¿Ciclón extratropical, subtropical, tropical? Fenómeno ocurrido dividió a científicos

0
92

Hay consenso en cuanto su punto de origen y trayectoria, pero no ocurre lo mismo con su naturaleza. Calificado inicialmente como ciclón extratropical, el fenómeno que se formó en la noche del domingo y la mañana siguiente junto a un frente frío, adquirió características atípicas entre la tarde del lunes y la noche en la desembocadura del Rio de la Plata. Según detalla el observatorio brasileño Metsul, en ese momento el ciclón se separó del frente frío y comenzó a moverse independientemente. Además, cobró organización y comenzó a presentar convección alrededor de su centro de circulación, incluida la formación de un ojo.

La Dirección de Hidrografía Naval (DHN) de la Armada de Brasil en su carta sinóptica de las 21:00 horas del lunes (0Z) clasificó el ciclón frente a las costas de Uruguay y Sureste de Chuy como tormenta subtropical, es decir, un ciclón híbrido, con centro caliente en superficie y frío en altura. Sin embargo, en un boletín, la Agencia Meteorológica de los Estados Unidos (NOAA) indicó que el sistema experimentó una transición de subtropical a tropical (centro totalmente caliente) el lunes por la noche. El comunicado señala la formación de un ojo en el sistema después de las 8:30 pm del lunes (GMT) y el enfriamiento de las cimas de las nubes alrededor del centro de circulación (CDO), lo que indica una intensificación por convección (inestabilidad). El boletín estadounidense clasificaba el sistema como Invest, lo que significa que ameritaba el monitoreo y recopilación de datos por parte de los centros de pronóstico de ciclones tropicales, y también estimaba la intensidad del ciclón utilizando la técnica Dvorak para ciclones tropicales a partir de imágenes de satélite en 3 .5.  El número corresponde en el caso del Atlántico a una tormenta subtropical con un viento sostenido de 102 km / h. Esto coloca al sistema en el límite superior de una tormenta tropical y cerca de la etapa de huracán, que es tan baja como 4.0 en la escala de intensidad actual (CI) en la técnica Dvorak, detalla la institución brasileña.

CONTROVERSIA EN LA COMUNIDAD METEOROLÓGICA

El informe de la NOAA desató de inmediato un gran debate entre los meteorólogos sobre la formación de un ciclón tropical a mediados de junio, en latitudes tan al sur como Uruguay, y en medio de una poderosa ola de frío. Desde Metsul entienden justificado el asombro de la comunidad meteorológica ante un ciclón tropical en el escenario meteorológico de la región en ese momento. E ese respeto, el artículo enumera algunos argumentos para entenderlo como un fenómeno raro e improbable.

– Los ciclones tropicales tienden a formarse sobre aguas cálidas, generalmente con una temperatura de la superficie del océano de 27 ° C o más. Ahora, la temperatura del mar donde se formó el sistema es de alrededor de 17 ° C.

– Los ciclones tropicales tienden a formarse en los meses de verano o al final de la primavera o principios del otoño. Este tipo de ciclón es una excepción absoluta en invierno. En el Atlántico Norte, en un siglo y medio de datos, solo hubo 77 ciclones subtropicales o tropicales en diciembre (primer mes de invierno del norte que correspondería a nuestro junio) y 4 en enero (el equivalente a nuestro julio) y nosotros están casi en el cambio de mes a julio.

– Los ciclones tropicales tienden a originarse en áreas entre los trópicos y luego evolucionan a áreas subtropicales. Excepcionalmente, en el Atlántico norte, se forma más al norte. En el caso del Atlántico Sur, todos los ciclones tropicales documentados hasta la fecha se originaron frente a las costas de Brasil. No hay precedentes de ciclogénesis tropical en latitudes tan al sur como el Río de la Plata. – Los ciclones tropicales tienden a formarse en una atmósfera cálida y húmeda. Este ciclón se originó en medio de una poderosa masa de aire polar antártico con frío y nieve muy intensos, incluso en lugares poco acostumbrados al fenómeno. Una vez que se asume que la clasificación de la NOAA es correcta, y la NOAA a menudo ha revisado en el pasado la clasificación de las tormentas en el Atlántico Norte en el post análisis, este es un punto de vista meteorológico, único e inusual. Serñia como un ciclón tropical formándose en la costa noreste de los Estados Unidos, cerca de Nueva York o Nueva Inglaterra durante el invierno y durante una gran ola polar que trae nieve y frío muy por debajo de cero en la región. Como ocurre ahora con los meteorólogos sudamericanos, en un caso así los meteorólogos norteamericanos se asombrarían, a pesar de que los ciclones tropicales son comunes en la costa noreste de Estados Unidos, lo que no es el caso de Uruguay y hace que la situación actual sea aún más inusual.

UNA TERCERA HIPÓTESIS

El boletín de la NOAA identificó el sistema como tropical. La Armada de Brasil entiende que es subtropical. Desde Metsul, se aventura una tercera hipótesis que lo definiría como un ciclón extratropical, teoría que, advierten “deberá ser evaluada en los distintos trabajos que seguramente estudiarán este sistema en la academia”. ¿Por qué no se puede descartar la hipótesis de ser un ciclón extratropical, común y frecuente en el Atlántico Sur? En ciclones extratropicales que han sufrido ciclogénesis explosiva (bomba) o son intensos, como en el caso de este sistema, “es común que estén en el centro de la tormenta marítima si forma lo que la literatura técnica llama aislamiento cálido o en traducción libre la captura de aire caliente en su centro”, explican desde el observatorio. Incluso, varias veces se produce la formación de un ojo. Muchos ciclones extratropicales intensos durante el invierno en el Atlántico norte, cerca de Escandinavia o incluso cerca del Reino Unido e Islandia, ya han mostrado esta característica. https://www.montevideo.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA