¿Por qué aparecen pingüinos en Uruguay? ¿Qué hacer si encontramos uno?

0
120

Socorrer un pingüino varado en la arena puede ser la clave para salvarle la vida; una guía para un rescate seguro. Cada invierno la escena se repite: pingüinos aparecen en las playas uruguayas. Y surge una gran interrogante: ¿qué hacer?, ¿cómo ayudarlos? Aunque el primer instinto puede ser devolverlos al agua, es exactamente lo que no se debe hacer. Lourdes Casas es médica veterinaria y encargada de la organización de rescate Socobioma, una organización que recibe animales costeros y de monte, a los que recupera y devuelve a la naturaleza. Socobioma advirtió hace algunos días sobre el comienzo de la llegada de los pingüinos y brindó algunas pautas para ayudarlos a sobrevivir.

“Los pingüinos que aparecen en las costas son los conocidos como Pingüino de Magallanes (Spheniscus magellanicus) que habitan en las costas desde Chubut (Argentina) hasta el sur de ese país y las costas de las Islas Malvinas. Es importante saber que son animales que no viven sobre el hielo, sino en zonas áridas, cercanas al agua”, explicó la veterinaria a El País.

¿Por qué llegan? Esta especie pasa por la costa uruguaya en la migración que realizan hasta Río de Janeiro cada invierno. “Existen dos categorías: adultos y juveniles. En general llegan los juveniles que nadan mucho más cerca de la costa que los adultos. Son inexpertos y están en su primer viaje; entonces, están más expuestos a los factores humanos”, indicó la encargada de Socobioma. Las razones por las que terminan en la costa van desde la ingesta de plásticos y contaminación, quedar atrapados en las redes de pescadores por error, hasta problemas de salud causados por una mala alimentación, por ejemplo. “Un pingüino que está en la arena es un animal que necesita ayuda, por eso de ninguna manera se deben devolver al agua porque los estaríamos perjudicando”, explicó Casas.

¿Qué hacer cuando se encuentra un pingüino en la playa?

Quienes encuentran un pingüino en la playa deben contactar a Socobioma o acercarlos a Prefectura para que la organización pueda recuperarlos. “No debemos mojarlos, ni darles de comer y, en lo posible, alejar a los perros porque solemos recibirlos con mordidas muy serias”, subrayó.

Acompañar al animal hasta que llegue el rescate es fundamental. En caso de que, por alguna razón, la espera sea muy larga o se deba llevar el animal para la casa para esperar que se lo recoja, lo ideal es cubrirlos con una tela o manta y brindarles una fuente de calor segura como, por ejemplo, botellas de refresco con agua caliente envueltas en alguna especie de tela para que no se quemen, debajo de las aletas. Además, debe intentarse que estén tranquilos para bajar su nivel de estrés. El proceso de recuperación de estos animales no es sencillo. Según explicó la veterinaria, lleva de dos a tres meses poder devolver los animales al agua. “Los primeros cinco o seis días los alimentamos por sonda que va desde el pico al estómago, con un licuado de pescado y los hidratamos bien. Luego les damos alimento entero y empezamos con las curaciones de las heridas”, señaló. El proceso es largo porque se debe esperar a que las heridas cicatricen y recuperen las plumas perdidas. “Después de un tiempo revisamos que después de una hora nadando tengan el 95% del cuerpo seco. El problema es que si se mojan les da frío y vuelven a salir”, agregó. Los pingüinos rescatados son devueltos a la naturaleza en grupos de a cinco.

Cómo funciona Socobioma

Socobioma es una organización de voluntarios que se encargan de la recuperación de animales de costa y monte. En lo que va de 2020 recibió alrededor de 230.

Están ubicados en Punta del Este (Maldonado) en un predio prestado. Ahora buscan un lugar permanente que se les pueda donar para poder instalarse de manera fija.  Socobioma no recibe apoyo estatal y se financia vendiendo plantas nativas o productos de fabricación propia. Además, brindan charlas pagas en escuelas para poder mantenerse.  Podés contactarte con la organización llamando al 092 727 317. https://www.elpais.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA