los mercados consumidores.  En materia de transporte significa reducir costos, tiempos y promover otras actividades, como la industria naval, que en nuestra región tiene escaso apoyo.

La Argentina tiene un papel central en el proceso de desarrollo de la Cuenca del Plata, por su ubicación geográfica. Este protagonismo puede ser utilizado como herramienta de acercamiento e integración.

La llamada “Hidrovía” Paraná – Paraguay puede incrementar su potencialidad si se realizan una serie de obras clave. Las mejoras deberán tener como objetivo la existencia de tres sectores bien definidos:

* Eje profundo de 40 pies del Paraná Inferior, entre San Martín – Rosario y el río de la Plata.

* Paraná Medio con 21 pies de profundidad hasta Corrientes- Resistencia con la construcción de futuros diques frontales.

* Río Paraguay, aguas arriba de Confluencia adaptado para navegación con barcazas de 1.500 t.

* Aprovechamiento Múltiple del río Bermejo.

* Eje fluvial del río Uruguay. Las obras propuestas incluyen nuevas represas en la frontera argentino – brasileña, obras en Salto Grande que faciliten la navegación aguas arriba y la conexión entre los ríos Paraná y Uruguay por medio de un canal navegable.

La cuenca del río Bermejo aporta  92 millones de m3 de sedimentos que terminan en el río de la Plata. En los años 60 se hicieron estudios destinados al uso de este rio, con el objetivo de desarrollar el Gran Chaco. Esta región postergada y generalmente noticia sobre su escaso grado de desarrollo y pobreza, las obras propuestas para el río Bermejo, no solo permitirán aprovechar cada cm3 de agua para riego y promover el desarrollo, sino para transformarlo en vía navegable con barcazas y la posibilidad de que el Chaco sea una región donde se puedan criar unas diez millones de cabezas de ganado.  La construcción de canales de usos múltiples permitirán crear fuentes de agua potable, generar energía, riego para millones de hectáreas y vía navegable, además de controlar los millones de m3 de sedimentos que van a parar a los ríos Paraná y de la Plata. El control de millones de m3 de sedimentos, son ahorros en millones en costosos dragados.

El Paraná Medio cuenta con una serie de características que gracias a la construcción de embalses en la zona de Patí, Chapetón e Itatí compartido con Paraguay, permitiría la creación de un eje profundo que permitiría navegación de buques de 21 pies hasta Puerto Barranqueras.  En lo que respecta al Alto Paraná, una serie de obras que incluye las represas de Itatí, Yaciretá (construida) y Corpus no solo permitirá generar energía eléctrica a bajo costo, sino el control de crecidas y hacer navegable el río Paraná hasta Iguazú. Nos dice el Dr. Boscovich que previo a este complejo de embalses, es prioritario construir previamente las obras del río Bermejo (dique Zanja del Tigre y obras asociadas) para controlar los sedimentos; la presa Itatí, que permitiría un eje navegable hasta Iguazú para embarcaciones de 21 pies, la represa argentino – brasileña sobre el río Uruguay de Garabí para la transferencia  de caudales en determinados períodos, para maximizar operación de la centrales hidroeléctricas, cumpliendo el Lago Iberá un rol particular para neutralizar crecidas extraordinarias. Asimismo este lago tendrá conexiones por canales con las centrales de Garabí y Yaciretá. Esta conexión permitirá que la producción paraguaya tenga acceso directo al puerto uruguayo de Nueva Palmira.  Las obras a lo largo del río Paraná, permitirá por ejemplo que las producciones mineras y agrícolas del Chaco argentino, el Noroeste Argentino, el Oriente boliviano, Paraguay y el Matto Grosso tengan las facilidades para acceder a los puertos fluvio – marítimos aguas abajo. Esto hará rentable un sinnúmero de actividades económicas, especialmente agrícolas, mineras e industriales, especialmente industrias siderúrgicas, dado la cercanía de materias primas, bajo costo de transporte,  salarios competitivos, etc.  Esta producción precisará millares de barcazas, buques de diversos tipos, construcción de kilómetros de muelles,  construcción de vías férreas, carreteras, camiones para transportar las cargas, generando empleos y desarrollando áreas postergadas. La abundante energía barata permitirá la radicación de industrias claramente orientadas al mercado externo.

En el marco de este vasto proyecto de desarrollo se inserta la Cuenca del Río Uruguay, transformándose en un eje complementario al eje principal Paraná – Paraguay. Las obras a realizar abarcarían:

* Interconexión con el río Paraná.

* Eje profundo corto en la desembocadura del río de la Plata.

* Construcción de la represa Pepe Ají a realizarse en el km. 230/40, dotada de una esclusa para facilitar la navegación hasta Salto Grande. Este proyecto data desde 1981.

* Eje semi produndo hasta Concepción del Uruguay 23/25 pies.

* Eje de 15 pies hasta Garabí con conexión por medio del río Aguapey hasta Yaciretá.

Este conjunto de obras, sin entrar en detalles técnicos para no aburrir al lector, le permitirá desarrollar la cuenca del Uruguay,  con un reducido hinterland, lo que hace inviable cualquier proyecto de navegación/desarrollo sin conexión con la Hidrovía Paraná – Paraguay. Las obras deben permitir la navegación de embarcaciones hasta 8.000 t.

El Mercosur ha sido escenario de muchas disputas comerciales y cuestiones cortoplacistas. Los países que forman parte de la Cuenca del Plata deberían sentarse y acordar programas de desarrollo y aprovechamiento de los enormes ríos que surcan nuestros países. Son obras costosas, pero cuya inversión se recuperará con el desarrollo económico y la llegada de inversiones.  Transporte barato, abundante energía eléctrica, puertos, fácil acceso a grandes mercados consumidores y la existencia de regiones con un gran potencial en materia agrícola, forestal y minera, transforman a la Cuenca del Plata en una suerte de “Nuevo Ruhr Sudamericano”. Los mercados de la producción de la región platense estarán en el Extremo Oriente (China, especialmente) y la India, grandes consumidores de alimentos en las próximas décadas.

– En el caso argentino significará la expansión de su economía, de una manera nunca pensada, expandiendo su frontera agropecuaria, incorporando nuevas regiones a la economía global. La dependencia de petróleo y gas importado caerán, y esos miles de millones de US$ podrán ser destinados a inversiones estratégicas. Brasil, desarrollaría la zona centro – sur del país, facilitando el acceso de dicha zona a nuevos mercados, gracias al abaratamiento de costos de transporte. En el caso de Bolivia, su región oriental también tendrá su impacto en materia agrícola y minero. Las inmensas reservas de hierro de la zona podrán alimentar las acerías que se instalarán en la cuenca aguas abajo. Paraguay se beneficiaría ampliamente, dado los costos de transporte, las facilidades para buques de hasta 20.000 y la posibilidad de tener acceso directo a los puertos uruguayos por medio de la interconexión entre la Cuenca del río Uruguay y la Hidrovía Paraná – Paraguay por medio de un canal a través del río Aguapey. Las nuevas obras en la cuenca del río Uruguay, el incremento de la profundidad para embarcaciones de 8.000 t incrementará el potencial de los puertos uruguayos.-Esperemos que pronto nuestros liderazgos políticos perciban la magnitud del potencial del río de la Cuenca del Plata, para el desarrollo de nuestros países. Si queremos salir adelante y salir del subdesarrollo, no tenemos otro camino que integrarnos.

“SI AQUELLOS QUE DIVIDEN IMPERAN, QUIENES SE UNEN PREVALECERÁN”

DEJA UNA RESPUESTA