Uruguay: El Ejército toma intervención en localidades afectadas por brotes de Coronavirus

1
91

Mientras un sector de la oposición argentina aplaude a rabiar al gobierno de la colación de derecha uruguaya y pone como ejemplo a seguir su manejo de la pandemia de Coronavirus, donde aseguran que se respira un aire de libertad que la Argentina carece por las medidas restrictivas y la “cuarentena más larga del mundo”, los medios uruguayos informaron que producto de un brote de 23 casos de Covid-19 en Nueva Palmira, localidad de 10 mil habitantes en el departamento de Colonia, el Ejército uruguayo tomó intervención, apostando barreras sanitarias sobre la ruta de acceso a la ciudad  para controlar y registrar a las personas que salen e ingresan. La participación del Ejército, incluso de la Armada y Fuerza Aérea, no es nueva en el vecino país sino que viene aplicándose desde mediados de marzo cuando se declaró la pandemia. El día de ayer, el Ejército uruguayo tomó intervención en el departamento de Colonia, producto de un brote de 23 casos de Covid-19 en la localidad de Nueva Palmira, donde viven unas 10 mil personas. Las autoridades suspendieron las clases presenciales en todos los niveles y se cerraron las oficinas públicas. En tanto que el Ejército tomó el control de la ruta de acceso a la ciudad y participa, junto a funcionarios de Salud, en controlar y registrar a las personas que salen e ingresan de la ciudad. Los soldados instalaron dos barreras sanitarias en la Ruta 21, que conduce hacia la ciudad de Nueva Palmira. La metodología de recurrir al Ejército con cada brote de Coronavirus y cerrar ciudades, anteponiendo controles en las entradas, no es algo novedoso en el país vecino. Sin embargo, los argentinos embelesados con el nuevo gobierno del presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, y los detractores de las medidas sanitarias tomadas en nuestro país, nunca tomaron nota del particular. El “milagro uruguayo” no sería tal y, desde el comienzo de la pandemia, la baja circulación del virus en el país de la banda oriental se debió también a estrictos controles en los que no se escatimó en usar la autoridad militar de ser necesario y cerrar casi todas las fronteras terrestres o poner trabas que dificultan de sobremanera el ingreso al país, a excepción de Rivera, que posee una zona franca compartida con el Brasil y que, por su “flexibilización”, es la región del Uruguay más afectada por el Coronavirus. Durante el mes de Octubre pasado, en Carmelo, las autoridades sanitarias, la intendencia y la policía recibieron también el apoyo del Ejército uruguayo que se sumó para restablecer el orden en la ciudad, reduciendo al mínimo la movilización de la población y minimizando así la circulación del virus.  En aquella oportunidad el Ejército colaboró con dos carpas sanitarias a la salida de la ciudad y en la disuasión de los jóvenes que estaban planificando una fiesta en la zona del Balneario Zagarzazú. Mientras los móviles policiales recorrían la ciudad por las noches pidiendo a los carmelitanos que se queden en sus casas. La participación del Ejército para colaborar en las tareas sanitarias, controlar y disciplinar a los ciudadanos uruguayos viene desde el inicio de la pandemia: A mediados de marzo, los militares uruguayos comenzaron a fabricar barbijos, apoyar a los hospitales y repatriar compatriotas. Además, desde la misma fecha, las Fuerzas Armadas colaboran en el plan de contención del virus, a partir del despliegue en las fronteras.  Por su parte, la Armada Nacional de aquel país ha realizado también controles de pasajeros en las fronteras y el personal de Prefectura del Puerto de Colonia, Montevideo y Bella Unión colaboró con los Comités de Emergencia departamentales, empresas navieras, Dirección Departamental de Salud, ANP y Migración en la aplicación de los protocolos de aislamiento y control de pasajeros con síntomas sospechosos de Coronavirus. Encargándose de atender el tránsito de entrada y salida de los pasajeros. También de guiar hacia los puntos de control y a los lugares de aislamiento a los sospechosos de ser portadores del virus. Al lado de la férrea determinación del Uruguay para cortar de cuajo los brotes de Coronavirus, los controles apostados en los accesos a Concordia, y las medidas restrictivas en general, parecen un cuentito inocente. Por lo visto, la situación que algunos observan y aplauden en el país vecino dista de ser la que creen. La cuestión es si los detractores siempre ignoraron lo que acontece “cruzando el charco” o sólo repiten con cinismo una versión cambiada para incubar el enojo, la desobediencia y la irresponsabilidad -en una sociedad argentina que necesita, en esta crisis económica y sanitaria, más que nunca de un mensaje mancomunado y solidario- a fin de llevar sólo agua para su molino de egoísmos políticos.  https://www.diariojunio.com.ar/

1 COMENTARIO

  1. Como uruguayo residente en la República Argentina y un enamorado de ese país (y también del mío) debo decir lo siguiente:

    No se puede comparar la realidad de ambos países, que aunque próximos son tan distintos. Pero si insisten en hacerlo los autores del artículo lo haremos.

    1) Respeto. Las normas en Uruguay se respetan. En Argentina no. Es más, se hace gala de esto filmando y posteando todo el tiempo en las redes fiestas clandestinas, reuniones y demás transgresiones a la cuarentena.
    2) Seguramente el tamaño ayuda. Pero lo cierto es que los controles en Uruguay funcionan. En Argentina, al comienzo, se controló muy bien y luego esto fue decayendo. Finalmente, se hicieron “aperturas” y se dieron permisos no porque la situación lo ameritara sino porque directamente, resultaba incontrolable la cuarentena.
    3) Resultados. Uruguay exhibe las cifras más bajas a nivel mundial de infectados y fallecidos. No digo que seamos los campeones, pero con menos de 100 fallecidos, es número realmente bajo. Los muertos argentinos superaron los 35000.
    4) Señales. Mientras el gobierno uruguayo da señales claras y directivas concretas, en la Argentina hay una permanente contradicción que genera incertidumbre y descreimiento. El Gobierno dice una cosa, la Ciudad otra, la Provincia de BA otra. Se comenzó muy bien, reitero, pero luego todo se salió de madre.

    En síntesis, amigos del diariojunio, creo que ustedes también están haciendo política barata con su artículo, sesgando la información y parcializando el análisis, tal como critican en su artículo.

    Cristobal Perez

DEJA UNA RESPUESTA