Sismos en territorio uruguayo: alta vulnerabilidad

0
100

Más de 100 personas reportaron movimientos en La Paz; en la Base Artigas en la Antártida se registraron más de 1.500 desde el 27 de agosto. Algunos escucharon un estruendo. Otros sintieron que el piso se movía bajo sus pies. Eran las 1:30 de la mañana del sábado 29 de agosto. Más de 100 personas reportaron uno de los dos incidentes o los dos al mismo tiempo al Observatorio Geofísico de Uruguay desde la ciudad canaria de La Paz. Fue la misma situación que se registró el 23 de marzo de 2016 cuando vibraron techos y paredes, se rompieron vidrios y se rajaron planchadas en la zona entre Punta de Lobos y Punta del Tigre, en la costa oeste de Montevideo; o igual a la del 24 de noviembre de 2016 cuando un sismo hizo temblar a varios barrios de Montevideo y zonas de Canelones. La diferencia es que, esta vez, no se puede estudiar lo ocurrido porque el equipo ubicado en la capital, el más cercano al epicentro, está descompuesto y solo se pudo constatar que sí hubo un evento que coincide con la hora señalada por vecinos por los datos obtenidos en la estación instalada en Parque Anchorena. “No sabemos el nivel de magnitud; no sabemos nada”, lamentó la geóloga Leda Sánchez. Este sismo, fenómeno entendido como una serie de vibraciones de la superficie terrestre generadas por un movimiento brusco y repentino de las capas internas (corteza y manta), es uno de los aproximadamente 20 que se registran cada año en un país que, para muchos, no hay terremotos y, por lo tanto, no hay ningún peligro. “La probabilidad de que ocurra un evento de magnitud importante es baja pero la vulnerabilidad es alta y, en la ecuación de riesgo, eso es un desastre”, comentó a El País. Uruguay, aunque no esté en una zona de convergencia de placas, es vulnerable, en particular, por los daños materiales que provocaría un sismo en edificios, casas antiguas, estructuras industriales y granjas eólicas. https://www.elpais.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA