Construcción naval: Pese a recuperación desde 2017 bajos niveles preocupan a los astilleros del mundo

0
158

Incertidumbre en el corto plazo vuelve a los inversores más cautelosos al planificar nuevas órdenes. De acuerdo a VesselsValue, la guerra comercial entre EE.UU. y China sigue su curso y aún está por verse cuán negativo será su impacto en el crecimiento económico mundial y en el transporte marítimo. Tras el accidente en una mina de hierro en Brasil y los actuales acontecimientos geopolíticos, es probable que el total de órdenes de todos los sectores disminuya en el corto plazo, lo que representa un riesgo a la baja para la evolución positiva de los precios para las nuevas construcciones. En suma, tras el aumento total de las órdenes de construcción (de graneleros, petroleros, contenedores, gas) en el primer semestre de 2018, el ritmo se ralentizó. La sensación general es positiva y se prevé que los precios de los buques aumentarán, pero es probable que la incertidumbre en el corto plazo haga que los inversores adopten una postura más cautelosa a la hora de realizar sus nuevos pedidos. Aunque el portafolio total de órdenes de buques ha aumentado desde su nivel más bajo en 2017, sigue estando a niveles que preocupan al sector astillero, lo que deja a los inversores y a los armadores con la ventaja en las negociaciones de los precios de la construcción de nuevos buques. Se espera que la vigencia de la normativa IMO 2020, a partir del 1 de enero, la reducción de la velocidad de la navegación, reduzcan la capacidad de oferta en el futuro.

Sector portacontenedor

Los volúmenes del transporte de contenedores en las principales rutas comerciales (de Asia a América del Norte y de Asia a Europa) se mostraron fuertes durante el invierno (septentrional) de 2018. La razón principal de las mayores tasas de crecimiento en la ruta hacia América del Norte fue la Guerra Comercial en curso con China, donde las navieras transportaron bienes con mayor rapidez ante el esperado aumento de los aranceles por parte de EE.UU. previsto para el 1 de marzo de 2019. Las manufacturas transportadas han disminuido drásticamente desde finales de 2018 y los indicadores de la demanda industrial apuntan a niveles aún más bajos a corto plazo. Las tasas de crecimiento serán más bajas en la segunda mitad de 2019 y en la primera mitad de 2020. En Europa, tanto la confianza de los consumidores como los indicadores de la demanda industrial están disminuyendo, pero los volúmenes importados están creciendo hasta ahora. Esta tendencia positiva se frenará hacia el Año Nuevo, pero repuntará en 2020. Las tarifas trimestrales de seis a 12 meses para los buques Post-Panamax se ha incrementado y ahora se encuentran en niveles comparables al peak de 2018 para los buques de 6.500 TEUs, y por encima del mismo peak para los de 8.500 TEUs. En el caso de los más pequeños, las tarifas de flete se desplazaron de forma horizontal en el primer trimestre. Los valores para los buques Post-Panamax de segunda mano aumentaron en 2019, mientras que los buques feeder se movieron horizontalmente o levemente hacia arriba. La velocidad de navegación dispuesta en el futuro será vital para el rumbo del mercado. Se espera que la implementación de la normativa IMO 2020 mantenga la velocidad en los niveles actuales o ligeramente por debajo, y aumente el número de unidades contratadas a corto plazo. Esto reducirá la capacidad de oferta en el período proyectado y el equilibrio del mercado se endurecerá. Por lo tanto, se proyecta que las tarifas de flete aumenten hacia 2022. En tanto, el desguace ha seguido aumentando, convirtiendo a los portacontenedores en la clase de activos más desechada este año. 60k TEUs han sido descartados en el primer trimestre de este año. Y más importante, los transatlánticos siguen reduciendo la velocidad para gestionar los costos y reducir la capacidad, lo que frenará el crecimiento de la oferta.

