Puerto de Hamburgo: Surgen voces contra el crecimiento desmesurado de los portacontenedores

0
203

Señalan que las navieras generan economías de escala, pero los contribuyentes asumen costos de infraestructura. Durante más de 17 años el puerto de Hamburgo ha luchado junto con el gobierno federal para ampliar y profundizar el río Elba. Los trabajos comenzaron oficialmente a mediados de julio. Cuando se inició el proyecto a principios del milenio, fue pensando en un buque de una capacidad de 8.500 TEUs. Este buque de 350 metros de eslora y 46 metros de manga debía arribar a Hamburgo en el futuro, independientemente de la marea baja, con un calado de hasta 14,50 metros. Sin embargo, Hamburgo y el gobierno federal, fueron superados por la realidad. A principios de 2018, el mayor portacontenedores jamás recalado, el “CMA CGM Antoine de Saint Exupéry”, arribó al puerto. A plena carga, la nave posee una capacidad de 20.800 TEUs. El rápido aumento del tamaño de los buques en los últimos 15 años ha confirmado los argumentos de los opositores del proyecto que sostienen que incluso después de la ampliación del canal navegable, los actuales buques portacontenedores más grandes pueden recalar en Hamburgo sólo con un 60 a 70% de su capacidad, por lo que consideran que el proyecto de ingeniería hidráulica no sólo es perjudicial para el medio ambiente, sino también inútil. Por otra parte, los proponentes afirman que “el desarrollo de los tamaños de los buques muestra lo urgente que es la expansión del canal navegable. Si Hamburgo y el gobierno federal no se hubieran adherido al proyecto, las navieras habrían retirado hace tiempo sus buques más grandes de Hamburgo. La disputa sobre la profundización del Elba se resolvió, después de tres procesos judiciales en el Tribunal Administrativo Federal de Leipzig que duraron más de cinco años. Sin embargo, la disputa sobre el tamaño de los buques continuará, ya que cuanto más grandes sean los buques, más tendrán que invertir las ciudades portuarias. De hecho, las demandas para limitar legalmente el tamaño de los buques son cada vez más fuertes. “Desde hace algunos años está cada vez más claro que las navieras están aprovechando del creciente tamaño de los buques gracias a las economías de escala, pero que los operadores portuarios tienen la desventaja de requerir de una infraestructura cada vez mayor”, afirma Norman Zurke, director general de la Asociación Empresarial del Puerto de Hamburgo (UVHHH). “Tenemos que discutir esta distribución desigual de costos y beneficios en Europa y encontrar una solución”, indicó. En EE.UU., cuando se revisó la Ley de Transporte Marítimo a finales de 2018, se acordó que las alianzas navieras no desplegarían buques con una capacidad de más de 18.000 TEUs. Gunther Bonz, presidente de la UVHH y director de la asociación europea de operadores portuarios Feport, es partidario de limitar el tamaño de los buques, como se hizo en EE.UU., utilizando como palanca la legislación antimonopolio. La actual aprobación de la UE para las alianzas de compañías navieras expira el próximo mes de marzo.

Navieras contraargumentan

Independientemente de si la sugerencia anterior es legalmente posible, las navieras con muy escépticas sobre la eficacia de la limitación de los tamaños de los buques por parte de la UE, explica Christian Denso, portavoz de la Asociación Alemana de Armadores (VDR). “Cualquiera que exija tales requisitos probablemente acabará sacando a Hamburgo y a Europa de la competencia. “El mercado buscará entonces otras rutas o puertos. Eso no puede ser lo que queremos”, dijo de acuerdo a un reporte de WELT.En 2015, la OCDE señaló en un informe que las ventajas de costos para los armadores también se financiarían mediante una elevada inversión pública. Rolf Habben Jansen, CEO de Hapag-Lloyd, entre otros, han repetido que los buques más grandes ya no tienen sentido desde el punto de vista económico. Sin embargo, el tamaño de los buques sigue creciendo. De hecho, Hapag-Lloyd, estaría sondeando invertir en buques de más de 20.000 TEUs. En julio, el “MSC Gülsün”, el primer portacontenedor de más 23.000 TEUs entró en servicio y Cosco ya encargó recientemente un estudio para un buque de hasta 25.000 TEUs. Los buques que superan con creces los 400 metros de eslora y los 60 de manga, ya en servicio son especialmente preocupantes para puertos como Hamburgo. Por otra parte, puertos como Róterdam, el mayor de Europa, pueden manejar naves aún más grandes sin restricciones. https://www.mundomaritimo.cl

 

DEJA UNA RESPUESTA