La industria marítima no muestra inmunidad ante el avance de la pandemia del coronavirus

0
57

Efectos vividos en China anteceden a las consecuencias en los puerto de Europa y Estados Unidos. BIMCO dio a conocer que espera que las estrictas medidas de contención impuestas por los gobiernos de todo el mundo se traduzcan en un crecimiento económico mundial sustancialmente menor y, en consecuencia, en una menor demanda de transporte marítimo. En detalle, espera que la movilización de contenedores y de graneles sientan este efecto en primera línea. Al inicio de 2020, las perspectivas económicas se mantuvieron firmes y el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó un repunte del crecimiento del PIB. Sin embargo, estas previsiones se basan en datos históricos y el coronavirus representa un cisne negro, una situación que rara vez se ve en tal escala. Los paralelismos se dibujan en las epidemias pasadas, como el brote de SARS en 2003, pero esta vez, el escenario es radicalmente diferente.

Impacto en China

El golpe a la economía china en febrero proporciona alguna indicación de cómo el virus impactará en las economías avanzadas de Europa y el hemisferio occidental. El Índice de Gestión de Compras (PMI) de China bajo 14,3 puntos en febrero a 35,7 puntos, lo que representa una contracción sin precedentes. La producción industrial china de enero-febrero en conjunto cayó un 13,5% en comparación con el año anterior y disminuyó un 26,6% de enero a febrero, lo que contrasta con el crecimiento del 6,9% en diciembre. La producción de acero creció un 3,1% en comparación con el mismo período enero-febrero del año pasado, un nivel bastante inferior al 9,2% de crecimiento visto en 2019. Las inversiones en activos fijos y ventas al por menor cayeron al precipicio, disminuyendo un 24,5% y un 20,5% respectivamente en comparación con el mismo período del año pasado.

Alarmas de recesión

Con los cierres nacionales aplicados en las principales economías occidentales, parece probable que se repita en cierta medida el impacto económico que se ha visto en China. Dada la enorme incertidumbre y la propagación mundial, el panorama, sin embargo, puede cambiar de un día para otro. Por el lado de la demanda, el gasto de los consumidores se verá afectado de manera sustancial. Como ya se ha visto, los viajes en avión y el turismo disminuirán drásticamente y todas las empresas que dependen de un consumo doméstico robusto se verán afectadas y a medida que los gobiernos ponen cada vez más en cuarentena a partes de la población, se induce una conmoción en el lado de la oferta al prohibirse la fuerza de trabajo ir a trabajar. La economía mundial se enfrenta a una pandemia, y parece probable que el crecimiento del PIB caiga en territorio de recesión técnica. Incluso el a menudo optimista presidente de los EE.UU., Donald Trump, ha admitido que la economía del país podría enfrentarse a la recesión. El impacto de la demanda exógena en la economía mundial se evaporará en algún momento y se producirá una recuperación. Habrá luz al final del túnel, pero llegar a ese punto podría llevar un tiempo relativamente largo, dependiendo de la naturaleza de la recuperación. El transporte marítimo se alimenta de un crecimiento económico estable y, en consecuencia, todos los segmentos sentirán las consecuencias de la pandemia. Sin embargo, suponiendo una recuperación en forma de U, las perspectivas son mejores para algunos segmentos que para otros.

Reducción de volúmenes de los contenedores

Los inventarios se están agotando, las cadenas de suministro y los minoristas necesitan abastecerse de productos intermedios y acabados, y con la recuperación de la industria manufacturera china, los volúmenes de contenedores comenzarán a aumentar. Cuando el brote se limitó a China, representó principalmente un choque de la oferta para las cadenas de suministro mundiales, ya que se enviaron menos productos en contenedores desde China. Ahora es el lado de la demanda de bienes en contenedores el que se verá afectado. Actualmente, algunos informes insinúan una escasez de contenedores en el frente, pero a medida que la demanda de bienes en contenedores comience a decaer en las economías avanzadas, cualquier problema de este tipo debería disminuir.

Transporte contenerizado

El transporte contenerizado ha sentido en primera mano las consecuencias de un cierre prolongado de China. Aunque el impacto ha sido menos evidente en las tarifas de flete fuera de China, ciertamente se ha observado en la cantidad récord de itinerarios en blanco con capacidad de contenedores ociosos que alcanzó los 2,46 TEUs el 2 de marzo de 2020. El nivel es más alto que el observado desde la crisis financiera.

¿Se recuperarán los graneles?

Dado que China representa el 35% de todas las importaciones de carga de graneles, cualquier evolución positiva en el país asiático se traduce en una perspectiva más positiva para este mercado. Además, se producido la división del mercado de graneles, donde el segmento Capesize está estancado, mientras que el Panamax, Supramax y Handysize están subiendo hacia los niveles de equilibrio. El segmento Capesize se ha visto claramente afectado, con sólo unos pocos cargamentos puntuales que zarpan desde Brasil y una disminución de las exportaciones brasileñas de mineral de hierro en general. Otros datos sugieren que la producción de acero chino se mantuvo bien en enero/febrero, creciendo un 3,1% interanual. Para compensar las amplias cuarentenas de grandes partes de China en febrero, se espera que China ponga en marcha un estímulo fiscal para apoyar el crecimiento económico, lo que podría dar lugar a una cierta recuperación del segmento. Dependiendo del alcance del despliegue del estímulo, podría aislar de alguna manera al segmento de los graneles de la desaceleración del crecimiento en el resto del mundo.  https://www.mundomaritimo.cl/

DEJA UNA RESPUESTA