¿Son los buques autónomos una amenaza para la demanda de gente de mar?

0
69

Se espera que impacto de la automatización y digitalización de los buques sea limitada a mediano plazo. La evolución de los buques autónomos tendrá importantes repercusiones sobre la demanda de gente de mar, las necesidades de formación y los costos de personal. La tripulación sigue siendo el principal costo en las operaciones de los buques, lo que representa casi la mitad de los gastos típicos en la operación de los buques. En un reporte, Drewry cuestiona qué significa este avance tecnológico para la demanda de la gente de mar y sobre las tendencias para las que deberían prepararse los armadores De acuerdo con Drewry, la adopción del transporte marítimo autónomo puede no ser tan rápida como esperan muchos observadores del sector. Las razones para ello incluyen: beneficios económicos poco claros, altos costos de inversión, importancia de los cambios requeridos en el régimen regulatorio y tarifas variables de adopción, dependiendo del sector y de la geografía. Sin embargo, a pesar de ello, los armadores y los operadores deberían seguir planificando las futuras necesidades de tripulación de los buques semiautónomos a medio plazo. En la reciente publicación de Drewry, Manning Annual Review & Forecast 2019/20, se identifican algunos de los probables cambios en el mercado laboral de la gente de mar como resultado de una mayor automatización.

Cambios en las estructuras salariales

Las funciones de la gente de mar con las habilidades y la experiencia necesarias para operar en entornos automatizados probablemente requerirán el pago de primas. A modo de ejemplo, un oficial de posicionamiento dinámico cobra entre un 10% y un 20% más que la gente de mar del mismo rango. En el caso de los buques de GNL, tanto los períodos de servicio como las vacaciones mensuales son generalmente más cortos que en el caso de otros buques mercantes de gran calado. Esta situación se ha desarrollado como una forma de atraer y retener a la gente de mar con la experiencia y las competencias necesarias. El efecto de estas primas salariales y condiciones de empleo será un aumento de los costos unitarios de personal, aunque el impacto global puede verse atenuado por la reducción del número de personas a bordo. Dependiendo de la rapidez con que se pongan en marcha los sistemas automatizados, un retraso en el suministro de la gente de mar podría provocar un aumento de los costos. La inflación salarial se remarcará si se producen retrasos prolongados entre el crecimiento de la demanda de determinados conjuntos de competencias relacionadas con la tecnología y la oferta disponible de tripulaciones aptas. Por lo tanto, los operadores de buques deberán disponer de estrategias de formación para garantizar que en el futuro se disponga de suficiente mano de obra cualificada.

Cuellos de botella

Por otro lado, los cuellos de botella en las escuelas de formación podrían aumentar la presión sobre la oferta y los costos. Por lo tanto, es posible que las empresas tengan que considerar de dónde obtendrán un número suficiente de marinos con conocimientos de informática en caso que se requiera conocer los sistemas digitales a gran escala, y no sólo a través de unas pocas funciones especializadas. Los cursos universitarios deberán ser diseñados y aprobados para proporcionar la formación pertinente. Aumentar las habilidades podría incrementar la proporción de personal de apoyo. Dado que es probable que sea necesario aumentar el tiempo de formación para mantener las habilidades actualizadas con mayor regularidad, esto tendrá un efecto en la proporción hombre-litera. En un análisis relativamente conservador, Drewry cree que el aumento de la automatización podría llevar a un aumento de las proporciones de reservas globales del 2%. Esto reflejaría tanto el aumento de la formación en tierra como un mayor tiempo de familiarización con los sistemas de los buques cuando se producen cambios de tripulación.

Reducción de vigilantes

Una de las principales ventajas de la automatización sería la reducción de la necesidad de personal de vigilancia. Si los sistemas digitales pudieran reducir de forma fiable la necesidad de vigilantes humanos, las horas de descanso serían menos significativas. El elemento humano restante a bordo podría potencialmente operar el buque con menos apoyo, ya que el número de oficiales de cubierta viene determinado en cierta medida por la cantidad de descanso necesario entre períodos de guardia. En este punto es donde los beneficios económicos actuales de la automatización son especialmente poco claros, ya que los buques necesitarán tener respaldo, al menos, de todos los sistemas, lo que supondría un enorme coste de capital para la mayoría de los buques de la flota mercante. En el contexto de los informes sobre los efectos de la digitalización y de la supuesta reducción de la demanda de mano de obra en el mar, es probable que los jóvenes tengan menos probabilidades de considerar la profesión de marino como una carrera profesional. Por lo tanto, parece prudente que los armadores y los operadores tengan cuidado de mantener los beneficios positivos de las profesiones marítimas para garantizar que sigan obteniendo mano de obra durante todo el tiempo que la necesiten. https://mundomaritimo.cl

DEJA UNA RESPUESTA