La Navidad podría quedarse dentro de los contenedores y a bordo de los buques en el océano

0
93

Capacidad no sería suficiente para atender el incremento de demanda de la temporada de fin de año. El Black Friday al inicio de la temporada de compras navideñas suele ser el momento en que los números del retail comienzan a dar cuenta de los beneficios. Pero en el contexto de la pandemia, puede ser que esto cambie para mal. Es así como las marcas de moda rápida H&M y Boohoo advirtieron que sus beneficios se verían afectados por los costos y cuellos de botella de la cadena de suministro. Tras meses de mover importaciones récord en puertos congestionados de EE.UU. y Europa, las líneas navieras cuentan con escasísima capacidad libre para añadir los pedidos navideños a una cadena de suministro atascada desde la reapertura posterior a los cierres obligados por la pandemia. De hecho, la ocupación de espacios de los buques en la Ruta Asia-USWC actualmente alcanza 95%. Con la cadena de suministro desbordada, las empresas que aún no se han abastecido para la temporada navideña difícilmente podrán hacerlo ahora, según un informe de S&P Global Market Intelligence. La situación es preocupante considerando que los niveles de inventario en Europa y EE.UU. siguen siendo los más bajos de la historia (incluyendo con casos de agotamiento). Haciendo eco de esta preocupación, Maersk, aconsejó la semana pasada a sus clientes a que “planifiquen sus cadenas de suministro con suficiente antelación, sobre todo de cara a las próximas fiestas”. Sin embargo, el llamado claramente es tardío para algunos actores del retail. “Las empresas que no planificaron o no se adaptaron a este nuevo entorno de la cadena de suministro con plazos de entrega superlargos podrían quedarse con sus productos en los buques”, señala Eric Oak, analista de la cadena de suministro de S&P Global Research. Por supuesto la situación en el océano no es alentadora. De hecho, Maersk explicó la semana pasada en una nota dirigida a sus clientes de Asia que espera que la congestión portuaria, especialmente en los Estados Unidos y Europa, perjudiquen notablemente la fiabilidad de los servicios en medio de una demanda que se espere crezca entre el 6% y el 8% este año. Pero agrega otros elementos, ya que no sólo se refieren al próximo Black Friday, sino que extienden la situación a la denominada Semana Dorada, a toda la temporada navideña y al Año Nuevo Chino. Maersk ha tomado medidas para enfrentar el escenario, entre ellas ha triplicado el número de contenedores convencionales en su flota durante los últimos meses, implementará buques adicionales y omisiones portuarias ad hoc para ayudar a mejorar la fiabilidad. Sin embargo, se da por hecho que no habrá capacidad para satisfacer la demanda global, mientras esperan que la fuerte demanda de exportación de Asia continúe durante el resto del año. Antes solo queda por aclarar que los envíos originados en China, Indonesia y Vietnam serán los que presenten las mayores dificultades. Pero hay más aún, “incluso una vez que la demanda minorista disminuya, veremos que los volúmenes de carga seguirán siendo fuertes, ya que los niveles de inventario necesitan ser reconstruidos”, advierte Maersk. Algunos actores del retail ya asumieron lo que es prácticamente un hecho: “No podemos satisfacer la demanda en algunos tipos de productos. Tanto por la producción de los proveedores como por el transporte y la congestión en los puertos”, dijo la directora general de H&M, Helena Helmersson.

Congestión portuaria

La crisis de la congestión portuaria de EE.UU. ha concentrado la mirada en los puertos del sur de California Los Ángeles y Long Beach, responsables de casi la mitad de todos los bienes importados, y que acumulan 60 portacontenedores esperando por un sitio de atraque para desembarcar su carga. Las líneas navieras en busca de evadir la congestión han buscado puertos más pequeños como alternativa, pero éstos de igual forma y rápidamente también han sido desbordados.  El puerto de Savannah, el cuarto más grande de EE.UU. cuenta más de 20 portacontenedores esperando por atracar y ya ha batido varios récords este año en cuanto al número de portacontenedores atendidos. Sólo En julio se informó que el puerto había movilizado 5,3 millones de TEUs en un año fiscal, el mayor número en un solo año. En agosto, el puerto de Houston estableció récord al superar los 320.000 TEUs, cifra 29% superior a la del mismo periodo del año anterior, cuando los niveles de movilización de carga ya estaban en alza.  El puerto de Nueva Jersey y Nueva York, que gestiona la mayor parte de las importaciones de la USEC, alcanzó en agosto un récord por decimotercer mes consecutivo al movilizar más de 780.000 TEUs, mientras que la semana pasada contaba 9 buques anclados a la espera de atracar. Pero la Congestión no es un fenómeno exclusivo de EE.UU. Un informe de RBC Capital Markets y Orbital Insight que analiza los 22 puertos más importantes del mundo observó que el 77% había producido tiempos de espera superiores a la media este año, aunque se concluyó que los puertos del sur de California tenían los tiempos de espera más ineficientes que cualquier otro puerto del mundo. Jim Newsome, CEO y presidente de la Autoridad Portuaria de Carolina del Sur, EE.UU. junto con exponer una de las ya conocidas razones la congestión portuaria (el auge del e-commerce) detalla que se espera que las ventas online en 2021 superen a las de 2020 hasta en un 23%, pero además cita que un estudio de  Prologis señala que la escasez actual de centros de almacenamiento en EE.UU. alcanza los 300 millones de pies cuadrados, factor que puede incrementar los tiempos de permanencia de las importaciones.

¿Quién gana?

Con la demanda superando a la oferta, las líneas navieras continúan recogiendo los beneficios. Las tarifas de los fletes están en máximos históricos, y las rutas básicas desde China a la USWC han subido un 83% este año. Las importaciones a Europa aumentan aún más rápido, con un incremento del 134% desde diciembre. Y las tarifas siguen subiendo: Los costos de envío desde China han aumentado un 10,4% desde finales de julio, y subieron un 2,5% más durante la semana que terminó el 24 de septiembre. Esto por supuesto se traducirá en el temido efecto inflacionario, cuya mención en los informes de resultados y orientaciones beneficios de las empresas aumentó un 74% interanual en el tercer trimestre, según los datos de CapitalQ y como señala en economía hablar de inflación, equivale a invocarla. https://www.mundomaritimo.cl/

DEJA UNA RESPUESTA