Entre dos huracanes “Uds. sabrán lo que hacen” (ParteII)

0
218

Por  C/A (R) Hugo Viglietti

Domingo 31 de agosto, Puerto Príncipe, Haití.

El ROU04 “Gral. Artigas” atraca en el muelle principal de Puerto Príncipe donde la actividad es febril. La nota simpática la había puesto un rato antes la radio de puerto de Puerto Príncipe quien contestaba las llamadas del buque durante la aproximación al puerto, con un amable “Oui, Monsier Le General”.

Al día siguiente comienzan las operaciones de descarga del material enviado desde Montevideo para el contingente uruguayo destinado en la MINUSTAH, en francés: Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití. El material, que había ocupado la bodega de proa del buque durante la travesía es descargado, restando ahora la carga de materiales que era necesario llevar hacia Montevideo, básicamente excedentes de la rotación del mes de agosto anterior, que no pudo ser embarcada en los vuelos regulares, así como material de desecho de la Armada y un moto-generador del Ejército Nacional.Son las ventajas que proporciona la presencia  de un buque con una estupenda capacidad de carga.

Mientras se realizan estos procedimientos de carga y descarga, el Comandante del buque conversa con el Navegante y con el Comandante del Contingente Naval Uruguayo en la MINUSTAH. Ven las imágenes sobrecogedoras que las cadenas internacionales muestran sobre el impacto del Huracán GUSTAV en el Norte de Haití. Inundaciones, muertos, desaparecidos. El panorama es cruel, pero peor aún es la perspectiva, ante la posibilidad cierta de que un nuevo huracán, el HANNA, pase por la misma región. La ciudad de Gonaïves  está en ese camino y en el centro de la consideración de la comunidad internacional. Para el Comandante del buque la principal preocupación es que en los últimos días los modelos predictivos se han mostrado imprecisos. Su natural intención es mantener al buque alejado de los posibles rumbos del huracán.

Martes 2 de setiembre, a bordo del ROU04 “ARTIGAS”.

La misión en Haití llega a su fin. En 48 horas se descargó el material enviado y se embarcaron a su vez los pertrechos previstos para llevar a Montevideo, desembarcando también el personal que se incorporaba a la Misión de Paz. En el muelle, los compatriotas destinados en Puerto Príncipe con quienes se habían compartido dos días de trabajo y anécdotas, le ponen una nota de camaradería familiar a la zarpada. Las tres pitadas cortas del buque alejándose hacia atrás son respondidas con brazos en alto y por un instante una cuota de melancolía sobrevuela entre colegas con diferentes misiones, unos embarcados y otros en una tierra extranjera, todos con el objetivo común de servir.

Un rato después el Práctico que ha colaborado con habilidad para sortear las decenas de embarcaciones menores que se cruzaban desordenadamente en la rada y el canal, se despide y desembarca. El destino es Puerto la Cruz, Venezuela, donde se reaprovisionará combustible para el resto del viaje. Haití ya es historia para nosotros piensan a bordo. No imaginan lo que vivirán en los siguientes días.

16.30 Hrs. Cuartel General de la MINUSTAH, Haití

El General compatriota, número dos de la MINUSTAH, pero cumpliendo funciones como “Force Commander”, ante la ausencia del General Brasilero a cargo, acaba de cortar la comunicación con el Comandante de la Base de la MINUSTAH en Gonaïves. Allí el Ejército y la Armada Argentina tienen un Batallón Conjunto que desde el 2004 brinda ayuda en la entrega de agua potable, asistencia médica, trabajos para mejorar la infraestructura y por cierto en la no menor tarea de mantener la seguridad y el orden. La preocupación es muy grande. Los efectos de los vientos y  las inundaciones producidas por el huracán GUSTAV mantenían la ciudad en una situación crítica y el acercamiento del nuevo huracán, el HANNA pronosticaba un verdadero desastre de consecuencias inciertas. El Comandante Argentino prevé la necesidad de apoyo aéreo para verificar los puentes, caminos y ríos y fundamentalmente para monitorear las condiciones de la población y coordinar actividades de cooperación entre militares y civiles.

El General recibe información de su estado Mayor, por un lado la información meteorológica actualizada del Centro Nacional de Huracanes confirma las previsiones, el HANNA afirmado ya como huracán categoría 4 pasará en las próximas horas con vientos de más de 150 nudos por Gonaïves. Por otro lado le informan que los helicópteros disponibles están procediendo a evacuar a los últimos corresponsales de prensa y voluntarios de misiones humanitarias. No tendrá disponibilidad de aeronaves.

Se forma un comité de crisis con las autoridades de Haití y de Naciones Unidas. Finaliza la reunión y luego de consultar con el Comandante del Contingente Naval pide que lo comuniquen con el buque uruguayo que había zarpado en la mañana.

16.45 Hrs. A bordo del ROU04 “ARTIGAS”.-

Comandante de Sala de Radio, tiene una llamada urgente del adjunto al Force Commander de la MINUSTAH, señor – se sintió a través del comunicador del Puente de Mando, donde estaba en ese momento el Comandante.

Recibido, bajo – fue su lacónica respuesta. El Puente queda en silencio. La palabra “urgente” no hace presagiar nada bueno.

