Velero Escuela “Capitán Miranda” cumple 88 años

0
604

El hoy conocido Velero Escuela “Capitán Miranda”, fue construido en los Astilleros de Matagorda, en Cádiz, España, en el año 1930, llegando a Montevideo a fines de ese año como Buque Hidrográfico. 
Durante más de 40 años cumplió innumerables misiones hidrográficas y colaboró con el relevamiento del Río de la Plata y las aguas oceánicas. En mayo de 1977 se decidió transformar su añeja estructura para convertirlo en una goleta. Fue en el Dique de la Armada donde se le instalaron tres palos y el velamen adecuado, además de reformas interiores para mejorar sus instalaciones y seguridad para su nuevo cometido.
El 20 de octubre de 1978, se hace al mar el Velero Escuela “Capitán Miranda” y desde entonces, conduce año tras año, a las nuevas generaciones de marinos por los mares del mundo. La primer y única vuelta al mundo del “Miranda” se realizó en 1987/1988, donde además de circunnavegar la tierra, ganó el primer puesto en la regata Hobart – Sydney, en Australia.  Entre fines del 2003 y principios del 2004 el “Miranda” es reacondicionado internamente y es preparado para una nueva etapa: recibir a la primera mujer Oficial de la Armada Nacional, dándole así el espacio y la bienvenida a ésta y a las futuras generaciones de mujeres Oficiales. En la noche del 20 al 21 de agosto de 2004, durante el 23º viaje, habiendo partido de Livorno, un temporal de más de 15 horas en el Mediterráneo, azota al Miranda que sufre varias averías incluido el Mascarón de Proa. Los astilleros de la Armada Española en Cartagena, lo reciben y reparan parcialmente, dejándolo en condiciones para continuar la navegación.
La pérdida del antiguo Mascarón de Proa, dio paso a la creación de una obra inédita para nuestro país y para los artistas Andrés Santangello y Javier Abdala que diseñaron y esculpieron uno nuevo, que fue colocado en marzo del 2007.  El Miranda ha llevado al Uruguay por los siete mares, como Embajador Itinerante, destacándose junto a su tripulación, en cantidad de regatas internacionales y en diversos festejos internacionales. El Ministerio de Defensa invirtió US$ 3,5 millones en la reparación que implicó un rediseño de todos los sistemas y la sustitución del 95% de los equipos de navegación, comunicación y propulsión. En abril de 2013 se puso manos a la obra. El barco ingresó al dique Mauá, donde se hizo un sondeo del casco (su estructura externa). Luego, se retiró el motor, el equipamiento electrónico, los mástiles. Empezaron a hacer las compras en el exterior de los nuevos equipos y, paralelamente, comenzaban a sustituir las chapas del casco. En el interior del barco, reacondicionaron los camarotes —sobre todo el de las guardiamarinas mujeres— y se dispuso un nuevo salón de estudios, que antes no existía. “Se podría decir que el barco se desarmó, se llegó a su esqueleto y se empezó a armar de nuevo, comentó el jefe de Relaciones Públicas de la Armada.

Nombre.

El buque escuela de la Armada uruguaya rinde homenaje al Capitán de Navío Francisco Prudencio Miranda, descendiente de españoles y de una estirpe de marinos cuyo apellido continuó en España y en la generación uruguaya. Francisco Miranda nació en Montevideo el 28 de abril de 1869 y falleció el 26 de abril de 1925. En los buques de la marina militar de nuestro país navegó más de 55.000 millas y permaneció casi 17 años embarcado.

 Fuente :  http://www.escuelanaval.edu.uy y https://www.elpais.com.uy

 

DEJA UNA RESPUESTA