Bañados del Este, uno de los sitios más importantes para las aves en Uruguay

0
113

Esta semana, Joaquín Aldabe, investigador y docente del CURE Rocha, nos muestra los Bañados del Este, un área de las más importantes para las aves de nuestro país y de las más extensas de Uruguay. Se ubica en la región este del país, en la cuenca de la Laguna Merín. Tal como lo prometimos en la columna anterior, vamos a hablar de las IBAs, que son sitios reconocidos nacional e internacionalmente por su importancia global para las aves y la biodiversdidad. IBA significa en inglés Área de Importancia para las Aves. En Uruguay contamos con 22 IBAs, que contienen 37 especies de importancia global para la conservación.

Los Bañados del Este resultan un área de las más importantes para las aves de nuestro país y de las más extensas de Uruguay. Se ubica en la región este del país, en la cuenca de la Laguna Merín. Es una gran extensión de humedales y arrozales, con varios tipos de hábitat para las aves. Aparte de la gran abundancia y diversidad de aves, es relativamente fácil observar allí aves atractivas y en peligro de extinción a nivel mundial como el capuchino pecho blanco capuchinoSporophila palustris que se reproduce en el área después de pasar el invierno en el centro sur de Brasil. Este pájaro colorido y escaso es bastante fácil de detectar en pequeños parches de pastos altos húmedos (generalmente se alimentan de especies de pasto del género Paspalum) en los bordes de las carreteras que han escapado de la agricultura y el pastoreo. Además, esta IBA alberga la población más importante del dragón Xanthopsar flavus que se suele ver junto con la monjita blancaMonjita Blanca y Negra Xolmis dominicanus, aparentemente debido a una relación de alimentación en la que ambas especies se favorecen.

Los dragones parecen depender del comportamiento de vigilancia de la Monjita Blanca y Negra, mientras que la Monjita se aprovecha de la relación capturando insectos que vuelan desde el pasto que escapan de la actividad de alimentación del dragón en el suelo. Ambas especies se consideran amenazadas a nivel global. Otras aves coloridas y únicas habitan en esta IBA, como el espectacular federal Amblyramphus holosericeus y el dominó Sporophila collaris. Ambas especies utilizan los humedales y pastizales para alimentarse y anidar.federal

Una de las aves más interesantes que se puede ver fácilmente en Uruguay es la pajonalera de pico recto Limnoctites rectirostris, de la familia del hornero. Este Furnariidae es endémico del cono sur de Sudamérica y la mayor parte de su distribución global se encuentra en Uruguay. Utiliza exclusivamente una comunidad vegetal específica dominada por el caraguatá de bañado Eryngium pandanifolium. La pajonalera de pico recto es más común en la región este del país, y está presente en la mayoría de las IBA de esta región. Poco se sabe sobre su comportamiento y ecología, pero las necesidades específicas de su hábitat, junto con la degradación del mismo, hacen de esta ave una preocupación de conservación a nivel nacional y mundial.

Siguiendo nuestro vuelo hacia el norte de Bañados del Este, rumbo a Lavalleja y Treinta y Tres y Cerro Largo, el paisaje comienza a cambiar hacia una topografía escarpada dominada por pastizales y bosques serranos y de galería. La IBA Sierra de los Ríos es un sitio asombroso para los zoólogos y botánicos, ya que la flora y fauna del bosque atlántico están presentes en la región. Ésta es probablemente el relicto más austral del bosque atlántico que se extiende a lo largo de la costa atlántica desde Río de Janeiro hasta nuestro país.

Varias especies de aves como la perdiz de monte, el loro chiripepe, la urraca azul y el trepador oliváceo, entre otras, solo se han encontrado en esta IBA. Junto con otras IBAs como Quebradas de Treinta y Tres y Serranías del Este, la región serrana del Este ofrece una amplia variedad de paisajes y especies de aves en un área relativamente pequeña, lo que hace que esta región sea de especial interés para la observación de aves. Aquí se pueden observar otras aves fascinantes como el macuquiño Lochmias nematura, el achará Tangara preciosa, el carpintero enano Picumnus nebulosus y el cardenal azul Stephanophorus diadematus. Las últimas dos especies están restringidas al bosque atlántico del sureste de Brasil, noreste de Argentina y este de Uruguay.

Varias IBAs se identificaron en el noroeste de Uruguay, en el litoral del Río Uruguay y zonas aledañas. Esta región alberga una de las mayores extensiones de pastizales naturales con una fauna y paisajes particulares y realmente vistosos. La IBA Los Campos del Tapado, en el departamento de Salto, tiene la única población conocida en Uruguay de la loica pampeana Sturnella defilippii. Otras aves globalmente amenazadas, como la cachirla dorada Anthus nattereri, que se reproduce en el área acompañan a la loica en este sitio. La importancia de esta IBA se ve magnificada por la presencia de la principal población de venado de campo Ozotocerus bezoarticus en el país.