Luego de su comunicación con el Force Commander, el Comandante cita a los Jefes de Departamento, les plantea la situación y el pedido de apoyo recibido de la MINUSTAH para acercarse a Gonaïves si el HANNA impacta en dicha ciudad. En la piel siente el deseo de responder afirmativamente, pero sabe que primero debe considerar  todas las variables en juego y comunicarse con Montevideo para recién después tomar la decisión. Uno por uno los Jefes de Departamento hacen sus aportes. El Navegante aporta pronósticos meteorológicos de diversas fuentes; con diferencias poco significativas entre sí, todos son preocupantes. Hay dos huracanes ya formados en la zona, el HANNA moviéndose hacia Haití y el IKE con evolución aún no confirmada.

Para terminar de conformar un panorama de sumo riesgo, una Tormenta Tropical acaba de aparecer en el mapa de las predicciones. Se llama JOSEPHINE y su evolución aún es una incógnita. El Jefe de Máquinas aporta sus datos, esos que más allá de las planillas oficiales a bordo, él anota en una libreta personal que con enorme celo profesional siempre le acompaña. Agua potable con las potabilizadoras trabajando al máximo, condiciones de estabilidad y combustible para un máximo de 5 días. La cartografía de la zona norte de la isla y sus accesos dejaban bastante que desear pero afortunadamente en Montevideo se había comprado antes de zarpar una cartografía digital que permitía una aceptable seguridad para la navegación. No hay problemas sanitarios en la tripulación aporta el Segundo. El Oficial de Mantenimiento de la aeronave confirma que en Cartagena, Colombia, se había recibido desde Montevideo el repuesto que fallara en el último ejercicio de la Panamax y que había dejado al helicóptero fuera de servicio. El sistema logístico había funcionado bien y la aeronave estaba en orden de vuelo.

El Comandante tiene la decisión casi tomada y requiere a Sala de Radio una comunicación con el Comando de la Flota en Montevideo.

19.30 Hrs. COT, Centro de Operaciones Tácticas de la Flota, Área Naval del Puerto de Montevideo.

Reina una actividad inusual en el COT. Se ha citado personal adicional y se ha reforzado la guardia. Los diferentes monitores plotean la situación y se alternan en la gran pantalla central. A partir de ese momento y durante los próximos días toda la atención está centrada en el ROU04 “ARTIGAS” y la evolución de dos huracanes, el HANNA y el IKE.

Consultado el Comandante en Jefe, el Comandante de la Flota faculta al Comandante del buque a aceptar el pedido de apoyo de las autoridades haitianas y de la MINUSTAH, supeditado siempre a la seguridad propia. Básicamente se han seguido los lineamientos de la Doctrina de la Armada Nacional, la cual establece que cuando se opera en actividades de Búsqueda y Rescate, donde normalmente se debe actuar en condiciones climáticas adversas, la prioridad será salvar vidas humanas tratando de atenuar en forma concordante los riesgos de la propia dotación involucrada. Lo que parece fácil de decir en una frase, conlleva en los hechos, una enorme responsabilidad para quien en el mar debe decidir. En el COT todos lo saben y piensan en sus camaradas que a más de 5.000 millas se aprestan a encarar una situación de enorme riesgo. En algunos prima el espíritu de aventura y desearían estar en esa tripulación. En otros prima la preocupación por el peligro. En todos late desde ese momento el deseo de ayudar como se pueda a esos colegas. Al buque se le ha requerido comunicación cada 30 minutos y seguirán en contacto permanente.

Miércoles 3, 12.00 Hrs. A bordo del ROU04

El retorno a Haití se presenta complicado desde el mismo momento de la llegada nuevamente a Puerto Príncipe. Al buque le fue solicitado por las autoridades de Haití y de la MINUSTAH, pasar por la capital para embarcar víveres y medicinas para su traslado a Gonaïves. Pasan las horas, la situación meteorológica empeora y el abastecimiento no aparece. Desde el buque se aprecia una situación caótica en la capital. La inminente llegada del HANNA al Norte de la isla y la falta de certezas sobre su evolución posterior, agregan nervio a la situación. A última hora del día, finalmente HANNA impacta en Gonaïves con toda la furia que se esperaba. Las informaciones que llegan confirman los peores pronósticos pues el centro del huracán está pasando por la castigada ciudad de Gonaïves donde todo es caos.

España tiene un importante componente de voluntarios trabajando en Haití. Uno de sus principales medios de prensa, el diario “El País” trasmite prácticamente en tiempo real novedades sobre la situación.

18.41 Hrs. Reporte digital de www.elpais.com.-

“Sin tiempo para recuperarse del paso del huracán GUSTAV, Haití se ha visto azotado por el HANNA, que ha dejado un reguero de muerte y destrucción en el país más pobre de América. Al menos 90 personas han fallecido a causa de las inundaciones y derrumbes provocados por la tormenta. El presidente de Haití ha dicho que el país ha encarado una catástrofe después de sufrir tres tormentas tropicales en menos de 21 días. Durante estas tres semanas, han fallecido 170 personas y miles de ciudadanos han tenido que abandonar sus casas”.

“Todo el país está bajo el agua y HANNA ha devastado cosechas en todas partes, ha dicho Raphael Yves Pierre, director de la organización humanitaria Action Aid, quien además ha hecho un llamamiento para que se destine gran cantidad de ayuda a la asolada población haitiana”.

“Mientras, el huracán IKE ha alcanzado este jueves la categoría 4 (en una escala en la que 5 revela el mayor potencial) a su paso por las cálidas aguas del Atlántico, según informó el Centro Nacional de Huracanes de EE UU, con sede en Miami. El huracán IKE, con vientos de hasta 185 kilómetros por hora, se dirige hacia las islas de Sotavento, adonde podría llegar este viernes”.

Nota: Extraído de la Revista Naval.

DEJA UNA RESPUESTA