Experimento único en el mundo ayuda a evaluar el desempeño actual del reloj biológico.

0
312
Un grupo de estudiantes y docentes uruguayos está llevando a cabo un estudio de los ritmos biológicos en personas que están sometidas a fotoperíodos naturales pero extremos, como las que viven en la Antártida (que tienen 22 horas de luz en verano y la misma cantidad de oscuridad en invierno), destaca Sputnik.
16 estudiantes de la Escuela de Iniciación a la Investigación Antártica (EVIIA) viajaron desde Uruguay hasta el continente blanco el 10 de enero de 2019 para desarrollar proyectos de investigación científica en el destacamento científico antártico que desde hace 35 años representa a Uruguay sobre el hielo: la Base Artigas, en la isla Rey Jorge del archipiélago Shetland del Sur.
Los jóvenes fueron acompañados por seis docentes y montaron cuatro laboratorios para investigar invertebrados polares y bioinvasores, ecosistemas antárticos, cronobiología y microbiología.
Ana Silva es la docente referente del módulo cronobiología. Ellos están estudiando los cambios producidos recientemente por la vida moderna urbana en el reloj biológico”.
“La existencia del reloj biológico ya no se pone en duda: todos los seres vivos tenemos una forma interna y material de medir el tiempo, de verdad que existen ‘genes reloj’ que tienen su expresión diaria controlada con un ritmo de 24 horas y eso, de alguna manera, pauta tiempo dentro de nuestro organismo”, explica Silva.
El tic-tac natural que regula nuestras vidas “se pone en hora con la luz”, añade la científica, y se puede estudiar de la manera que lo está haciendo el “equipo cronoantártico”.
“Hoy sabemos que la luz es tiempo para el cerebro […] entonces si la luz cambia, el reloj se confunde. En la vida urbana vivimos muy tironeados, porque la información de la luz está muy lejos de ser lo que era ancestralmente”, subrayó Silva.
Por eso la Antártida funciona como “laboratorio natural” para estudiar los cambios.
Es un experimento único en el mundo.
“Nuestro interés es evaluar cómo [los cambios en los fotoperíodos] repercuten sobre las horas y la calidad de sueño, sobre la hormona melatonina, que es la indicadora fisiológica del reloj”, concluyó Silva.
http://spanish.peopledaily.com.cn

DEJA UNA RESPUESTA