Contenedores y seguridad: No se puede o ¿no se quiere?

0
54

Para quienes no somos expertos en el tema, digamos que el sistema de precintado de los contenedores, precintados es un sistema impuesto en todo el mundo, grosso modo consiste en precintar en el origen, supuestamente ante la presencia y el control de las autoridades correspondientes, a los que cabe saber y dar fe del contenido de cada contenedor en cada caso y luego recién se abre y controla en su destino. En medio de su viaje este contenedor puede llegar a diferentes puertos y lugares en los que no puede abrirse, ni controlar, porque supuestamente en la documentación correspondiente consta su contenido y demás aspectos. Esto significa que puede pasar por varios y determinados puntos. Teóricamente es un sistema irreprochable, muy ventajoso y una forma muy conveniente de disminuir el papeleo y la burocracia en el rubro. Pero la realidad indica que muy lejos de esto, el sistema falla, a tal punto que es uno de los más utilizados por el narcotráfico. Este sistema ha sido corrompido y en su origen o en algunos de los puntos en que tocan estos contenedores «intocables» son violados, adulterada su carga y «burlado» el sistema.

En realidad todos sabemos donde se «contamina» el sistema, quien lo hace y donde.

Si realmente se quisiera luchar contra estas acciones se evitaría que los puertos estuvieran dominados por verdaderas «mafias», las que se consideran due;as de cada puerto y de las cargas. En realidad en estos lugares siempre hay «manos negras» que son manejadas por «don dinero» y son los que determinan lo que entra y lo que sale en cada barco. La llegada de contenedores con drogas, miles de toneladas de ella en puertos de Europa, reafirma lo que decimos. Se sabe en que barco ha llegado, cual ha sido el origen de los contenedores y supuestamente el contenido de ellos, aunque la realidad indica otra cosa. Estamos hablando de millones de dólares o euros en droga y por lo tanto el poderío económico de estas mafias es muy grande. Dejemos de jugar las escondidas. Todos sabemos cómo se manejan estas cosas, quién y donde lo hacen, pero basta con que aparezca una sospecha para que «don dinero», determine que debe dejarse todo quieto, Es preferible entregar algún cargamento que arruinar este sistema que dominan. Todos sabemos cuáles son los puertos «sucios» donde mandan determinadas mafias, pero nadie quiere llegar realmente a desbaratarlas. https://diarioelpueblo.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA