Violet Constance Jessop mujer de mar y guerra

0
95

Violet Constance Jessop fue una camarera que trabajó a bordo de los transatlánticos RMS Olympic y RMS Titanic y colaboró como enfermera en el buque hospital HMHS Britannic. Sobrevivió a los naufragios del Titanic (1912) y del Britannic (1916), así como a la colisión del Olympic (1911).  Nació el 2 de octubre de 1887 en Bahía Blanca, Argentina, como la mayor de los nueve hijos del matrimonio de William Jessop y Katherine Kelly, inmigrantes irlandeses dedicados a la cría de ovejas en el sur de la provincia de Buenos Aires.  Tras la muerte del padre, la familia se trasladó a Inglaterra en mayo de 1903, estableciéndose primero en Liverpool y luego en Londres, donde Jessop asistió a un colegio parroquial.   En 1908, comenzó a trabajar como camarera en el RMS Orinoco, de la Royal Mail Line, con un sueldo escaso y 17 horas de trabajo diario.  Dos años más tarde, en septiembre de 1910, fue contratada por la White Star Line y destinada como camarera a bordo del RMS Majestic.  En junio del año siguiente fue transferida al nuevo transatlántico de la empresa, el RMS Olympic,  que entonces era el barco más grande y lujoso del mundo. El dominio del castellano y del inglés, junto a una buena apariencia y un buen carácter, fue fundamental en su contratación.

El 20 de septiembre de 1911, el Olympic sufrió una colisión con el crucero HMS Hawke, de la Royal Navy. No obstante, en dicho accidente no hubo víctimas ni ocasionó heridos. Fue en ese viaje cuando Jessop entró en contacto con Thomas Andrews, jefe de construcción de los astilleros de Harland & Wolff .

El 10 de abril de 1912, cuando el RMS Titanic, estaba a punto de zarpar de Southampton para realizar su viaje inaugural con destino a Nueva York, por recomendación de Andrews, a Jessop se le ofreció un puesto de camarera supervisora en el nuevo transatlántico. Aunque deseaba continuar trabajando en el Olympic, el ascenso y un sueldo mejor la convencieron para cambiar.  Cuatro días después de zarpar de Inglaterra, a las 23:40 del 14 de abril, el Titanic chocó con un iceberg, que ocasionó el hundimiento del barco.  A Jessop se le ordenó subir a cubierta y hablar con calma a los pasajeros de tercera clase cuya lengua fuera el castellano. De las 2.228 personas que viajaban a bordo, 1.523 fallecieron en el naufragio. Jessop fue una de los 712 supervivientes que se salvaron embarcando en uno de los botes salvavidas que fue rescatado por el RMS Carpathia.

En sus memorias, Jessop describió los instantes previos a embarcar en el bote: “…Me ordenaron que subiera a cubierta. De manera calmada, los pasajeros caminaban. Me reuní con otras camareras, mirando a las mujeres que abrazaban a sus esposos antes de ingresar a los botes con sus hijos. Poco después, un oficial nos ordenó que abordáramos el bote, en un primer momento, a efecto de mostrar a las mujeres que era seguro. A medida que el bote descendía, un oficial me dijo: ‘Señorita Jessop, tenga. Cuide a este bebé’. Y me arrojó un bulto al regazo…”.  El niño sobrevivió.

Tras el naufragio, Jessop continuó trabajando para la White Star en el mismo cargo.  En febrero de 1914, el tercer buque de la clase Olympic, el RMS Britannic, fue botado al mar, y tras el estallido de la Primera Guerra Mundial fue reacondicionado para labores hospitalarias en el mar Mediterráneo.  Jessop se unió a la tripulación del Britannic como enfermera en 1915.  El 21 de noviembre de 1916 el buque navegaba en el canal de Kea, en el mar Egeo, cuando impactó una mina submarina y comenzó a hundirse. Jessop embarcó en un bote salvavidas, el cual fue succionado y destruido por las hélices del barco;  sin embargo, consiguió salvarse saltando del bote justo antes de que fuese alcanzado por las hélices, siendo posteriormente rescatada por otro bote salvavidas. Jessop documentó los últimos momentos del buque en sus memorias: “…Bajó un poco la cabeza, luego un poco más abajo y aún más abajo. Toda la maquinaria de cubierta cayó al mar como si fueran juguetes de niño. Luego dio un salto temeroso, la popa se alzó a cientos de pies en el aire hasta el último rugido y desapareció en las profundidades, y su ruido yéndose a través de las aguas fue de una violencia inimaginable…”.     En 1917, regresó al Reino Unido, donde trabajó en un banco hasta 1920.  No obstante, ese mismo año se reincorporó a la White Star Line, regresando a su antiguo puesto de camarera a bordo del Olympic. En octubre de 1923, a los 35 años, contrajo matrimonio con un marino mercante llamado John James Lewis, de 46 años, pero se divorció poco después. En 1926, comenzó a trabajar como camarera a bordo del SS Belgenland de la Red Star Line, y realizó cinco cruceros alrededor del mundo.  Regresó a la Royal Mail Line en 1935, para quienes trabajó hasta 1939, siendo luego contratada por Cunard Lines como supervisora de camareras. Se retiró en 1950, tras 42 años de trabajo.  Vendió su casa de Ealing y se fue a vivir al pueblo de Great Ashfield, en el condado de Suffolk, donde se dedicó con entusiasmo a la jardinería y también a la cría aves de corral, cuyos huevos y carnes vendía para compensar su pensión.  Violet Jessop falleció el 5 de mayo de 1971, de insuficiencia cardíaca. En 1934 había terminado de escribir sus memorias, que se publicaron recién en 1997, por decisión de dos de sus sobrinas.  Relato del C/N (R) Francisco Valiñas

DEJA UNA RESPUESTA