Se presentó proyecto portugués para investigar la Bahía de Colonia

0
1339

En busca estudiar y salvaguardar los buques portugueses que naufragaron en la Bahía de Colonia del Sacramento, se presentó un proyecto muy ambicioso y que podría convertirse en un antes y un después en la defensa y observación del Patrimonio Subacuático en las aguas territoriales de nuestro país.

En el marco del V Encuentro Iberoamericano de Gestión del Patrimonio, un equipo de investigadores portugueses presentó este lunes en Fray Bentos (departamento de Río Negro), una propuesta de investigación, salvaguarda y valorización del Patrimonio Cultural Subacuático (PCS) de contexto portugués en aguas territoriales uruguayas, concretamente en la Bahía de Colonia del Sacramento. En concreto, el objeto de la investigación es el PCS portugués que yace en las aguas circundantes a la ciudad de Colonia del Sacramento y de las islas cercanas. El proyecto es impulsado por la Universidad de Ciencias Humanas y de Historia de Lisboa (Portugal), por el Instituto de Arqueología y Paleociencias de Lisboa y por el Instituto de Historia Contemporánea de Portugal. EL ECO accedió al documento, que en la primera parte propone:“Los buques, cargas, armamentos y demás vestigios materiales y humanos de origen portugués y sumergidos en aguas territoriales de la República Oriental del Uruguay constituyen una herencia común a los dos países y una memoria compartida de un pasado mutuo”. Luego el documento menciona algunos puntos que atentan contra la conservación de estos barcos: “la construcción de dragados, por la erosión costera o por las intervenciones comerciales de salvatajes”. Por ello “estos vestigios corren serios riesgos de desaparición, en un proceso definitivamente irreversible”. Ante ello “la presente propuesta pretende sentar las bases para el inicio, desarrollo y conclusión de un proyecto de cooperación bilateral entre Portugal y Uruguay, con el fin de detectar, estudiar, salvaguardar y valorizar el Patrimonio Cultural Subacuático (PCS) de contexto portugués, en las aguas circundantes a la ciudad de Colonia del Sacramento y de sus islas limítrofes”. De acuerdo con esta propuesta “se pretende establecer con este Proyecto asociaciones de investigación en Historia y Arqueología, asociando investigadores portugueses y uruguayos, y otros socios internacionales, en acciones de Investigación Documental, Prospección Geofísica, Intervención Arqueológica Intrusiva y No Intrusiva, Conservación y Restauración , Museología, Diseminación y Divulgación Científica”.

Las propuestas

En el extenso y riquísimo documento al que accedió EL ECO, en sus partes finales se lista una serie de recomendaciones para llevar adelante estos estudios:

“1. La organización en Colonia de un coloquio bilateral, con la presencia de académicos y científicos del área, así como de representantes de los poderes ejecutivo y legislativo de Portugal y Uruguay, para la implementación de actividades científicas y académicas colaborativas en el estudio, salvaguardia, diseminación y conservación del PCS uruguayo de origen portugués;

  1. La creación, expansión y diseminación de una base de datos de Carta Arqueológica Subacuática de Colonia;
  2. Desde el punto de vista formativo, crear condiciones de estímulo a los estudiantes universitarios que inician su actividad científica en las áreas de la historia naval y de la arqueología náutica y subacuática, desarrollando su sentido crítico, su creatividad y su autonomía a través de su integración en equipos internacionales multidisciplinarios;
  3. La realización de un proyecto de exploración geofísica y de evaluación arqueológica en las aguas de Colonia de Sacramento”.

En lo que se refiere a este último punto, se entiende este proyecto como una intervención histórico-arqueológica a desarrollar en cinco etapas:

“1) Documental – en que se analizan los estudios historiográficos, las comunicaciones de hallazgos, los monitoreos de dragados, los estudios sobre dinámica de sedimentos, los levantamientos hidrográficos ejecutados anteriormente en la zona de intervención y cartografía náutica, tanto la actual como la histórica;

2) Planificación – sobre la base de los datos adquiridos en la primera etapa, selección de equipos y de plataforma para su embarque y utilización; solicitud y obtención de las autorizaciones y permisos necesarios;

3) Prospectiva – por métodos geofísicos, por la utilización de un sistema integrado de sensores sumergibles remolcado por una embarcación, donde se incluye un sonar de barrido lateral (SVL) y un magnetómetro (M);

4) sondeo y evaluación – por inspección directa de las anomalías eventualmente identificadas durante la fase prospectiva;

5) Diseminación de resultados – tanto en la academia, como en las poblaciones locales y nacionales”.  http://www.elecodigital.com.uy

 

DEJA UNA RESPUESTA