Conmemoran 150 años del nacimiento del capitán de navío Francisco Miranda

0
530

Todos hemos oído hablar alguna vez del “Capitán Miranda”, aún sin saber que es un velero ni que se emplea como escuela de navegación por parte de la Armada Nacional. Lo que poca gente sabe es a quién se rinde homenaje con la denominación de este buque. Esa persona fue el capitán de Navío Francisco Prudencio Miranda, muy importante para la creación de una escuela naval en nuestro país, y recientemente se conmemoraron 150 años de su nacimiento. Miranda nació en el departamento de Maldonado en el año 1869, proveniente de una familia marina, de la que heredó esa vocación. A los 17 años inició su carrera naval al enrolarse como “aspirante” en la cañonera “General Suárez”, esta era en ese momento la forma de ingresar a la Armada.El 23 de marzo de 1887 obtuvo el grado de Guardia Marina, como especialista en Aparejo y Maniobra. Dentro de la institución, Miranda fue un impulsor de la creación de la Escuela Naval, incluso fue redactor de algunos de los programas de estudio, según se destacó en el Boletín Informativo número 6 de la Asociación de Amigos del Capitán Miranda.El joven Miranda fue perfeccionando sus conocimientos hidrográficos con los frecuentes viajes realizados en las unidades de la Armada, elaborando publicaciones dedicadas a “El Plata y sus afluentes”, “Geografía Marítima”, que contiene la descripción de los principales puertos, bahías y rutas navegables, así como “La defensa marítima y fluvial de la República O. Del Uruguay”, “Influencia de la Marina en el porvenir del país”, “El Río de la Plata” y “Alumbrado y Balizamiento”.Falleció el 25 de abril de 1925, después de haber dedicado hasta el último día de su vida a la Armada Nacional, en cuyos buques navegó más de 55 mil millas y permaneció casi 17 años embarcado. Merced a todos esos méritos, el Gobierno aprobó por el decreto del Ministerio de Guerra y Marina de 1º de abril de 1930, en el que se solicitaba se le asignara el nombre “Capitán Miranda” al primer buque hidrográfico, que el país hizo construir en Cádiz para destinar a investigaciones oceanográficas y a la confección de cartas náuticas.

El Telégrafo

DEJA UNA RESPUESTA