Carlos María Uriarte, el sector pesquero nacional y la buenaventura

0
296

Por: JUAN M. OTERO FERRÉS

El pasado 18 de febrero, convocados por el designado nuevo Ministro de Ganadería Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte y su equipo, se reunieron en la sala 17 del Anexo al Palacio de la Leyes, diversos actores del sector pesquero nacional. Armadores, industriales, acuicultores, técnicos, pescadores artesanales, ingenieros pesqueros/acuícolas, emprendedores y también referentes nacionales de destacada trayectoria en áreas de derecho internacional/jurisdicción marítima y naval. Lo primero a destacar es la franca amabilidad, disposición y avidez de los convocantes por conocer al sector del cual sus propias palabras conocen poco. Durante tres horas se presentaron los convocados, expusieron sus problemáticas, interpelaron a las recientes administraciones de los diversos organismos que son parte de la actividad, plantearon soluciones y hasta soñaron en voz alta; todo esto ante los atentos oídos de un Ministro que dio la pauta no sólo de entender a cabalidad todo lo expuesto, sino de haber quedado mirando hacia el mar con ganas de saber más, quizás por unos instantes sintiéndose uno más.

Claro, es que en resumen, dichos planteos no distan de los de cualquier representante del sistema productivo nacional, salvo el ámbito natural en el que se desarrolla. Poseedor de la virtud del buen escucha, mirándolos a los ojos, respondiendo a cada uno, remarcando siempre que esta administración será diferente; se caracterizará por el diálogo abierto y frontal atendiendo como propias todas las necesidades, dificultades o planteos del sector. Esa actitud fue suficiente para reanimar al desanimado y revivir la ilusión del emprendedor. Fue unánime al finalizar el sentimiento de los convocados de otorgar todos los votos de confianza a la nueva administración y que a pesar de la difícil situación que se vive, trabajar todos juntos es el verdadero camino. Otro Uruguay pesquero/acuícola es posible, plantearse un horizonte de 5 años previa reestructura de la actual DINARA, promoviendo la constitución de nuevas PYMES familiares y Cooperativas, nuevo y ágil esquema de distribución de cuotas, triplicar el volumen de exportaciones y generar 15000 nuevos puestos de trabajo directos no es utópico. No sólo la suerte hace a la buenaventura del marino, ni su destreza. También precisa una buena tripulación, un puerto que le de cobijo y por supuesto una hoja de ruta que delinee su derrotero. Ese Uruguay pujante y generador de riqueza en todos sus términos es posible; con todos los actores alineados trabajando en conjunto la buenaventura está más cerca de lo imaginado. La inversión más importante es reconstruir la esperanza quebrada y eso comenzó el 18 de febrero. ¡Bienvenido y buenos vientos Timonel Carlos María Uriarte!   Juan Otero Ferres

DEJA UNA RESPUESTA