“Por varios años estaremos con una carne más cara en el abasto”

0
80

El 96% de la faena en el Uruguay está en manos de plantas exportadoras. Por varios años vamos a estar con una carne vacuna en el abasto más cara de lo que estamos acostumbrados a comprar”, estimó el presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Federico Stanham, al evaluar el comportamiento de los precios del producto, que por primera vez en muchos años, aumentó bastante por encima del Índice de Precios del Consumo (IPC). Si bien los datos del INAC correspondientes al presente año aún no están cerrados, se estima que el consumo de carne bovina rondará los 55 kilos por habitante al año, como consecuencia de un menor volumen del producto volcado al abasto y debido a la suba de precios, impulsada por la demanda de China y los casos de peste porcina africana. Estos hechos justificaron los precios de ganado gordo récord (encima de US$ 4,20 por kilo) y un precio promedio para la tonelada uruguaya, que en los últimos meses quedará por encima de US$ 4.000. “Estamos observando menor cantidad de carne en el mercado interno (carne producida en Uruguay)”, confirmó el gerente de información del INAC, Jorge Acosta. El jerarca estimó que la caída en el volumen volcado por la industria exportadora al mercado interno caerá entre 8% y 10% respecto al año anterior. La carne producida en Uruguay, aprovechando los mercados, se volcó, mayoritariamente, a la exportación.

Acosta recordó que el volumen de carne vacuna importada cerrará con aumento. “En 2018 representaba alrededor del 11% y ahora cerrará con cerca del 23% o 24% del total. En los últimos meses la carne importada tuvo un crecimiento de 35%. Es un cambio de matriz de consumo muy importante”. Agregó que el consumo de carne bovina cerró 2018 con una baja de 2,3 kilos por habitante —respecto al año anterior— y “esperamos que este año quede un poco por debajo también”, dijo Acosta.Conflicto. A su vez, Stanham recordó que en Uruguay la misma calidad de carne que se exporta se vuelca al mercado interno y a la vez, hay un solo mercado ganadero, con una trazabilidad obligatoria que permite que todos los productores puedan acceder con su ganado a las plantas exportadoras, a diferencia de lo que pasa en Argentina, Brasil o Paraguay. Uruguay exporta el 75% de la carne bovina que produce y en algunos meses recientes por encima de ese porcentaje. “Lógicamente el precio de la carne está atado a lo que está pasando en la exportación”, dijo el titular del INAC. “Los precios han subido mucho en el mercado interno porque el precio de exportación de Uruguay tuvo el mismo comportamiento”, dijo tajante Stanham, buscando aclarar la información a los consumidores. En Argentina y Brasil el 80% de la carne se consume localmente y el resto se exporta. “Quiere decir que el factor determinante del precio de la carne en todo el valor de la cadena es el mercado local y la exportación influye, pero mucho menos. Son realidades diferentes”, aclaró Stanham. “En 2019 se removieron tremendamente los indicadores para Uruguay. El precio de exportación aumentó y hoy estamos arriba de US$ 4.000 por tonelada en promedio, en los últimos meses. Eso se trasladó al precio al consumidor. Si le sumamos a los dólares que vale un kilo lo que subió el dólar, que fue 15% en lo que va de 2019, la carne subió más de lo esperado”, dijo Stanham. Reconoció que el carnicero “es el que está dando la cara al consumidor, tiene que mantener su cliente y a su vez, recibir las quejas por un producto tan importante para el Uruguay como la carne. Es muy simple, sube el precio de exportación, sube el precio del ganado y sube la carne en el abasto”. Más allá de la valorización de la carne uruguaya en el exterior y su reflejo en el abasto, “no quiere decir que la carne estará con precios altos siempre”, aclaró. Datos. En 2018 las importaciones de carne bovina —siempre desosadas y envasadas al vacío— ya venían aumentando considerablemente respecto al año anterior. Al cierre del año pasado se importó un volumen cercano a las 16.000 toneladas, triplicándose prácticamente las cifras de 2017, según datos del INAC. Por su parte, el volumen de carne aviar producida en Uruguay cayó 9%, baja que se compensó con un incremento en las importaciones de carne aviar desde Brasil, desde donde el ingreso está cuotificado. Hubo crecimiento para el cerdo y la importación subió 15%, con la producción de cerdo nacional que bajó 4%. https://rurales.elpais.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA