FNP: HISTORIA DE UN RECORDADO BARCO DE CABOTAJE NACIONAL

0
977
imagen

 

Por Emilio Cazalá Días pasados dimos un pantallazo sobre la histórica actividad portuaria ocurrida a fines del siglo XIX en el famoso puerto del Sauce (Juan Lacaze) que fue un puerto relevante de cabotaje en el pasado, pero además fue un puerto de exportación con 20 pies de agua adonde llegaron barcos de ultramar bastante grandes a levantar exportaciones y traer importaciones. -Por esas fechas allí se había instalado, por razones de acceso al agua, la Fábrica Nacional de Papel (FNP) donde continúa sus actividades hasta hoy. En razón de sus actividades industriales y a fin de no perder contacto con Montevideo, las exportaciones e importaciones de materia prima e insumos, la FNP adquirió una famosa nave que la vimos navegar hasta hace unos pocos años, con su nombre original y obviamente en los últimos 20 años con otros nombres, y hasta la hemos visto en aguas del mercado de frutos abandonada. El “FNP” fue una de las numerosas naves de cabotaje que conocimos por los años ‘40 y ‘50 y hasta tuvimos amistad con muchos de sus patrones o capitanes. Pero sobre todo mantuvimos una estrecha amistad con Eduardo Janzich, gerente en su tiempo de la agencia Piñón Sáenz Vidal S.A., que para nosotros fue el hombre que más conoció a casi todas las embarcaciones de cabotaje de los tres países, que eran más de mil. Incluso su padre había venido de Europa (Austria/Yugoslavia) con la profesión de marino y quien lo acogió fue la colosal empresa de Mihanovich, otro compatriota. Hace muchos años, a través de varias notas y ya retirado de las actividades, publicamos sus memorias sobre las historias del cabotaje. Hoy nos referiremos a uno de tales barcos, que fue como dijimos el “FNP”. Las referencias históricas que tenemos hablan que este famoso barco, que hizo cabotaje entre Sauce y Montevideo, había sido construido en 1910 en los astilleros Werf Zeeland Hansweert de Amsterdam, Holanda, bajo el nombre “Angelina” (ex “Aktiv I”) un velero de 3 palos con una eslora de 42,34 m y una manga de 7,70 m, motor diesel una hélice y casco del mejor acero de entonces, que llega al Río de la Plata en 1925 con el nombre de “Geta II”. Fue adquirido por la FNP en 1926 que la rebautiza con el nombre de “FNP”. En 1916 había sido vendido a una firma de Noruega que le puso el nombre de “Stjerne”, pero poco después lo adquirió otra empresa nórdica. Desde entonces este barco estuvo navegando entre Juan Lacaze y Montevideo, e hizo viajes hasta Buenos Aires transportando exportaciones de papel que también las transbordaba en Montevideo para otros destinos de ultramar, ya que era papel de excelente calidad reconocido en el exterior; en Montevideo recogía materias primas e insumos que venían del exterior. Intervino en naufragios, hizo proezas y hasta rescató náufragos. A lo largo de su existencia sufrió cambios de estructura y de motorización. En la década del ‘40 se dinamiza el cabotaje y la FNP decide motorizarlo modernamente y así le retira los mástiles y se le incorporan elementos para facilitar operaciones de carga. En 1970 se le incorpora un motor más poderoso y el barco ya puede navegar a 9 millas por hora. Por esos años fue adquirido por la empresa uruguaya Fluviomar S.A. que lo rebautiza con el nombre de “El Ceibo” y comienza a hacer la carrera Montevideo-Buenos Aires. En 1984 es vendido a la empresa uruguaya “Branson”; en 1988 fue vendido a Dranor S.A. y convertido en portacontenedor. En 1992 fue vendido a Arapoty de Paraguay que le pone el nombre de “Attys”; en el 2003 es renombrado “Arami”. Rememorando algunos detalles digamos que en algún momento comienza la competencia terrestre a través de los puentes y el barquito comienza a perder carga y termina fondeado por la zona de Mántaras del puerto. La suerte quiso que lo sacara de esa postración, difícil de salir, al ser adquirido por una empresa argentina cuyo principal fue bien conocido en nuestra plaza y por nosotros. Le puso el nombre de “Branson”, hizo algunos viajes entre ambas orillas hasta que el barco es nuevamente vendido, luego de conflictos por reclamos sindicales, tras lo cual vuelve a ser vendido y así queda nuevamente inactivo. Finalmente lo compró otra empresa paraguaya y la puso el nombre de “Attys”, que es el nombre de una famosa isla griega, productora de una madera especial para barcos. En el 2003 fue vendido a otra empresa paraguaya que la nombró “Arami”. * ROBADO.-En el 2006 estando fondeado en el río Paraná por averías, es asaltado por la tripulación de otro barco (“Luchando voy”); en un confuso suceso se abren los contenedores y les roban su contenido consistente en equipos electrónicos, episodio bien complejo que lo recordamos. Más tarde los piratas fueron detenidos. En el 2011 se hunde en el puerto de San Nicolás, en Argentina.-Nosotros lo conocimos cuando era “FNP” que venía a Montevideo a traer papel para exportación y al tiempo cargaba fardos de pulpa de papel que venían de Estados Unidos. * ANÉCDOTAS.- Hace algunos años en una entrevista que hicimos al Ing. Agr. Carlos Colombino, nos trajo a la memoria una anécdota de su padre vinculada a la FNP. “En 1950, mi padre (Don Emilio Colombino) como industrial gráfico, le compraba papel a la FNP, en cuyas circunstancias logró establecer una estrecha amistad con Don Carlos Sanguinetti, un hombre directivo de la FNP. Por aquella época el papel se hacía con paja de trigo y un día mi padre le comentó a Sanguinetti que por qué no hacer papel con fibra de eucalipto y con otras coníferas que era la tecnología que por entonces ya se estaba utilizando en el mundo para producir pulpa. De aquí surgió la idea de mi padre de comprar un campo para forestar, producía la madera, se la entregaba a la FNP y ésta entregaba el papel elaborado a mi padre, seguramente compensando valores diferentes. Y eso funcionó algunos años”. * BUENA CALIDAD.-En la fabricación de papel, la planta FNP utilizaba como materia prima la paja del trigo, paja brava, totora, espadaña, pita y luego cáñamo. “Tenemos la esperanza” —se decía en 1900— “no muy lejana, de poder obtenerla extrayéndola de las valiosas maderas que el país produce”. Dos años más tarde de instalada la FNP, y por aquel tiempo, se dijo en la Cámara de Representates que Uruguay producía papel de mejor calidad que el elaborado en Argentina.- (El País)

 

 

DEJA UNA RESPUESTA