Líneas de cruceros cortan a la mitad sus buques para sumarles más espacio y bajar costos

0
126

Desde hace un tiempo la industria de cruceros ha estado invirtiendo grandes sumas de dinero para cortar sus buques a la mitad. Hace solo algunas semanas, el presidente de Windstar, John Delaney, se subió a un andamio en Palermo, Italia y con un soplete realizó el corte final del “Star Breeze”, un crucero con un motor de 30 años de antigüedad y capacidad para 212 pasajeros informó Bloomberg. Por muy extraño que pueda parecer, la práctica de cortar las naves por la mitad tiene grandes beneficios. El proceso se llama Stretching (“Estiramiento” en español) y consiste en separar el crucero en dos para hacer espacio para adicionar un nuevo segmento al centro de la nave. En el caso del “Star Breeze” se podrá añadir en medio de las dos mitades una sección prefabricada de 1.250 toneladas y 84 pies. De esa forma, el crucero será más grande, más lujoso y más rentable. Cuando debute en febrero, la nave contará con 50 nuevas suites para alojar a 100 huéspedes adicionales, un aumento del 50% en la capacidad de pasajeros y tarifas más altas para sus cabinas nuevas. Delaney dijo que el estiramiento debería añadir al menos 20 años a la vida útil de la nave. El resultado de “Star Breeze” fue tan positivo, que la compañía realizará el mismo proceso en otras dos naves a fines de 2020. Para ello invertirá cerca de US$ 250 millones, lo que permitirá aumentar la capacidad total de los cruceros en un 24%. El editor de Crui Business.com, Teijo Niemela, explicó que “para las líneas de cruceros es una forma más rápida de ampliar la capacidad en comparación con la construcción de un nuevo crucero (…) Un nuevo crucero tarda unos 22 meses o más en construirse. Añade una nueva sección central y sólo serán unos meses cuando la nave esté en servicio”.

Beneficios económicos

Delaney tienen una opinión similar. “Con estimaciones de unos US$175 millones para construir un buque de más de 300 pasajeros, estirar los más viejos tenía más sentido, especialmente cuando cada proyecto cuesta un promedio de US$80 millones”, comentó.

Al alargar sus cruceros, Windstar agregará 150 nuevas suites que costarán entre US$450 y US$550 por persona cada noche. Con esos pasajeros adicionales, la compañía podría añadir más de US$49,2 millones en ingresos anuales. Además, el proceso de estiramiento sirve para aprovechar de hacer otros cambios. Por ejemplo, mientras el buque está abierto a la mitad, Windstar reemplazará siete motores obsoletos por cuatro nuevos motores Wartsila, que cumplirán con los estándares de emisiones de la Organización Marítima Internacional (OMI).  “No sólo conseguimos apalancar el combustible versus más gente, sino que estamos poniendo en marcha una tecnología de motores mucho más eficiente en el consumo de combustible, de ahorro de energía y de vanguardia (…) Nos beneficiamos de eso y reducimos las reparaciones y el mantenimiento con los nuevos motores”, añadió Delaney. A lo anterior se suma que cuando se extiende un buque los costos fijos no varias grandemente. En cambio, cuando se construye uno nuevo este se debe dotar de todo el personal.

El proceso

Extender los cruceros no es una idea nueva. El concepto fue tomado de los ferrys escandinavos que fueron cortados para añadir espacio de carga. En la actualidad, el proceso de extensión de un buque ocurre en un dique seco donde los trabajadores tienen acceso a todos los rincones de la nave, así pueden quemar manualmente a través de las paredes estructurales con facilidad. Una vez que toda la parte central e interna es removida, incluyendo tuberías y cableado, los ingenieros tiran de la mitad delantera del buque sobre bloques gigantes, luego usan plataformas autopropulsadas sobre ruedas para maniobrar una sección central prefabricada en su lugar, antes de soldarlo todo de nuevo.  En los últimos cinco años se han realizado seis de estas obras en el astillero de Palermo, incluidas las de Windstar para Silversea y MSC Cruises, además de otras dos para transbordadores. https://www.icndiario.com/

DEJA UNA RESPUESTA