EL CANAL LATERAL O CANAL DE LA MAGDALENA EN EL RÍO DE LA PLATA

0
1819
mg11

(Por el Prof. Dr. Edison González Lapeyre)

En el correr del año 2013, el ex Canciller Luis Almagro, se enteró por la prensa, que la delegación uruguaya ante la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP), en el año 2005, había prestado su consentimiento al proyecto argentino para construir un canal a partir del Codillo de una extensión aproximada de  53 kilómetros, lateral a la costa argentina, que implicaba el abandono del canal de Punta Indio.

En un primer momento,  el citado ministro,  informó a la Comisión de Asuntos Internacionales del Senado que se trataba de un “consentimiento primario”, pero luego dispuso que se formulara por la delegación uruguaya ante la CARP un firme planteo con 40 preguntas ante ese proyecto argentino. Lo cierto es que la oposición uruguaya no significó, en la práctica, ningún obstáculo para que el gobierno argentino continuara llevando a cabo esa iniciativa, llamando a licitación a esos efectos, que ha culminado en una primera etapa, con la adjudicación de los trabajos, en forma conjunta a Ian de Nul Group y a la Compañía de Construcción de Comunicaciones de China (C.C.C.C.). Este canal fue proyectado y propuesto desde hace larga data, porque la política exterior argentina sobre los recursos fluviales, marítimos y portuarios ha sido y es, debidamente planificada. En ese sentido  cabe recordar lo que exponía, hace 25 años,  en su libro, “El Mar que no miramos” (Buenos Aires 1990, p. 139), el Capitán Horacio Salduna,  que a la fecha de publicación de esa obra, era vicepresidente de la delegación argentina ante la CARP y que tenía una enorme influencia en el gobierno del Presidente Menen.

Salduna, que me honró con su amistad, luego de plantear formas de cooperación en el área fluvial y marítima con el Uruguay, expresaba: “Claro está que en este punto la ROU debería aceptar ciertas condiciones básicas para la Argentina. C- Rectificación del Canal Punta Indio. La traza de este canal atravesado a las líneas de corrientes, se debió a la indefinición en materia de límites mantenida hasta la firma del Tratado de 1973 y a fin de preservar la entrada del Río de la Plata dentro de la soberanía argentina. Actualmente esto no tiene razón de ser y convendría rectificar dicha traza en dirección a la Zona B de transferencia. La nueva traza permitiría mayor economía en el mantenimiento del dragado del canal no sólo por menor sedimentación sino también por ser de menor longitud el nuevo tramo”. Nuestra Cancillería no se dio por enterada, como hemos visto hasta el año 2013, del  proyecto de la referencia y lo que es peor, no tomó conocimiento que en el año 2005, la delegación uruguaya ante la CARP, sin contrapartida de clase alguna, consintió ese nuevo trazado del canal principal de navegación del Río de la Plata. Ahora, nos encontramos frente a un hecho consumado y es imprescindible analizar y establecer cuál será la política de nuestro país cuando el canal Magdalena esté terminado y se genere el abandono del canal de Punta Indio por las autoridades argentinas, alejando el canal principal de navegación del Río de la Plata del puerto de Montevideo. Las acertadas declaraciones del Canciller Nin Novoa y la actividad que en forma eficiente está llevando a cabo el Dr. Felipe Michelini, que es el nuevo presidente de la delegación uruguaya ante la CARP,  y que ha logrado un éxito importante, al culminar, recientemente, la licitación  del dragado de los canales de Martín García, nos indican que nuevos vientos están soplando en nuestro Ministerio de Relaciones Exteriores.- Por ello, esperamos que esos nuevos vientos inspiren la elaboración de una política exterior inteligente y coordinada, especialmente en los temas marítimos y portuarios, que nos permitan franquear los obstáculos que, en esta materia,  se nos han venido planteando por nuestros hermanos de allende el Plata.

 

DEJA UNA RESPUESTA