El cambio climático calienta también los mercados agrícolas

0
75

La sequía en el suroeste de Canadá y EEUU disparó los precios del trigo Los fenómenos meteorológicos extremos son cada vez más frecuentes y provocan agitación en los mercados agrícolas, amplificando la inestabilidad y haciendo subir los precios de algunos productos como el trigo, el café o el algodón. Son “las condiciones meteorológicas las que han provocado tensiones en el mercado” últimamente, dijo a la AFP Geordie Wilkes, inversor de Sucden. Tras una helada histórica en Brasil en julio, los precios del café arábica se dispararon un 35% en cinco sesiones y desde entonces se han establecido en máximos, en más de US$ 2 la libra en el ICE Futures US de Nueva York. Unos meses antes, una sequía en el país hizo que los precios del maíz se dispararan más de un 20% en siete sesiones, hasta superar los US$ 7,5 el bushel (unos 25 kg) en la bolsa de Chicago, aunque luego retrocedieron. La sequía de principios de año en el suroeste de Canadá y en las llanuras del norte de Estados Unidos también disparó los precios del trigo, que siguen cotizando a un máximo histórico de casi US$ 300 la tonelada de trigo blando en el mercado Euronext.

Wilkes cree que habrá que vigilar cada vez más estas situaciones, sobre todo porque el último informe de los expertos en clima de la ONU (IPCC) publicado hace algunos meses predice que la frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos -inundaciones, incendios, tifones, sequías- se acelerará.

Dependencia geográfica

“La frecuencia de este tipo de eventos en los últimos años nos hace pensar que los precios de las materias primas agrícolas seguirán siendo altos” en el futuro, afirmó Carlos Mera, analista de Rabobank.

“Debido a que se cultiva principalmente en el altiplano [de Brasil], donde las condiciones meteorológicas pueden fluctuar más fuertemente y las pérdidas de las cosechas pueden ser más graves”, el café es la materia prima agrícola más propensa a este tipo de convulsiones, dijo el analista de Commerzbank Carsten Fritsch. La inestabilidad de los precios también se hace más frecuente por las limitaciones de las herramientas que utilizan los inversores para anticiparse a las condiciones meteorológicas en las principales zonas de producción.

“Estamos comprobando que las previsiones meteorológicas a corto y medio plazo son menos fiables”, declaró a la AFP un inversor del mercado del café, “ya que se basan en datos históricos cada vez menos fiables”. Esto añade incertidumbre y contribuye a las grandes fluctuaciones de precios”, explicó, citando diferencias de “más de 10 céntimos para el arábica en una sola sesión, lo que es enorme”.

Efecto dominó

Algunos productos agrícolas también se ven influidos indirectamente por estos fenómenos meteorológicos más frecuentes y extremos. Los sucesivos huracanes en el Golfo de México este año, por ejemplo, causaron daños en las instalaciones petroleras estadounidenses, tanto en tierra como en el mar. El efecto de esta súbita e inesperada caída de la oferta de crudo del mayor productor mundial, en un mercado ya restringido, hizo que el precio del petróleo se disparara, lo que repercutió directamente en el precio del azúcar. El aumento del precio del oro negro favorece el uso de la caña de azúcar para producir etanol, lo que limita la cantidad de azúcar disponible en el mercado. También afecta el precio del algodón, cuya demanda aumenta frente a las fibras sintéticas más caras. El precio de la libra de algodón sigue rondando los US$ 1,20 esta semana, un precio que no se veía desde hace más de 10 años. Fuente: AFP  https://www.elobservador.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA