Carne: el precio de exportación apunta a subir más fuertemente

0
183

Las actuales condiciones alcistas del mercado cárnico, determinadas fundamentalmente por la demanda china, empiezan a reflejarse en la cotización de nuestras ventas. Como es conocido, China enfrenta un desafío mayor, con el desmantelamiento de su rodeo porcino, por la fiebre africana. Este fenómeno trastorna todos los mercados cárnicos en distintos sentidos. Para nosotros, implica un aumento de la demanda de carne vacuna y un aumento del precio unitario en ese destino, como consignamos la semana anterior. Visto en un enfoque más amplio, el aumento de precio del promedio de la carne exportada en lo que va de este año equivale apenas a un 2% respecto a igual tramo del año anterior, pero muestra la continuación de una tendencia alcista, leve, pero sostenida, que va por el tercer año consecutivo. Va a subir más, seguramente, en la medida que China, el comprador hegemónico, está incrementando la demanda de todas las carnes aceleradamente, previendo el enorme déficit que va a tener cuando se vacíen los depósitos, hoy atiborrados de carne de todas las especies.

Coyuntura y competitividad

La epidemia de los cerdos que hoy afecta a China, y ahora también a sus vecinos, es una catástrofe de dimensiones bíblicas. Una gran parte de la carne de cerdo en esos países se produce en granjas familiares, que hoy deben eliminarlos, en un intento, hasta ahora vano, de frenar la difusión del virus. No resulta difícil imaginar los dramas que están sufriendo las familias campesinas: no se trata solamente de una serie de números en un tablero electrónico. No debería ser objeto de festejos la suba esperable de unos dólares en los embarques de carne a China, y de rebote a todos los otros destinos, por más que vengan muy bien para mejorar las débiles finanzas de nuestras empresas de la cadena cárnica. La desgracia ajena puede beneficiarnos en el corto plazo, pero lo que verdaderamente importa es la consolidación del prestigio de nuestro país como proveedor confiable de productos cárnicos de calidad, la solidez de nuestros sistemas productivos, la credibilidad de los controles sanitarios y la seriedad comercial de las empresas industriales. En ese terreno, Uruguay tiene un largo camino hecho, lo tiene que afirmar para asegurar el futuro.  https://seragro.com.uy

DEJA UNA RESPUESTA