El Brasil y el Río Uruguay

1
193

Considero particularmente positivo que el General (r.) Guido Manini Ríos se haya trasladado al Brasil para conversar sobre cuestiones que conciernen a ambos países y , en especial, que lo haya hecho con autoridades de Río Grande do Sul donde se analizaron temas de integración regional. Según el mismo manifestó se consideraron diversos  proyectos entre los cuales, tres llamaron mi atención, el relativo al Río Uruguay, el proyecto fluvio-lacustre que uniría Charqueada a través de la Laguna Merín con terminales portuarias de Rio Grande do Sul y el puerto de aguas profundas proyectado en el Norte de ese Estado. A continuación me referiré al primer punto y en otra nota a los dos siguientes. La posibilidad de habilitar la navegación del Río Uruguay  más allá de la represa de Salto Grande ofrece enormes obstáculos que, en mi opinión, sintéticamente son los siguientes:

1.-Si bien, en esa represa, existe una esclusa pasa-barcos se requiere la instalación de los equipos electromecánicos necesarios para su operativa y  el conectarla al canal de navegación del Río Uruguay que llega hasta el Salto Chico. Al respecto hay distintas iniciativas, para sortear los roquedales de Salto Chico, entre las que se destacan la del Capitán de Navío (r.) Eduardo Lafitte y la del Ingeniero Guillermo Dubosc, dirigidos a conectar la esclusa de  la represa mediante un canal de navegación lateral utilizando el arroyo San Antonio que requiere una inversión muy importante.

2.-  Pero además  no basta con sortear aguas arriba a la represa de Salto Grande para continuar por el embalse  hacia el tramo del río que Argentina comparte con Brasil  ya que sería necesario solucionar el obstáculo que plantean los roquedales de Itacumbú que están constituidos por restingas y rocas que, desde Itacumbú, se extienden hasta la altura de Monte Caseros  y que son de muy difícil y costoso derrocamiento.  

3.-A esa problemática, es necesario agregar el obstáculo que puede generar la falta de suficiente gálibo en el puente sobre Uruguayana- Paso de los Libres, denominado Juan P. Justo- Getulio Vargas que inhabilitaría embarcaciones de relativo porte.

4.- Asimismo, será necesario resolver el obstáculo que plantea  la represa de Garabí o Garruchos, proyectada entre Argentina y Brasil, aproximadamente, a 240 kilómetros al Norte del Río Cuareim, que, por lo menos en su proyecto original, no prevé esclusa pasa barcos.

5.- Por último, hay razones de geopolítica que la diplomacia brasileña hábilmente no devela. Al Brasil no le interesa que sus cargas se trasladen por el tramo que el Uruguay y la Argentina comparten en nuestro río epónimo, ni tampoco que puedan navegar por el Río de la Plata y ser embarcados en puertos de los países platenses. En los once años en que me desempeñé como presidente de la delegación uruguaya ante la CARU fueron varias las propuestas que le realicé a diplomáticos y a autoridades del Brasil para constituir una Hidrovía en el Río Uruguay y el acordar con Argentina la creación de una verdadera comisión fluvial integrada por todos sus ribereños. En todos los casos, la respuesta fue que el proyecto era interesante, que lo iban a estudiar con mucho cuidado, etc. En el idioma de la diplomacia de ese gran país, eso quiere decir que NO…

Dr. Edison González Lapeyre . UVM  

NOTA: UVM se complace en contar con tan distinguidos lectores y aprecia muy particularmente que su condición actual de ser el portal marítimo con mayor cantidad de lectores en la región, sirva para difundir las muy ilustradas opiniones e informaciones que aportan asociados como el Señor C/N(R) Yamandú Flangini y personalidades del nivel y trayectoria del Prof. Dr. Edison González Lapeyre cuya gentileza y amistad nos honra. Vaya a ellos nuestro reconocimiento; y seguramente, el de todos nuestros amables lectores.  Dr.  Carlos Olave Castro

1 COMENTARIO

  1. Coincido en un total con lo por el Der. Goanzalez Lapeyre, acotando que incluso existe en el Acuerdo Afrgentino – Brasil de obras hidroelectricas en el Río Uruguay, un perfil más cerca de nuestra frontera como es el de San Pedro, algo al sur del Ybicuy, que tampoco tiene previsión de obras de navegación.
    El río Uruguay, al Norte de Salto Grande presente graves dificultades por la continua presencia de un lecho rocoso, con varios desniveles al nivel de saltos o correderas.
    El desvio por el arroyo San Antonio, fisicamente es de muy alto costo, dificil de justificar con su utilidad, pero además tiene una situación jurisdiccional al pasar a ser parte del Canal Principal no fácil de sortear.

DEJA UNA RESPUESTA