Los campos de Bella Unión es la IBA más septentrional de Uruguay y posee una avifauna única y rica, como consecuencia de la confluencia de los biomas del Chaco, Mata Atlántica y Pampas. Dentro de la lista de aves destacan la tangará garganta violácea Euphonia chlorotica así como la mosqueta de ojo dorado Hemitriccus margaritaceiventer, aves raras en muchos lugares pero bastante fácil de detectar en este sitio. Además, anida el tío-tío grande Phacellodomus ruber, y se pueden observar fácilmente aves interesantes como la cardenilla Paroaria capitata y el pirincho negro grande Crotophaga major. No muy fácil de encontrar, en este sitio se puede apreciar el magnífico carpintero negro.

Algunas IBAs en el oeste de Uruguay tienen extensiones de bosque de Espinal, un bioma que es más extenso en el centro de Argentina. Este bosque de aspecto seco compuesto por algarrobos del género Prosopis y otros árboles espinosos albergan poblaciones del cardenal amarillo Gubernatrix cristata, que se encuentra en peligro de extinción a nivel mundial. También son comunes en estos bosques otras especies típicas del espinal, como la monterita cabeza negra Poospiza melanoleuca, el hornerón (un hornero muy grande y con cresta) Pseudoseisura lophotes, el crestudo Coryphistera alaudina y el trepador grande Drymornis bridgesii. Este último es un trepatroncos único y extraordinario que, a diferencia de sus parientes amazónicos, “descendió” de los árboles y se adaptó a los hábitos terrestres.

La IBA marina es una zona lejana pero interesante para la observación de aves marinas. Se encontraron un total de 25 especies de aves marinas asociadas con embarcaciones; las aves más frecuentes son el petrel de barba blanca ProcellariaProcellaria aequinoctialis y el albatros de ceja negra Thalassarche melanophris. Otras maravillosas aves marinas observadas en aguas uruguayas son el petrel de anteojos Procellaria conspicillata y los petreles gigantes (Macronectes giganteus y M. halli) que generalmente se ven desde la costa. Desafortunadamente, la captura incidental con artes de pesca industriales está afectando negativamente a varias aves marinas en el Océano Atlántico suroeste.

Amenazas y acciones

La principal amenaza que enfrentan actualmente las aves en Uruguay es la pérdida y degradación del hábitat. Durante los últimos 30 años, miles de hectáreas de pastizales y humedales naturales se han convertido en cultivos como la soja y el arroz, o en plantaciones forestales. Esto está afectando significativamente a muchas aves de los pastizales, pero hasta ahora no se ha realizado una evaluación nacional cuantitativa. Tampoco se han evaluado en aves los efectos indirectos de los agroquímicos utilizados en la soja y otros cultivos. Otra amenaza que afecta a un grupo de aves de pastizales es el pastoreo de ganado. El pastoreo afecta la altura del pastizal (o la fisonomía de la vegetación), alterando negativamente las condiciones del hábitat de las aves, especialmente aquellas que requieren pastizales altos para alimentarse y refugiarse. Debido a que la cría de ganado es una actividad tan extendida, los pastos altos son escasos y generalmente se limitan a pequeños parches o franjas estrechas a lo largo de los bordes de los campos agrícolas o los bordes de las carreteras. En consecuencia, varias especies, como los Capuchinos, amenazados a nivel mundial, probablemente han experimentado disminuciones muy severas. Por lo tanto, las acciones de conservación deben estar orientadas hacia el manejo del pastoreo en sistemas ganaderos y la protección de parches de pastizales en paisajes agrícolas. Afortunadamente, varias instituciones están aportando para mitigar la problemática. Unos de los principales avances que se han logrado en los últimos 10 años es el reconocimiento que el campo natural uruguayo es un recurso sumamente valioso para la economía, pero también para la biodiversidad. Paralelamente, desde el Centro Universitario Regional del Este, particularmente desde el Departamento de Sistemas Agrarios y Paisajes Culturales, y desde la oficina ejecutiva de la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras-Manomet Inc, la Alianza del Pastizal-BirdLife International y la Fundación Lagunas Costeras estamos trabajando en la generación y aplicación de información científica de calidad que permita a los productores rurales continuar viviendo de sus explotaciones al tiempo que se incrementen las chances de proteger las aves y la biodiversidad. Este conocimiento es generado desde el territorio, en conjunto con los productores, quienes muchas veces nos señalan el camino que permita producir conservando. https://lapalomahoy.uy/

DEJA UNA RESPUESTA