Transporte marítimo entra en modo de supervivencia frente a la crisis del coronavirus

0
95

La demanda está cayendo y las cadenas de suministro están en peligro. Las compañía de transporte marítimo mantienen el comercio del mundo en movimiento a medida que los gobiernos intentan conservar sus economías firmes. Sin embargo, la crisis por la propagación del coronavirus (Covid-19) ha obligado a muchas navieras a entrar en modo de supervivencia, informó The Wall Street Journal. El jefe de Investigación de Allied Shipbroking, George Lazaridis, afirmó que “la demanda está cayendo y las cadenas de suministro están en peligro (…) Nadie sabe cuándo se levantarán las restricciones y la industria está en una batalla por la supervivencia”. Muchas operaciones de transporte, incluidos los operadores de carga portuaria, y las compañías de camiones y ferrocarriles que transportan bienes, se consideran negocios esenciales en los países que ahora están cerrando negocios. No obstante, a diferencia de las líneas aéreas, la mayoría de las navieras no cuentan con ayuda financiera de los gobiernos. Esto, porque gran parte de la flota de carga comercial del mundo opera bajo una variedad de banderas y ya disfruta de importantes beneficios fiscales. Frente a este escenario, las navieras del mundo se esfuerzan para adaptarse a los cambios. Los graneleros están haciendo frente a las bajas tasas de flete y la caída de la demanda. China, el mayor importador de productos básicos del mundo, redujo drásticamente las cargas de importación de mineral de hierro y carbón. Además, no se espera una recuperación en las tarifas de transporte hasta finales del segundo semestre, solo si el coronavirus no golpea a grandes exportadores como Brasil y Australia. En tanto, las navieras que transportan automóviles y otros vehículos tambalean a medida que las fábricas de automóviles cierran.  La semana pasada, Wallenius Wilhelmsen anunció que despediría a unos 2.500 trabajadores, la mitad de su personal de producción en América, y además redujo su flota en 14 buques. Los únicos que parecen lidiar de mejor forma con la crisis son los operadores de petroleros. El sector tanquero está en una buena racha, ya que los países importadores de petróleo y los traders están comprando grandes cantidades de petróleo para reponer las reservas estratégicas y para el almacenamiento a precios récord. Pese a esto, una recesión en la economía global podría reducir drásticamente la demanda de petróleo en los próximos meses. Para las líneas navieras la recesión ya llegó. El sector ya canceló alrededor de la mitad de sus servicios fuera de China en el primer trimestre y continúan “dejando en blanco” los viajes en las principales rutas comerciales para el segundo trimestre, en un intento de preservar el efectivo. El director ejecutivo de SeaIntelligence Consulting, Lars Jensen, estima que este año el volumen total de contenedores disminuirá cerca del 10% debido a la pandemia, de manera similar a la disminución que se produjo tras la crisis financiera de 2008. Pero son los operadores más pequeños los que se han enfrentado a mayores dificultades. La escasez de suministros de China puso en peligro a docenas de navieras pequeñas con rutas especializadas desde China a destinos como Japón, Corea del Sur y Filipinas. Estas navieras solo tienen un puñado de buques cada una, pero son fundamentales para el comercio mundial, porque transportan contenedores y productos básicos por las rutas comerciales regionales que alimentan a los operadores de las rutas más grandes. https://www.mundomaritimo.cl/

DEJA UNA RESPUESTA