Una visita al Museo de Oceanografía de la Armada

0
108

El Servicio de Oceanografía, Hidrografía y Meteorología de la Armada (Sohma), perteneciente a la Armada Nacional y radicado en la Casona Lussich, fue una de las opciones que abrió sus puertas al público este fin de semana del Patrimonio. En la ocasión, los visitantes pudieron conocer y aprender sobre los instrumentos que utiliza el servicio para brindar seguridad a los navegantes en altamar. Este pasado fin de semana se vivieron días de gran movimiento con motivo del Día del Patrimonio, ocasión que se vio acompañada por el buen tiempo que propició la salida de los uruguayos. Es que el Día del Patrimonio se ha convertido en cita obligada para una gran parte de personas que aguardan este día con ansias para conocer más acerca de la historia y cultura del país. Sobre la avenida Agraciada, el domingo 3 de octubre, el pabellón patrio ondeaba alto dando la bienvenida a los visitantes que concurrían a la vieja casona de Antonio Lussich, sitio donde hoy se desempeña el Servicio de Oceanografía, Hidrografía y Meteorología de la Armada (Sohma), que desde el año 1916 forma parte de la Armada Nacional. La propiedad se enclava en un predio con grandes patios donde sobresalen distintos tipos de flora. Cabe recordar que Lussich, quien fuera el primer propietario de la casona, se destacó por su trabajo como arboricultor. Luego de su muerte, el expresidente Gabriel Terra adquirió el predio y, más adelante, la familia Batlle Pacheco. Al fallecimiento de este último, el inmueble se donó al servicio de la Armada, que se encuentra allí desde hace más de medio siglo. La casa es de estilo francés y cuenta con mobiliario de época que capturó de gran forma el interés de los visitantes. Vanessa Vendit, Marinero de Primera, fue una de las personas que dio la bienvenida al público. En diálogo con La Mañana contó que este fin de semana del Día del Patrimonio la casona recibió “gran afluencia de público” y que se destacó por la presencia de muchas familias. “No deja de venir gente”, subrayó. Además de la casona, los visitantes pudieron conocer el trabajo del Sohma. Allí se realizan cartas náuticas a través de datos que se toman de estudios para que los navegantes puedan circular con seguridad, explicó. Además, agregó, desde allí también surgen avisos para informar a los navegantes sobre posibles problemas de navegación para que quienes se encuentran en altamar estén alertas. Asimismo, se desarrollan tareas de meteorología que informan a los navegantes con motivo de prevención.

Los concurrentes también pudieron observar las herramientas utilizadas para estos fines.

Alvaro Demicheli, biólogo y técnico oceanográfico del departamento de Oceanografía de Sohma, se ocupa de recopilar datos sobre corrientes, mareas, olas que luego se procesan y difunden. Durante el fin de semana se encontró asesorando a los visitantes que se sorprendían ante los artefactos en exhibición que tiene el museo del Sohma en la casona. “Aquí podemos encontrar equipos que están en desuso que se han utilizado a lo largo de la historia, algunos de ellos con más de cien años de antigüedad”, señaló en conversación a La Mañana. “Hoy, en nuestro país, estamos bastante actualizados a nivel de equipos; tenemos la ventaja de tener en las embarcaciones toda la parte logística a disposición y en ese sentido es bastante bueno”, subrayó. Sin embargo, el objetivo del museo es mostrar los equipamientos utilizados en antaño, tanto en el área de cartografía, como de meteorología y oceanografía que formaron parte de la historia de Uruguay. Algunos de los equipos que se pudieron observar fueron teodolitos, utilizados para realizar tareas de nivelación y medidas de terreno. “Toda la parte de cartografía náutica oficial, a nivel civil también, es realizada por el Sohma”, explicó. Asimismo, también se pudieron apreciar brújulas de barco y bitácoras. Radiómetros, utilizados para medir la radiación, estuvieron también en exhibición al igual que ecosondas, artefactos colocados en barcos utilizados para medir la profundidad de las aguas a través de un sensor con un punto de sonido forman parte del acervo. “Esto es esencial para los relevamientos de la cartografía”, explicó Demicheli. “En la exposición exhibimos una muestra de todo lo que se utilizó en el Sohma y, por supuesto, piezas que sean vistosas y llamativas al público”, añadió el entrevistado, al tiempo en que hizo referencia a que “el servicio abre sus puertas hace tiempo”, dando lugar en los últimos años al espacio del museo. “La concurrencia es muy buena”, evaluó Demicheli y contó que la gente se interesa por las herramientas en exposición. De esta manera, es una oportunidad más para conocer el trabajo del Sohma. https://www.xn--lamaana-7za.uy/

DEJA UNA RESPUESTA