Cómo impactará el cambio climático en áreas clave para la economía mundial

0
96

El informe “Las implicaciones económicas del cambio climático”, elaborado por la calificadora de riesgo Moody´s, evaluó los efectos a través de seis canales de impacto distintos: el aumento del nivel del mar, los efectos en la salud, en la productividad laboral, el rendimiento agrícola, el turismo y la demanda de energía.Cada nuevo informe sobre las consecuencias del cambio climático es como una pequeña ventana en la que miramos, entre el asombro y la incredulidad, nuestro propio futuro. En este caso, la calificadora de riesgo Moody´s calculó cuánto le costará a la economía mundial el aumento de la temperatura global y estimó que las pérdidas, si se logra limitar ese incremento a los 2°, podrían rozar los u$s 70 trillones en 2100. “Las implicaciones económicas del cambio climático” evaluó los efectos a través de seis canales de impacto. En primer lugar, analizó cómo el aumento del nivel del mar reducirá las tierras aprovechables en las costas a través de la erosión o las inundaciones. La extensión del área que podría perderse y el consecuente daño económico dependerán principalmente de dos factores: la composición de la línea de costa, ya que los acantilados y formaciones rocosas resisten más que las zonas arenosas y humedales, y qué parte de esa costa está siendo utilizada para fines productivos. En segundo término, reveló que el alza de las temperaturas globales aumentará la mortalidad relacionada con el calor y extenderá el rango geográfico de mosquitos, garrapatas y pulgas, insectos portadores de enfermedades como la malaria y el dengue. Además, cuando el cambio climático obligue a la gente a migrar, también se multiplicará el riesgo de propagación en nuevas áreas. El aumento de las temperaturas también reducirá la productividad laboral, ya que los trabajadores necesitarán más días de licencia por enfermedad y se elevarán los gastos en servicios de salud. Los efectos del “estrés térmico” variarán entre los países, con mayor incidencia en aquellos donde la fuerza laboral se desempeña básicamente al aire libre. Así, las actividades agrícolas estarán entre las de mayor riesgo por su exposición al calor extremo. Los cambios en los patrones de precipitación también tendrán impacto directo en los rendimientos de los cultivos mundiales, aunque no serán uniformes en todos los países y cultivos, porque las temporadas de crecimiento se alargarán en climas más fríos y se acortarán en los más cálidos. Pero, en general, la productividad agrícola disminuirá en más regiones de lo que aumentará. El turismo, una de las principales fuentes de ingresos de muchas economías, es otra de las variables que se se verá directamente afectada por el clima. Es probable que la cantidad de viajeros crezca en los sitios que actualmente son muy fríos y se reduzca en aquellos que se transformen en ambientes demasiado calurosos. Y que otro sector de potenciales turistas, si su clima local mejora, renuncien a los viajes internacionales y permanezcan cerca de casa. Serán algunos de los escasos ganadores en un escenario con muchos perdedores. Como efecto colateral, se producirán alteraciones en la demanda energética de los hogares, donde aumentará el requerimiento de electricidad para aires acondicionados. Pero como en general se utiliza más energía para calentar los ambientes que para enfriarlos, la suba de las temperaturas dará como resultado neto una caída en la demanda de energía que arrastraría sus precios a la baja.

Perdedores

Según señala el informe a modo de conclusión, “en ausencia de una mitigación de la contaminación global, la emisión antropogénica de dióxido de carbono a la atmósfera de la Tierra elevará las temperaturas globales y los cambios en los patrones de precipitación afectarán la producción agrícola y perjudicarán universalmente la salud y la productividad de los trabajadores”.

Los efectos del cambio climático en el Ártico.

“Los fenómenos meteorológicos extremos más frecuentes e intensos perturbarán y dañarán cada vez más las infraestructuras. Y el aumento del nivel del mar amenazará a las comunidades costeras y las naciones insulares. Estos efectos se intensificarán a lo largo del siglo, dando como resultado profundos cambios en los patrones climáticos en todo el mundo”, agrega. En ese escenario, se estima un daño económico global de u$s54 trillones en 2100 en un escenario de calentamiento de 1.5° y de u$s69 trillones en otro de 2° por encima de los niveles preindustriales, las dos barreras que fijaron como límite los 195 países que firmaron el histórico Acuerdo de París de 2015 para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Las naciones que se verán gravemente afectadas se ubican en dos grupos: aquellas de climas cálidos con economías emergentes como Malasia, Argelia, Filipinas y Tailandia, y las productoras de petróleo como Arabia Saudita, Qatar y Omán, que afrontarán la caída de los precios de su principal producto por la menor demanda. Indiaserá la más golpeada, ya que su PBI se ralentizará 2,5% por el “estrés térmico”, sus rendimientos agrícolas disminuirán y tendrá que afrontar mayores costos de atención de la salud. En Argentina, el freno podría llegar al 0,33% del producto bruto interno, aunque la investigación no ofrece detalles sobre esa cifra. En líneas generales, los efectos más dramáticos del cambio climático sobre las economías del mundo ocurrirán durante la segunda mitad del siglo. En términos porcentuales, para las potencias del hemisferio norte la disminución de la productividad será más ligera y hasta cierto punto compensada por otras variables, pero este informe no bucea sobre una de las principales amenazas que deberán enfrentar: el drástico aumento de la frecuencia y severidad de los desastres naturales. https://www.ambito.com

DEJA UNA RESPUESTA