Sector granelero

La demanda fue impactada negativamente por el accidente de una mina de hierro de Vale en Brasil, siendo superada por el crecimiento de la oferta durante el primer trimestre de 2019. El comportamiento del mineral de hierro y del carbón ha ejercido una considerable presión al alza sobre las tarifas de los fletes de carga granelera después de haber disminuido drásticamente durante la mayor parte del primer trimestre. Las tarifas de los fletes de buques Capesize se han cuadruplicado con creces (de 3.500 US$/día a 19.500 US$/día), mientras que otros segmentos han aumentado moderadamente o se han mantenido estables durante el segundo trimestre. De acuerdo al reporte de VesselsValue, el crecimiento de la demanda de graneles debería seguir siendo impulsado por el crecimiento económico mundial, las inversiones en infraestructura estimuladas por China y el comercio marítimo de carbón a China y Asia. Sin embargo, se proyecta que el crecimiento de la demanda disminuya durante 2021 y 2022 debido al menor crecimiento económico mundial. Desde el lado de la oferta, el desguace ha seguido aumentando en comparación con el primer trimestre y las órdenes se han mantenido bajas. Sin embargo, los precios de la construcción de nuevos buques han disminuido y la demanda de la actividad de construcción naval ha aumentado desde los mínimos de 2017, sentando las bases para nuevos aumentos de precios. Los valores se debilitaron marginalmente durante el segundo trimestre después de permanecer estables durante el primer trimestre. Se proyecta que las entregas aumentarán a medida que los nuevos buques encargados durante el mini boom de 2017/18 ingresen al mercado durante 2019 y 2020, con una flota granelera que seguirá creciendo un promedio del 3,3% en los próximos dos años. Se estima que las órdenes se mantengan bajas, lo que debería garantizar un crecimiento más moderado de la flota durante 2021 y 2022.

Sector tanquero

Los precios de los buques han mostrado un desarrollo positivo, aunque los buques tanque de productos han quedado rezagados con respecto a los de mayor tamaño.  En la proyección se observa un aumento del valor de los tanqueros de nueva construcción y de segunda mano. Al mismo tiempo, la Guerra Comercial en curso sigue ensombreciendo las perspectivas de desarrollo económico. Una bastante posible intensificación del conflicto daría un impulso potencial a la confianza en el segundo semestre de 2020, pero hasta el momento, la resolución sigue siendo muy incierta. El crecimiento previsto de la demanda toneladas-milla, junto con la ralentización del crecimiento de la flota, a su vez ayudada por el aumento del desguace, mejorará los ingresos y los valores de los petroleros. La anticipación de menore pedidos en 2019, causada por el actual entorno geopolítico inestable, ayudará al equilibrio hacia el final de la proyección, aunque el impulso positivo puede enfriarse a medida que la demanda más débil se haga sentir. El rumbo del sector dependerá, por supuesto, de la evolución de la producción de petróleo en países no pertenecientes a la OPEP (EE.UU.) y a la OPEP, del consiguiente precio del petróleo y de su impacto en la demanda en países que lo requieren como China y la India. Además, los patrones comerciales siguen evolucionando, con cambios más evidentes en el Atlántico (EE.UU.) para el crudo y en el Lejano Oriente para los productos refinados. En cuanto a la construcción de nuevos buques petroleros, el aumento del valor de los fletes y una sensación positiva deberían garantizar que el valor de los activos continúe al alza y se acelere hacia finales de 2019. El desguace en el primer trimestre ha sido de 1,7 millones de toneladas, el menor desde el segundo trimestre de 2017. Las órdenes ascendieron a 6 millones dwt en el primer trimestre de 2019, frente a los 3 millones dwt en el cuarto trimestre de 2018.

Sector GLP

Los ingresos de los VLGCs mejoraron notablemente en el segundo trimestre de 2019, ya que la producción estadounidense de GLP siguió aumentando en un período de bajo consumo local. El creciente excedente de GLP se exportó a Asia, América Latina, África y Europa y creó un firme incremento de la demanda de transporte marítimo. Las exportaciones fuera del Medio Oriente se han reducido. Sin embargo, el comercio interasiático está creciendo y se han mantenido los niveles de las tarifas. Los buques presurizados han visto sus ingresos ligeramente reducidos en una tendencia estacional normal. Se proyecta que las ganancias de los VLGCs se mantengan fuertes en los próximos años, aunque puedan ocurrir fluctuaciones estacionales. Los principales impulsores son el crecimiento y los cambios en las exportaciones estadounidenses, principalmente de propano y butano. Los MGCs se beneficiarán de una oferta creciente de GLP y de un creciente comercio de amoníaco. Para los buques de GLP, se espera un endurecimiento moderado del equilibrio del mercado, afectado por las guerras comerciales y la reducción de la producción. El crecimiento del tonelaje será moderado. Los precios de las nuevas construcciones para los segmentos VLGC y MGC para el mercado del GLP se verán afectados por la mejora de las tarifas chárter y por una sensación positiva, lo que debería garantizar que los valores de los activos continúen al alza en 2019 y en 2020. También se prevé un aumento moderado del valor de los activos de Handys y de los buques de GLP más pequeños. https://www.mundomaritimo.cl

DEJA UNA RESPUESTA