Exceso de fósforo: Un problema que llega a Uruguay desde la región

0
72

Nutriente fundamental para el crecimiento animal y vegetal, el fósforo también se ha convertido desde hace casi una década en una problemática real para Uruguay, ya que, por su ubicación en el extremo del Cono Sur, es el último país en recibir lo que llega por el agua desde los vecinos. Así lo indica durante una entrevista con Efe la directora del Laboratorio Ambiental del Ministerio de Ambiente, Natalia Barboza, quien hace hincapié en este problema «multifactorial» debido a que su solución no es sencilla.

COORDINACIÓN MULTILATERAL

Según explica, en Uruguay hay zonas que ya están impactadas por este nutriente aportado por la producción, la industria y las ciudades. «Nosotros después hacemos aportes y terminamos en altas cargas de fósforo, por ejemplo, en el río Uruguay. Pero no es solo la actividad que nosotros hacemos sino lo que viene», reafirma. Indica que el problema genera algunas complicaciones como el crecimiento de algas o cianobacterias, que en muchas oportunidades impiden que las personas se bañen en la playa durante la temporada estival. Más allá de esto, Barboza apunta que uno de los principales contratiempos que existen para solucionar esto es el hecho de tener que trabajar coordinadamente con los restantes países de la región. «Nosotros tenemos políticas nacionales, que eso está bueno, pero Argentina tiene provinciales y Brasil tiene de Estados, entonces a veces es difícil llegar a acuerdos con los países limítrofes. Eso es como una limitante», añade.

ANÁLISIS Y BIOENSAYOS

En matrices ambientales de agua, sedimentos, suelo, aire y residuos ambientales, el laboratorio se encarga de llevar a cabo análisis fisicoquímicos, microbiológicos y bioensayos de toxicidad. Los resultados allí obtenidos son los que, entre otras cosas, permiten conocer cómo está funcionando una planta de tratamiento o cómo está la evaluación de la calidad ambiental de una industria. Su directora subraya que el paso del tiempo permitió lograr «una mejora en la capacidad analítica». De esta forma, Uruguay comenzó a detectar cosas que antes no podía encontrar. Como ejemplo de esto, cuenta que en el país se utiliza una variedad muy grande de plaguicidas que ahora se encuentran con mayor facilidad. Pese a eso, destaca que estos no generan por ahora un gran problema para Uruguay.

LA IMPORTANCIA DE LA COOPERACIÓN

Para algunos de los trabajos que se llevan adelante en el laboratorio, la cooperación internacional se volvió fundamental. La gestión de la calidad y control de la contaminación del agua, por ejemplo, cuenta con un proyecto de cooperación técnica de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA). El primer estudio que se llevó a cabo permitió evaluar la calidad del agua de los principales efluentes de uno de los ríos más importantes del país, con la formulación de un Plan Maestro Integrado para el fortalecimiento de la gestión de calidad de aguas de los ríos en Montevideo y su Área Metropolitana.

El análisis de las cargas ambientales de sedimentos de mercurio y el diseño de un plan de acción para la franja costera del Río de la Plata son algunos de los resultados de una cooperación que permitió que se lleven a cabo informes anuales de calidad de agua de las diferentes cuencas. Barboza indica que el mercurio es un metal que ingresa al ser humano por la dieta y tiene efectos neurotóxicos. No obstante, subraya que Uruguay no tiene problemas puntuales con esto, pero sí tiene una zona complicada -la que fue estudiada con el apoyo de JICA-. «Lo que se tuvo que hacer fue delimitar la zona, cercarla y prohibir determinadas actividades para que la gente no estuviera en contacto», dice. Asimismo, agrega que otros análisis llevados a cabo en ese trabajo mostraron que el mercurio todavía no es un problema para la población, aunque esto hubiera sido una posibilidad si no se atacaba a tiempo. Por esto, Barboza destaca la importancia de la cooperación internacional e indica que muchas veces esa es la forma de adquirir equipamiento. «Nos posibilita comprar equipos que los usamos con el objetivo de un proyecto particular, pero después los equipos se usan para otras cosas; entonces nos queda una capacidad analítica instalada», concluye. EFE   https://www.carmeloportal.com/

DEJA UNA RESPUESTA