Preocupación en Santa Fe por el cierre del Astillero Punta Alvear

0
178

La defensa de la industria nacional y la sustitución de importaciones probaron una vez más a ser conceptos políticos vacíos de contenido con la noticia del cierre del Astillero Punta Alvear, una fábrica de barcazas fluviales que llegó a emplear a 200 personas y a construir una unidad por semana. En 2009, el grupo Ultrapetrol inauguró el astillero más moderno de América Latina para la reparación y construcción en serie de barcazas fluviales, con los ojos puestos en la actividad creciente de la navegación por la hidrovía. Poco más de una década más tarde, el astillero que planteó una línea de producción integral para transformar bobinas de acero en barcazas, cierra sus puertas por un cúmulo de desventajas que, sin orden de prioridad, van desde la carga fiscal y laboral a la falta de financiamiento, asimetrías con la competencia regional y ausencia de políticas sectoriales y promoción.

La flota granelera de barcazas para la soja y el mineral de hierro, entre otros, pierde definitivamente uno de los principales actores que más potencial ofreció para transformar y modernizar el sistema de transporte fluvial en la vía navegable troncal.

Nivel nacional

“Este problema debería ser tratado a nivel de política nacional, considerando sobre todo las trabas y medidas políticas que han llevado a esta decisión”, destacó la Cámara Santafesina de la Industria Naval (Casin) en una nota remitida al gobernador santafesino Omar Perotti y al intendente de Rosario, Pablo Javkin.La industria naval, como la marina mercante, carecen de políticas activas y sustentables en el tiempo. Los empresarios que alguna vez apostaron por estos proyectos no reclamaron ni subsidios ni reserva de carga, sólo condiciones para competir en igualdad de condiciones con sistemas como el paraguayo, mucho más competitivo en cuestiones impositivas y laborales. El cierre de Astillero Punta Alvear, administrado por Atria Logística, habla por sí solo.

Consternación

“La noticia del cierre del astillero nos han causado mucha preocupación y consternación. La realidad del país no afecta únicamente a una empresa, afecta al empleo. Y la falta de políticas públicas han deteriorado de manera generalizada a la industria naval argentina, principalmente a a la relacionada con la hidrovía”, dijo Miguel Ángel Álvarez, presidente de Casin, en la nota enviada a las autoridades santafesinas. Álvarez recordó que ya en 2017 el astillero “había sufrido una importante reducción de sus negocios debido a la crisis en la hidrovía producto de la caída de los precios de los commodities”. “Para 2019 –continuó– con el DNU 145/2019, se intentó ingresar en el mercado de renovación de la flota de la pesquera, no pudiendo cerrar hasta el momento ningún contrato principalmente por la falta de financiamiento competitivo y el impacto de la pandemia en la industria pesquera internacional”.

Único mercado

“Durante el último año, los miembros de la Cámara esperamos con ansias por el futuro contrato de dragado de la vía navegable, ya que tenemos la aspiración y capacidad de participar en la construcción y mantenimiento de la nueva flota operativa, siendo éste el único mercado exclusivo para la bandera Nacional”, siguió el directivo de Casin. No obstante, advirtió cuáles fueron los desencadenantes de la decisión, entre los que se cuentan la “falta de una revisión de la ley de cabotaje y aduana, y altas cargas impositivas y laborales, que sólo aumentan las asimetrías con las flotas vecinas del Mercosur y hacen inviable al negocio naviero bajo la bandera argentina”. “Desde Casin haremos todo lo que estén a nuestro alcance para apoyar a la industria naval y a la marina mercante, entendiendo que este problema debería ser tratado a nivel de política nacional, considerando sobre todo las trabas y medidas políticas que han llevado a esta decisión”, finaliza la misiva. https://tradenews.com.ar/

DEJA UNA RESPUESTA