Brasil se impone como el mayor exportador de granos a China con 63, 9 millones de toneladas métricas

0
70

De ese total, 58,2 millones de toneladas o el 91% del total corresponden a soja. China es un gigante en el mercado de materias primas, respaldado por su sólido PIB y su tremendo poder adquisitivo. Importa un 25% sustancial de los volúmenes del comercio mundial de cereales, lo que la convierte en el mayor importador de cereales del mundo. Por lo tanto, lo que hace o encuentra el país en términos de políticas, agricultura, eventos o circunstancias imprevistas, generalmente crea un gran impacto en el mercado general de granos, reporta BRS Dry Bulk. China alcanzó un récord de importaciones de granos en 2021, alcanzando un máximo histórico de 159 millones de tm según AXSMarine, y logrando un crecimiento anual compuesto (CAGR) del 6% de 2015 a 2021. El mayor exportador a China en 2021 fue Brasil, con 63,9 millones de tm de granos, de los cuales 58,2 millones de toneladas o el 91% del total son soja. Los buques Panamax toman la parte dominante de alrededor del 95% de las exportaciones de soja brasileña a China. EE.UU. ocupa el segundo lugar en este comercio, exportando 34 millones de tm en 2020 y 26 millones de tm en 2021. 2020 fue el año en que EE.UU. y China firmaron el acuerdo comercial de Fase 1 que permite al país asiático expandir las compras de ciertos bienes y servicios de EE.UU. en US$200.000 millones para el período de dos años desde el 1 de enero de 2020 al 31 de diciembre de 2021, de los cuales US$80.100 millones se comprometieron a compras agrícolas. Esto explicará el sólido crecimiento del comercio de cereales de EE.UU. a China en estos dos años. La estacionalidad de las importaciones de granos de China sigue de manera similar a las temporadas peak de exportación de soja de Brasil y de EE.UU. En el país sudamericano las exportaciones alcanzan su punto máximo entre marzo y mayo, mientras que la soja estadounidense alcanza su peak entre septiembre y noviembre justo después de la cosecha.

Perspectivas a largo plazo

Fitch pronostica un crecimiento comercial real agregado de China de alrededor del 4,8% interanual durante el período 2022-2031, impulsado por el crecimiento económico, el sólido desarrollo de la infraestructura, el aumento de la demanda interna y una integración regional más estrecha. Se pronostica que las importaciones de materias primas agrícolas aumentarán un 3,7% en promedio durante los próximos 5 años, lo que implica que la dependencia de China de las importaciones agrícolas seguirá siendo fuerte. Sin embargo, a más largo plazo, la dependencia de China de las importaciones de cereales podría disminuir. Esto se debe a que China pretende ser más autosuficiente en sus suministros de alimentos y piensos mediante el aumento de la producción nacional de cereales. Según un informe de la Academia China de Ciencias Agrícolas, el área cultivada de soja en China aumentará en 1,4 millones de hectáreas este año y se estima que la producción aumentará un 25,8%, y se estima que el área productora de granos se estabilizará en 116,7 millones de hectáreas en la próxima década. Para 2031, se espera que el desempeño general de cereales aumente un 6,4%, el de la soja un 34,1 %, y la producción de maíz pueda alcanzar 324 millones de toneladas métricas y la soja 35 millones de toneladas, lo que garantiza que el 88% del grano se produzca en el país. Lo anterior provocará una menor dependencia de las importaciones en el futuro, donde se espera que las importaciones de la mayoría de los productos agrícolas disminuyan ya en la próxima década, con las importaciones de maíz cayendo un 6,5% y las importaciones de soja disminuyendo un 1% anual. China también ha estado diversificando activa y estratégicamente los orígenes de las importaciones en los últimos años, pero las importaciones siguen estando bastante concentradas en EE.UU. y Australia. Junto con las crecientes tensiones entre EE.UU. y China, es probable que esto provoque una mayor diversificación a pesar del acuerdo comercial entre EE.UU. y China, potencialmente con otros participantes en los mercados de la Franja y la Ruta. Las relaciones entre China y Rusia se han profundizado desde 2014, ya que ambos países enfrentan crecientes tensiones geopolíticas con EE.UU. China ha permitido las importaciones de trigo de todas las regiones de Rusia según un acuerdo firmado por ambas partes que entró en vigor el día en que Rusia invadió Ucrania, lo que permitió a Beijing asegurar su suministro de alimentos en un momento en que los precios mundiales de los alimentos están cerca de los máximos de 10 años. También existe un incentivo para crear una conectividad significativa en Eurasia en respuesta al dominio marítimo de EE.UU. en la región del Indo-Pacífico. Se podrían anticipar entonces algunos cambios importantes en la dinámica del flujo comercial de cereales en los próximos años, ya que China depende menos de otros orígenes y volúmenes marítimos, aunque los envíos por ferrocarril nunca podrían igualar o reemplazar la capacidad de los envíos marítimos. En general, esto podría afectar el mercado de carga de graneles a medida que disminuyen los volúmenes y el kilometraje desde otros orígenes hasta el mayor importador de granos, lo que impactará negativamente en las toneladas-milla. https://www.mundomaritimo.cl/

DEJA UNA RESPUESTA