ESTUDIO CONFIRMA QUE LA PESCA AMENAZA LA GRAN BARRERA DE CORAL

0
756
barrera de coral

 

Una nueva investigación muestra que la pesca está teniendo un impacto significativo en la composición de las poblaciones de peces de la Gran Barrera de Coral. Desde hace tiempo se sabe que impactos ambientales tales como el cambio climático y la contaminación son algunos de los factores de cambio en la Gran Barrera de Coral.

Ahora, investigadores del Centro de Excelencia ARC para Estudios de Arrecifes de Coral (Coral CoE) de la Universidad James Cook han descubierto que la eliminación de peces depredadores -como la trucha de coral y el pargo- a través de la pesca, provoca modificaciones considerables en la composición de las poblaciones de peces de arrecife. “Un arrecife estable y saludable incluye una gran abundancia y diversidad de peces depredadores y un número relativamente bajo de peces herbívoros y peces presa pequeños”, explica la autora principal del trabajo, April Boaden, estudiante de doctorado en el Coral CoE. “Los peces depredadores son extremadamente importantes para mantener un ecosistema equilibrado en el arrecife, pero depredadores como la trucha de coral, el pargo y el pez emperador siguen siendo el principal objetivo tanto de pescadores recreativos como comerciales”, agrega. Como parte del estudio, los investigadores llevaron a cabo numerosas evaluaciones de los peces y su hábitat en múltiples sitios a través de la Gran Barrera de Coral. Compararon las comunidades de peces en las reservas marinas designadas (zonas verdes), en las áreas recreativas de pesca (zonas amarillas) y en los sitios donde está permitida la pesca comercial y recreativa (zonas azules). “Hemos encontrado que las comunidades de peces de los arrecifes diferían mucho de acuerdo con el nivel de pesca del que eran objeto”, destaca Boaden. “El número de depredadores resultó seriamente diezmado en las zonas muy explotadas, mientras que los peces presa más pequeños, como la damisela, y los herbívoros, como el pez loro, habían aumentado considerablemente en número tras haber sido liberados de la depredación.” La reducción en la abundancia de depredadores a causa de la pesca alteró el equilibrio y la estructura del ecosistema de los arrecifes de coral.

“Se cree que los principales agentes de cambio en la Gran Barrera de Coral son las grandes perturbaciones, tales como los ciclones, la decoloración de los corales, el cambio climático, la estrella de mar corona de espinas y la escorrentía fluvial”, señala el coautor del estudio, el profesor Mike Kingsford del Coral CoE. “A pesar de ello, hemos demostrado que las grandes diferencias en la abundancia de peces de arrecife depredadores, y de sus presas, se pueden atribuir a los humanos”, agrega. Los resultados de este estudio apoyan el uso continuado y mejorado de las redes marinas existentes en la Gran Barrera de Coral. “La buena noticia es que los datos demuestran que el actual sistema de reservas marinas en la Gran Barrera de Coral es efectivo para conservar el número de depredadores, y al hacerlo, podemos aprender más acerca de los procesos que afectan a los arrecifes frente a múltiples impactos”, apunta el profesor. “Los impactos de la pesca son algo que podemos manejar con bastante facilidad, en comparación con otras amenazas como el cambio climático y la contaminación de escorrentía, que amenazan la Gran Barrera de Coral”, acota Boaden.- (www.fis.com)

 

DEJA UNA RESPUESTA